Tan solo unas pocas horas después de que el Instituto Gamaleya anunciara que las vacunas Sputnik V elaboradas por Richmond superaban los estándares de calidad y podrían ser producidas en Argentina, desde Paraguay se pusieron en contacto con el laboratorio para manifestarle su interés en adquirir parte de las dosis que se envasarán en territorio argentino, según confiaron a TN.com.ar desde el entorno del presidente paraguayo Mario Abdo Benítez

El jueves pasado en Buenos Aires se produjo el primer encuentro presencial entre el laboratorio y el gobierno guaraní. Marcelo Figueiras, presidente de Laboratorios Richmond, se reunió con el ministro de relaciones exteriores de Paraguay, Euclides Acevedo, en el hotel donde éste se hospedaba en el marco de una visita oficial a la Argentina. La reunión “sirvió para tender los primeros puentes” entre ambas partes, manifestaron desde el país vecino.

Si bien no trascendieron detalles de la charla, este medio pudo saber que no hablaron de plazos ni tampoco de la cantidad de dosis que Richmond le podría vender a Paraguay en el corto plazo. Tal como explicó Figueiras en las últimas horas, el laboratorio espera tener a disposición las primeras dosis para fin de junio para luego alcanzar el máximo ritmo de producción, que permitirá elaborar dos millones de dosis por mes. Es allí donde, posiblemente, comiencen las entregas hacia el extranjero.

La asesora presidencial Cecilia Nicolini y la ministra de Salud Carla Vizzotti junto al presidente del Laboratorio Richmond, Marcelo Figueiras. (Foto: DPA)

El presidente Mario Abdo Benítez les manifestó expresamente a sus más allegados la intención de poder avanzar en la adquisición de vacunas para consolidar una campaña de inoculación que comenzó a un ritmo menor al esperado. Los datos oficiales muestran que Paraguay administró un total de 407.000 dosis, lo que equivale a que poco más del 5% de la población está inoculada. Hay casi 8 millones de dosis que el gobierno guaraní tiene comprometidas para los próximos meses.

Consultados para este artículo, desde Cancillería argentina admitieron que estaban al tanto de esta reunión y desde Richmond comunicaron que no tenían más información para agregar. “Marcelo Figueiras tiene un trato preferencial en Argentina, nosotros haremos lo mismo en Paraguay”, deslizaron por lo bajo desde el Palacio de Gobierno paraguayo, con la inocultable idea de seducir al titular del laboratorio que producirá la Sputnik V en Argentina.

Paraguay ya le compró un millón de dosis al Fondo Ruso de Inversión Directa, de las cuáles recibió hasta el momento 64.000 en tres lotes distintos. Además de este contrato, la relación triangular entre Paraguay-Argentina-Rusia ya parece haber empezado dado que el avión de Aerolíneas Argentinas que aterrizará en Ezeiza con el reactivo para fabricar la Sputnik V luego seguirá viaje rumbo a Asunción con el componente 1 y 2 de la vacuna rusa.

Lo cierto es que la confirmación de que la Argentina formará parte de la producción de la Sputnik V despertó el interés de gran parte de los países de América Latina, una de las regiones que más sufrió no sólo el retraso de los envíos sino la baja en la producción global. Richmond espera que en las próximas semanas más países se acerquen para consultar términos y condiciones de una futura y posible venta de dosis.