Michelle Salas suele subir fotos de su vida cotidiana con sus mejores looks y manteniéndose lejos de todos los escándalos que rodean a su padre Luis Miguel.

 

Michelle Salas.
Michelle Salas.(Instagram/Michellesalasb)

La modelo había sufrido un accidente en febrero durante sus vacaciones en Vail, Colorado. Allí, tuvo una fuerte caída esquiando y se hirió su rodilla derecha, lo que provocó que se deba someter a una operación de emergencia.

A través de sus redes sociales, había compartido que pasó varios días internada tras romperse un ligamento de la rodilla. Además le dijeron que no podía realizar ninguna actividad física durante 9 meses.

Michelle Salas
Michelle SalasFoto: Instagram @/michellesalasb

Sin embargo, a tan solo cuatro meses, Michelle volvió a entrenar. Para ello, posteó imágenes en sus historias luciendo un top deportivo de piel de serpiente con unas calzas en combinación.

Se la vio en la cinta de correr con un rodete y zapatillas blancas, y utilizó un tapabocas. “De vuelta al programa regular” escribió. “Qué delicia sudar”, agregó.

Michelle Salas
Michelle SalasFoto: Instagram @/michellesalasb

La explicación del accidente

“No es mi mejor momento, les soy honesta. Esta Michelle que ven hoy no es la Michelle que van a ver en un futuro. No la he estado pasando muy bien, tuve un accidente y rompí el ligamento cruzado de la rodilla derecha. Me fui a urgencias, estuve dos semanas”, había contado la modelo.

Michelle Salas
Michelle Salas(Instagram/Michellesalasb)

“La primera semana te duele mucho, pero luego se te desinflama y pareciera como que puedes seguir con tu vida normal, pero no. Tienes que tener cirugía, no sé si a fuerza. Entonces si quieres seguir rindiendo como persona joven, activa y quieres volver a tu vida normal durante los próximos nueve meses, pues te tienes que operar”, agregó.

 

“Estuve internada dos días en el hospital. No les quiero mentir, la pasé muy mal. Fue un accidente que en un segundo me cambió todo, eso no quita que me esté costando mucho trabajo y que cada día sea un reto. No me puedo parar sola ni para ir al baño o para agarrar un vaso de agua. Es muy fuerte”, concluyó.