Alberto Fernández cometió un insólito error durante una conferencia junto a Pedro Sánchez y empresarios de ambos países, la actividad central de la visita del presidente del Gobierno de España.

 

El presidente argentino se declaró “europeísta” y para coronar su alabanza al viejo continente utilizó una cita que estuvo al límite y que seguramente no será bienvenida en México y Brasil.

 

“Escribió alguna vez Octavio Paz que los mexicanos salieron de los indios, los brasileros salieron de la selva, pero nosotros los argentinos llegamos de los barcos. Eran barcos que venían de Europa”, dijo Alberto en el acto oficial.

Sánchez, que segundos antes había festejado que España y Argentina tenían gobiernos progresistas, lo miraba impertérrito, sin asentir como había hecho Alberto durante todo su discurso.

Escribió alguna vez Octavio Paz que los mexicanos salieron de los indios, los brasileros salieron de la selva, pero nosotros los argentinos llegamos de los barcos. Eran barcos que venían de Europa

El primer error del presidente fue el autor de la cita. La polémica frase no le pertenece al premio Nobel de Literatura mexicano sino al rockero argentino Litto Nebbia, de quien Alberto es fanático. Se trata de la canción “Llegamos de los barcos”. “Los brasileros salen de la selva, los mexicanos vienen de los indios, pero nosotros los argentinos llegamos de los barcos”, cantaba Nebbia.

Octavio Paz utilizó en alguna ocasión una cita parecida, aunque lo hizo en tono irónico hacia los argentinos. “Los mexicanos descienden de los aztecas, los peruanos de los incas y los argentinos de los barcos”, dijo el escritor.

 

Pero más allá del error lo llamativo es que el presidente haya utilizado una frase demasiado polémica y hasta despectiva contra brasileros y mexicanos.

 

 

Eso sin contar que la frase citada por Alberto carece de rigor histórico porque como se sabe México y Brasil tuvieron una enorme inmigración de españoles y portugueses, respectivamente, como también de otras partes de Europa. Esos inmigrantes también llegaron en barco, el único medio de la época para cruzar el Atlántico.