La empresa Lego, famosa por el entretenimiento con ladrillitos, lanzó una propuesta que es ideal para los amantes de lo vintage y, podríamos decir, no apta para centennials. Se trata de una máquina de escribir súper realista, que naturalmente es para armar.

Con esto, la compañía establece un cambio de paradigma ya que además de los tradicionales castillos o barcos usualmente lanza packs basados en películas, programas de televisión o videojuegos, tal como ocurrió recientemente con propuestas para los fans de Mario Bros.

Así lucía la idea presentada por el británico, fan de Lego.Por: (Foto: Lego Ideas)

Desde Lego explicaron que los cambios que inyectaron no fueron caprichosos. Además de mejoras de orden estético, contaron que el modelo que llega en una caja al mercado se inspiró en una máquina de escribir que usaba el fundador de la empresa, Ole Kirk Kristiansen, un carpintero de origen danés que creó aquella firma y fue presidente de la misma hasta el día de su muerte.

Se destacan además los diseños impresos, que no requieren pegatinas. Por lo demás, muchas de las secciones de este chiche vintage pueden moverse, por ejemplo el carro, e incluso es posible introducir una hoja en el rodillo, tal como vemos en las fotografías divulgadas. Eso sí: no sirve para escribir.

El diseño final de la máquina de escribir Lego, inspirada en el modelo que usaba el fundador de la compañía.Por: (Foto: Lego)

“Mi esperanza es que sea algo totalmente diferente a cualquier cosa que Lego haya hecho antes, muestra el hecho de que realmente puedes hacer cualquier cosa y, con suerte, traerá nostalgia a los fanáticos adultos como yo, además de asombro y curiosidad a los fanáticos más jóvenes”, dijo el británico que envió la idea.

¿Una máquina de escribir? ¿Qué es eso?

Lego reconoce su lanzamiento “fuera de tiempo” al señalar que este producto es capaz de “despertar sentimientos nostálgicos”. Amén de aquello, también dice que puede generar “curiosidad entre los fans más jóvenes que nunca antes vieron una máquina de escribir”.

El chichecito no es barato: habrá que pagar 200 dólares, cuando se lance el 1 de julio. Seguramente habrá varios nostálgicos en la lista de espera.