Connect with us

Mundo

Cómo es el Helicoide, la cárcel más atroz del régimen de Maduro y donde se presume que fue recluido Edgar Zambrano

Admin

Publicado

on

“Fuimos sorprendidos por el SEBIN, al negarnos salir de nuestro vehículo, utilizaron una grúa para trasladarnos de manera forzosa directamente al Helicoide. Los demócratas nos mantenemos en pie de lucha”, escribió Edgar Zambrano desde el interior de su auto blindado. El vehículo era trasladado a la fuerza a la sede del servicio de inteligencia chavista, y el presidente de la Asamblea Nacional se transformaba, así -mientras resistía-, en el relator de su propio secuestro.

Ese fue su último mensaje, y desde entonces nada se sabe de él. La dictadura no lo presentó ante la Justicia… Aunque está probada la connivencia del Poder Judicial con el régimen, su traslado ante un juez hubiese servido, al menos, para constatar su estado de salud.

El momento en el que agentes del SEBIN utilizan una grúa para secuestrar a Edgar Zambrano, que resistía en el interior de su auto blindado

El momento en el que agentes del SEBIN utilizan una grúa para secuestrar a Edgar Zambrano, que resistía en el interior de su auto blindado

No es azaroso que Zambrano haya sido trasladado al Helicoide, la prisión es conocida por ser el destino de dirigentes políticos, periodistas y activistassecuestrados en plena noche, ciudadanos de a pie detenidos en las manifestaciones contra el régimen, pero también llegan allí criminales comunes. Muchas veces, sus familiares pasan días sin saber cuál fue su destino, hasta que se enteran de que los llevaron al temido Helicoide.

Edgar Zambrano y Juan Guaidó durante una sesión de la Asamblea Nacional

Edgar Zambrano y Juan Guaidó durante una sesión de la Asamblea Nacional

El último detenido tristemente célebre en llegar a sus mazmorras fue Roberto Marrero, jefe del despacho del presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó, quien fue detenido el 21 de marzo pasado en su casa y se le imputaron los delitos de traición a la patria, conspiración y usurpación de funciones.

Roberto Marrero, el jefe de Despacho de Juan Guaidó, también está secuestrado en el Helicoide (Foto: Facebook)

Roberto Marrero, el jefe de Despacho de Juan Guaidó, también está secuestrado en el Helicoide (Foto: Facebook)

La sede del SEBIN es la prisión más cruel del régimen, y está ubicada en la zona centro-sur de Caracas, entre las comunidades de San Pedro y San Agustín del Sur. Nació como un ícono arquitectónico y terminó convertido en el centro de detención y torturas más temido de la dictadura.

Según detalló la periodista Veda Everduim en Infobaeel edificio vanguardista con forma helicoidal comenzó a levantarse con fines recreativos en la década del 50, durante la era de la bonanza económica de Venezuela por el auge petrolero. Iba a ser un gran centro comercial, con helipuerto, club, salas de exposición, parque, hotel, 300 tiendas y ascensores traídos desde Viena hasta Caracas… Pero su construcción se demoró por problemas financieros.

El Helicoide en los años 80, cuando pasó a funcionar como sede de los servicios de inteligencia venezolanos (Archivo Fotografía Urbana)

El Helicoide en los años 80, cuando pasó a funcionar como sede de los servicios de inteligencia venezolanos (Archivo Fotografía Urbana)

Finalmente, en 1984, tomó sus instalaciones casi en ruinas la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP), luego reconvertida por el chavismo en Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), cuyas oficinas ocupan hoy los pisos superiores del Helicoide, junto con los de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Entre ambas fuerzas, convirtieron el edificio en un temible centro de reclusión y tortura de presos políticos.

El centro penitenciario, o la mazmorra del régimen de Nicolás Maduro, como la llaman algunos, cuenta con siete óvalos. El sexto de ellos, que está ocupado por el SEBIN, tiene celdas, oficinas, cuartos de aislamiento y espacios pequeños que parecen baños, pero que son utilizados para realizar torturas.

Lorent Saleh, activista por los Derechos Humanos, sabe de lo que habla cuando describe el Helicoide como un edificio viejo y sórdido. Estuvo secuestrado allí por cuatro años luego de participar en las protestas contra Maduro en 2014. Para Saleh, entre sus muros reinan la depravación, la extorsión y la tortura. En la primera entrevista que concedió al salir de la temible estructura de concreto, publicada por El Mundo, el defensor de los derechos humanos contó cómo era la prisión: “Era ruido, mugre, hacinamiento, depravación. Presos políticos y opositores se mezclaban con presuntos corruptos y con 200 presos comunes (…) El Helicoide es la pura expresión del Estado mafioso. Ahí reina la extorsión, sobre todo económica. A niveles que nadie es capaz de imaginar”.

Donald Trump recibió a Josh Holt en la Casa Blanca tras su liberación (Reuters)

Donald Trump recibió a Josh Holt en la Casa Blanca tras su liberación (Reuters)

En esta cárcel, el terror no solo alcanza a los venezolanos. Extranjeros como Joshua Holt, un misionero mormón de origen estadounidense, también sufrió tras las paredes del Helicoide. Holt, detenido en 2016 y liberado en mayo de 2018, perdió 27 kilos, sufrió de bronquitis, de sarna, de cálculos renales y de hemorroides. No recibió atención médica, solo una inyección con analgésicos. Mientras tanto, su esposa era torturada para obligarla a firmar una confesión en su contra. Se negó, y a cambió, fue electrocutada con una pistola Taser y sus dedos fueron colocados en un sacapuntas. “Fue lo más cercano al infierno (…) Tenemos suerte de haber salido con vida”, aseguró el norteamericano durante una entrevista desde su casa en Riverton, Utah.

Lo que pasa intramuros se esconde con disciplina -y castigo- militar. Los carceleros del régimen no revelan lo que allí sucede. Es que su temor más profundo es terminar en una de sus celdas…

Advertisement
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mundo

El último barco de esclavos en EEUU fue descubierto en Alabama 160 años después

Admin

Publicado

on

Por

Cudjo Lewis recordó la mañana en que se despertó al amanecer de una violenta redada en su aldea africana, dirigida por un rey que había venido para capturar a su gente y venderla como esclava. Lewis recordó cuando los soldados lo ataron en una fila con docenas de otros y los hicieron marchar a la costa durante días. Cómo, cuando llegaron al Reino de Dahomey, todos fueron colocados en un barracón, una pluma para esclavos, y cómo, cuando un hombre blanco llegó a comprarlos, fueron desnudados y reunidos debajo de la cubierta en un barco llamado Clotilda. Fue el último barco en hacer el viaje transatlántico de esclavos desde la costa de África hasta las costas de los Estados Unidos en 1860, mucho después de que el comercio de esclavos fuera ilegalizado.

Acurrucándose en la oscuridad, Lewis recordó haber pensado: “Todos estamos solos por nuestro hogar”, como recordaría en 1927 a la autora Zora Neale Hurston, quien grabó las palabras de Lewis y el dialecto exactamente cómo las pronunciaba. “Sabemos lo que vamos a ser de nosotros, no queremos que nos aparten de la otra”.

Durante muchos años, los testimonios de primera mano de los de Clotilda, documentados por Hurston y otros, fueron todo lo que quedó como prueba de la existencia del viaje ilegal. Nadie supo lo que le sucedió a la Clotilda, la evidencia palpable del viaje final del Paso Medio que trajo a 110 africanos a los Estados Unidos y un artefacto evasivo que los descendientes de Lewis y los otros esclavos esperaban encontrar por generaciones.

Ahora, después de un renovado esfuerzo de búsqueda por parte de arqueólogos, buzos e historiadores, finalmente llegó el día: la Clotilda se descubrió a lo largo del río Mobile, anunció el miércoles la Comisión Histórica de Alabama.

El descubrimiento, según lo informado por National Geographic y Smithsonian Magazine, “es un hallazgo arqueológico extraordinario”, que representa “evidencia tangible de esclavitud”, dijo la directora ejecutiva de la comisión, Lisa Demetropoulos Jones, en un comunicado.

Los descendientes estaban llenos de alegría, dijo ella. Muchos todavía viven en Africatown, Alabama, una ciudad fundada después de la Guerra Civil por los esclavos emancipadosque habían sobrevivido todos juntos en la Clotilda.

“Al encontrar este barco, tenemos la prueba de que aquí estaban al igual que sus espíritus”, dijo Lorna Gail Woods, descendiente del hermano de Cudjo Lewis, Charlie, a la revista Smithsonian. “No importa lo que nos quites ahora, esto es una prueba para las personas que vivieron y murieron y no sabían que alguna vez se encontraría”.

La misión de encontrar la Clotilda fue encabezada por la Comisión Histórica de Alabama, el Proyecto de Desastres de Esclavos del Museo Nacional Smithsoniano de Historia y Cultura Afroamericana, y SEARCH Inc., con el apoyo financiero de la National Geographic Society.

Como Hurston describió en su libro póstumamente publicado, “Barracoon: La historia de la última ‘carga negra'”, el barco nunca se encontró porque los que lideraron la expedición la quemaron, tratando de enterrar la evidencia del contrabando ilegal. El comercio de esclavos había sido ilegalizado en los Estados Unidos en 1808.

Los numerosos intentos de recuperar la goleta habían fracasado a lo largo de los años, pero el interés se renovó hace un par de años, a petición de los descendientes y después del descubrimiento de un naufragio por parte de un reportero de AL.com, que pensó que había encontrado la Clotilda. Aunque no fue así, el rumor atrajo la atención de los arqueólogos, quienes continuaron la búsqueda donde el periodista, Ben Raines, dejó de escribir.

El año pasado, enterrados en cieno, encontraron lo que creían que era la verdadera Clotilda, utilizando escáneres 3D y otra tecnología, según National Geographic. Para confirmar su autenticidad, los historiadores involucrados en la búsqueda reunieron cientos de registros de más de 2,000 barcos atracados en el Golfo de México a fines de la década de 1850. Al encontrar los documentos de seguro y registro del siglo XIX para la Clotilda, lograron comparar los materiales del barco y otras cualidades de identificación con las del barco descubierto en el río Mobile, informó National Geographic. En cada paso, fue una coincidencia, dijo James Delgado, un arqueólogo marítimo del proyecto, en un comunicado.

“Somos cautelosos al colocar nombres en los naufragios que ya no llevan un nombre o algo así como una campana con el nombre del barco”, dijo, “pero la evidencia física y forense sugiere poderosamente que esto es Clotilda”.

La historia de la Clotilda ha sido documentada por antropólogos como Hurston e incluso por el propio capitán del barco en relatos de primera mano, lo que permite a los historiadores reconstruir todo el viaje a pesar de las grandes distancias que el capitán inicialmente hizo para ocultarlo.

La Clotilda zarpó de Alabama en marzo de 1860 en una expedición encabezada por Timothy Meaher y el constructor del barco, el Capitán William Foster, como lo registró Foster en un diario escrito a mano. La goleta, restaurada con una bodega de esclavos, llegó en julio de ese año a Dahomey, el actual Benin, donde se había detenido a Cudjo Lewis. Foster compró a los 110 africanos con 9.000 dólares en oro, escribió.

El viaje de casi dos meses, como lo describió Lewis en sus entrevistas con Hurston, fue a veces insoportable.

“Pronto llegamos al barco y nos acostamos en la oscuridad”, dijo, según consta en “Barracoon”. Lewis dijo que les daban agua dos veces al día, que a menudo se morían de hambre y que las olas rugían tan fuerte que sonaban como mil bestias gruñendo en los arbustos.

Habiendo sido despojado de su ropa, Lewis dijo que se sentía avergonzado, temeroso de que una vez que llegara a territorio estadounidense, los estadounidenses pensaran que eran “salvajes desnudos”.

La Clotilda entró a las aguas de los EEUU Y atracó en la isla 12 Mile a lo largo del río Mobile el 9 de julio de 1860, al acecho en la oscuridad para evitar la detección por parte de las autoridades gubernamentales. Los esclavos fueron trasladados a un barco de vapor, se llevaron de contrabando y se vendieron a los dueños de las plantaciones u otros esclavistas. Lewis trabajó para Meaher, transportando la carga de los barcos en un muelle móvil.

En una de sus primeras noches en América, Lewis dijo que sentía una pena tan inmensa que pensó que podría morir mientras dormía, soñando con su madre en África.

“Lloramos por casa. Nos alejamos de nuestra gente. Pasamos setenta días cruzando el agua del suelo de Affica, y ahora nos separamos de uno a otro”, le dijo a Hurston. “Por eso lloramos. Podemos ayudar pero llorar”.

Tras la emancipación, aquellos que sobrevivieron al Pasaje Medio con Lewis fundaron Africatown como una forma de revivir todo lo que habían perdido, de cualquier manera posible. En Africatown, hablaban su idioma nativo, seguían sus costumbres nativas, vestían su atuendo nativo.

Las maderas futuras crecerían escuchando las historias de cómo sus ancestros fueron secuestrados de sus países de origen y llevados por la fuerza a América en la Clotilda, dijo Woods a National Geographic. Cuando los esfuerzos de búsqueda avanzaron el año pasado, ella le dijo a la revista que el descubrimiento del barco haría a la comunidad “un mundo de bien”.

“Todo lo que mamá nos dijo sería validado”, dijo.

Seguir leyendo

Mundo

EEUU prevé hasta ocho huracanes en la temporada ciclónica en el océano Atlántico

Admin

Publicado

on

Por

La temporada de huracanes en el Atlántico, que comienza oficialmente el próximo 1 de junio, podría tener una actividad “cerca” del promedio, con entre 4 y 8 huracanes, de los cuales entre 2 y 4 serían de categoría mayor, anunció este jueves la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA).

(EFE)

(EFE)

Las previsiones de la agencia estadounidense de cara a la temporada ciclónica en la cuenca atlántica, que afecta durante seis meses a EE.UU., el Caribe y México, apuntan además a la formación de 9 a 15 tormentas tropicales y un 30 % de probabilidades de que sea una temporada por “encima de lo normal” y el mismo porcentaje de que sea “por debajo de lo normal”.

La NOAA tuvo en cuenta para sus previsiones dos factores que se contraponen, como un “débil” fenómeno de El Niño, que puede rebajar la actividad ciclónica, y temperaturas de la superficie del mar más cálidas que el promedio en el Océano Atlántico y el Mar Caribe.

Con información de EFE

Seguir leyendo

Mundo

American Airlines desafió restricciones de Trump extendiendo vuelos a Cuba

Admin

Publicado

on

Por

American Airlines (AA), la aerolínea internacional con más vuelos a Cuba, reafirmó este miércoles su intención de seguir ampliando conexiones con la isla a pesar del endurecimiento del embargo y las restricciones de viaje anunciadas por Estados Unidos.

El Gobierno de Donald Trump activó el pasado 2 de mayo el título III de la ley Helms-Burton, que permite a estadounidenses demandar a empresas que operen en terrenos o inmuebles en Cuba expropiados tras la Revolución de 1959, como los aeropuertos en los que prestan servicio AA y otras más de 40 aerolíneas de diversos países.

“Se está estudiando a nivel de impacto, pero en este momento nuestro enfoque es apostar al mercado cubano a largo plazo y continuar nuestras operaciones, que siguen creciendo”, indicó este miércoles a Efe en La Habana el director de operaciones de la compañía en Cuba, Ramón Jiménez.

Jiménez representa a la aerolínea estadounidense en el Día de la Aviación en Cuba, un evento en la capital del país caribeño que forma parte de la agenda de jornadas de trabajo de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA por sus siglas en inglés).

Un Boeing 737 Max 8 de American Airlines (Foto: REUTERS/Shannon Stapleton)

Un Boeing 737 Max 8 de American Airlines (Foto: REUTERS/Shannon Stapleton)

El director de operaciones destacó que desde mayo American Airlines ofrece una conexión entre Miami y la ciudad oriental de Santiago de Cuba, en junio establecerá una segunda entre Miami y Santa Clara y desde julio agregará un sexto vuelo diario entre Miami y La Habana.

La apuesta de la aerolínea estadounidense por Cuba contrasta con la política restrictiva de Trump, que además de aplicar el citado artículo III anunció próximas restricciones de viaje con el objetivo de acabar con las visitas de estadounidenses a la isla que no sean por motivos familiares.

Sobre la posibilidad de una reducción de la demanda de vuelos, el representante de AA se mostró cauto: “no tenemos conocimiento exacto de cuáles serían las ramificaciones, está bajo estudio”, alegó.

Por su parte, la IATA confía en que las restricciones de EEUU no reviertan la tendencia al alza del número de vuelos desde y hacia Cuba, que podrían seguir creciendo hasta el punto de “más que triplicarse” en las próximas dos décadas, según indicó a Efe su vicepresidente regional para América, Peter Cerdá.

El 10,6 % del PIB de Cuba proviene del transporte aéreo (Foto: Archivo)

El 10,6 % del PIB de Cuba proviene del transporte aéreo (Foto: Archivo)

“A nivel político esperemos que esas barreras que se están imponiendo se puedan solucionar, porque al final no solo hacen daño a Cuba sino a todos los pasajeros que quieren venir, y tiene un efecto para las compañías aéreas globales”, declaró.

Un total de 46 aerolíneas operan en 13 aeropuertos en Cuba, transportando a 9,6 millones de pasajeros en un total de 72.000 vuelos cada año que incluyen conexiones con 44 destinos de 26 países, según datos ofrecidos el miércoles por la IATA.

Esta institución también estima que el 10,6 % del producto interior bruto (PIB) de Cuba “proviene del transporte aéreo”, según las cifras presentadas en el evento, y pronostica que el tráfico aéreo cubano se duplicará en los próximos diez años.

Seguir leyendo

Tendencias