Connect with us

Mundo

El último barco de esclavos en EEUU fue descubierto en Alabama 160 años después

Grupo CLAN

Publicado

on

Cudjo Lewis recordó la mañana en que se despertó al amanecer de una violenta redada en su aldea africana, dirigida por un rey que había venido para capturar a su gente y venderla como esclava. Lewis recordó cuando los soldados lo ataron en una fila con docenas de otros y los hicieron marchar a la costa durante días. Cómo, cuando llegaron al Reino de Dahomey, todos fueron colocados en un barracón, una pluma para esclavos, y cómo, cuando un hombre blanco llegó a comprarlos, fueron desnudados y reunidos debajo de la cubierta en un barco llamado Clotilda. Fue el último barco en hacer el viaje transatlántico de esclavos desde la costa de África hasta las costas de los Estados Unidos en 1860, mucho después de que el comercio de esclavos fuera ilegalizado.

Acurrucándose en la oscuridad, Lewis recordó haber pensado: “Todos estamos solos por nuestro hogar”, como recordaría en 1927 a la autora Zora Neale Hurston, quien grabó las palabras de Lewis y el dialecto exactamente cómo las pronunciaba. “Sabemos lo que vamos a ser de nosotros, no queremos que nos aparten de la otra”.

Durante muchos años, los testimonios de primera mano de los de Clotilda, documentados por Hurston y otros, fueron todo lo que quedó como prueba de la existencia del viaje ilegal. Nadie supo lo que le sucedió a la Clotilda, la evidencia palpable del viaje final del Paso Medio que trajo a 110 africanos a los Estados Unidos y un artefacto evasivo que los descendientes de Lewis y los otros esclavos esperaban encontrar por generaciones.

Ahora, después de un renovado esfuerzo de búsqueda por parte de arqueólogos, buzos e historiadores, finalmente llegó el día: la Clotilda se descubrió a lo largo del río Mobile, anunció el miércoles la Comisión Histórica de Alabama.

El descubrimiento, según lo informado por National Geographic y Smithsonian Magazine, “es un hallazgo arqueológico extraordinario”, que representa “evidencia tangible de esclavitud”, dijo la directora ejecutiva de la comisión, Lisa Demetropoulos Jones, en un comunicado.

Los descendientes estaban llenos de alegría, dijo ella. Muchos todavía viven en Africatown, Alabama, una ciudad fundada después de la Guerra Civil por los esclavos emancipadosque habían sobrevivido todos juntos en la Clotilda.

“Al encontrar este barco, tenemos la prueba de que aquí estaban al igual que sus espíritus”, dijo Lorna Gail Woods, descendiente del hermano de Cudjo Lewis, Charlie, a la revista Smithsonian. “No importa lo que nos quites ahora, esto es una prueba para las personas que vivieron y murieron y no sabían que alguna vez se encontraría”.

La misión de encontrar la Clotilda fue encabezada por la Comisión Histórica de Alabama, el Proyecto de Desastres de Esclavos del Museo Nacional Smithsoniano de Historia y Cultura Afroamericana, y SEARCH Inc., con el apoyo financiero de la National Geographic Society.

Como Hurston describió en su libro póstumamente publicado, “Barracoon: La historia de la última ‘carga negra'”, el barco nunca se encontró porque los que lideraron la expedición la quemaron, tratando de enterrar la evidencia del contrabando ilegal. El comercio de esclavos había sido ilegalizado en los Estados Unidos en 1808.

Los numerosos intentos de recuperar la goleta habían fracasado a lo largo de los años, pero el interés se renovó hace un par de años, a petición de los descendientes y después del descubrimiento de un naufragio por parte de un reportero de AL.com, que pensó que había encontrado la Clotilda. Aunque no fue así, el rumor atrajo la atención de los arqueólogos, quienes continuaron la búsqueda donde el periodista, Ben Raines, dejó de escribir.

El año pasado, enterrados en cieno, encontraron lo que creían que era la verdadera Clotilda, utilizando escáneres 3D y otra tecnología, según National Geographic. Para confirmar su autenticidad, los historiadores involucrados en la búsqueda reunieron cientos de registros de más de 2,000 barcos atracados en el Golfo de México a fines de la década de 1850. Al encontrar los documentos de seguro y registro del siglo XIX para la Clotilda, lograron comparar los materiales del barco y otras cualidades de identificación con las del barco descubierto en el río Mobile, informó National Geographic. En cada paso, fue una coincidencia, dijo James Delgado, un arqueólogo marítimo del proyecto, en un comunicado.

“Somos cautelosos al colocar nombres en los naufragios que ya no llevan un nombre o algo así como una campana con el nombre del barco”, dijo, “pero la evidencia física y forense sugiere poderosamente que esto es Clotilda”.

La historia de la Clotilda ha sido documentada por antropólogos como Hurston e incluso por el propio capitán del barco en relatos de primera mano, lo que permite a los historiadores reconstruir todo el viaje a pesar de las grandes distancias que el capitán inicialmente hizo para ocultarlo.

La Clotilda zarpó de Alabama en marzo de 1860 en una expedición encabezada por Timothy Meaher y el constructor del barco, el Capitán William Foster, como lo registró Foster en un diario escrito a mano. La goleta, restaurada con una bodega de esclavos, llegó en julio de ese año a Dahomey, el actual Benin, donde se había detenido a Cudjo Lewis. Foster compró a los 110 africanos con 9.000 dólares en oro, escribió.

El viaje de casi dos meses, como lo describió Lewis en sus entrevistas con Hurston, fue a veces insoportable.

“Pronto llegamos al barco y nos acostamos en la oscuridad”, dijo, según consta en “Barracoon”. Lewis dijo que les daban agua dos veces al día, que a menudo se morían de hambre y que las olas rugían tan fuerte que sonaban como mil bestias gruñendo en los arbustos.

Habiendo sido despojado de su ropa, Lewis dijo que se sentía avergonzado, temeroso de que una vez que llegara a territorio estadounidense, los estadounidenses pensaran que eran “salvajes desnudos”.

La Clotilda entró a las aguas de los EEUU Y atracó en la isla 12 Mile a lo largo del río Mobile el 9 de julio de 1860, al acecho en la oscuridad para evitar la detección por parte de las autoridades gubernamentales. Los esclavos fueron trasladados a un barco de vapor, se llevaron de contrabando y se vendieron a los dueños de las plantaciones u otros esclavistas. Lewis trabajó para Meaher, transportando la carga de los barcos en un muelle móvil.

En una de sus primeras noches en América, Lewis dijo que sentía una pena tan inmensa que pensó que podría morir mientras dormía, soñando con su madre en África.

“Lloramos por casa. Nos alejamos de nuestra gente. Pasamos setenta días cruzando el agua del suelo de Affica, y ahora nos separamos de uno a otro”, le dijo a Hurston. “Por eso lloramos. Podemos ayudar pero llorar”.

Tras la emancipación, aquellos que sobrevivieron al Pasaje Medio con Lewis fundaron Africatown como una forma de revivir todo lo que habían perdido, de cualquier manera posible. En Africatown, hablaban su idioma nativo, seguían sus costumbres nativas, vestían su atuendo nativo.

Las maderas futuras crecerían escuchando las historias de cómo sus ancestros fueron secuestrados de sus países de origen y llevados por la fuerza a América en la Clotilda, dijo Woods a National Geographic. Cuando los esfuerzos de búsqueda avanzaron el año pasado, ella le dijo a la revista que el descubrimiento del barco haría a la comunidad “un mundo de bien”.

“Todo lo que mamá nos dijo sería validado”, dijo.

Advertisement
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Mundo

Un ángel y un bombero en el cielo: la impactante foto registrada en pleno aniversario del 11-S

Publicado

on

Por

Un peculiar paisaje sorprendió a los residentes de Florida hace unos días, el cual coincidió con el 18 aniversario de los atentados en las Torres Gemelas de Nueva York. El sol y las nubes se combinaron para que los presentes vieran lo que parecía un bombero caminando hacia un ángel.

La fotografía, captada por Matt Snow cuando se dirigía hacia su trabajo el pasado miércoles 11 de septiembre, se volvió viral rápidamente en redes sociales y mostró el recuerdo solemne que aún provoca esta fecha.

Snow publicó la imagen en su cuenta de Facebook y explicó que el fenómeno en las nubes pudo ocurrir por el recuerdo del 11 de septiembre del 2011.

El joven indicó que vio el paisaje formado por las brumosas nubes y la luz del sol cuando se dirigía al trabajo, pero la referencia coincidió con los ataques terroristas que provocaron la muerte de 2.976 personas.

El hombre explicó que en el paisaje pudo ver a un ángel con sus alas abiertas completamente y a un bombero que carga una manguera, escena que recuerda el combate al incendio en las torres gemelas.

(Foto: Emyl Chynn)

(Foto: Emyl Chynn)

“Puede ser porque hoy es el 11 de septiembre, pero esta es la formación de nubes que vi conducir al trabajo hoy. ¿No parece un bombero corriendo con una manguera y un ángel con el sol perfectamente detrás?”, escribió Matt Snow en Facebook, donde la fotografía fue compartida rápidamente y obtuvo varias reacciones.

El padre de dos niños usó las etiquetas “Nunca olvides” y “Día del patriota” para recordar la fecha que marcó la historia de Estados Unidos.

“Eso es hermoso!! Haz que este público!!”, “Eso es increíble!”, “Eso es increíble e impresionante al mismo tiempo!”, “Qué foto tan hermosa!!”, “Eso me dio escalofríos. Incluso aparece el humo” y “Creo que es una de las maneras increíbles de Dios para recordar a todas las personas valientes que murieron ese día y debido a ello están en paz en sus brazos”, fueron algunos de los comentarios que recibió Matt Snow por su hallazgo.

El profesor en Oakleaf, cerca de Jacksonville, declaró a Fox 35 que ese día el paisaje lo obligó a ver en más de una ocasión hacia el cielo, por lo que decidió compartirlo.

No podía creer lo que acababa de ver. Mi esposa y yo somos maestros y manejamos ese camino todas las mañanas con nuestros hijos. De todos los días, hoy se veía así“, explicó el docente.

Atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York (AFP)

Atentado contra las Torres Gemelas en Nueva York (AFP)

El reloj marcaba las 8:45 de la mañana en Nueva York cuando se escuchó el primer estruendo. Un avión se había estrellado entre los pisos 93 y 99 de la Torre Norte de World Trade Center, pero eso no lo sabrían, hasta algunos minutos después, las personas que quedaron atrapadas aquel 11 de septiembre en la polvareda que estremeció a la Gran Manzana.

De aquella escena funesta que quedó grabada para siempre en la retina del mundo, se cumplen este miércoles 18 años. Y todavía, dos décadas después, continúan publicándose imágenes inéditas y turbadoras que encogen el corazón por la magnitud de la devastación y por el desconcierto que sufrieron los testigos del ataque a las Torres Gemelas.

Mientras los espectadores del mundo veían la torre evaporarse en el cielo y lloraban la desesperación de los que saltaban al vacío aferrándose a la vida, a pie de calle, en World Trade Center, se libraba una batalla contra la confusión, el aturdimiento, la muerte, el polvo y el peso insoportable de la realidad. Y también los reflectores capturaron cada uno de esos momentos.

Algunos creyeron que se trataba de un incendio. Otros, desconsolados, explicaban que un edificio había colapsado. Pero muy pocos supieron, minutos después de las 08:45, que un Boeing 767 de American Airlines secuestrado por integrantes de Al Qaeda se había estrellado contra una de las Torres Gemelas.

(AFP)

(AFP)

Bomberos, policías, agentes del servicio secreto, médicos, y ciudadanos cayeron en los primeros instantes en un mal sueño. Aturdidos, desconcertados e incrédulos miraban hacia la zona cero
tratando de adivinar qué se escondía detrás de aquella nube asfixiante de polvo y escombros, y qué era lo que la había provocado.

Seguir leyendo

Mundo

Estados Unidos sancionó a tres grupos informáticos norcoreanos por cometer ciberataques

Publicado

on

Por

Estados Unidos anunció este viernes sanciones financieras contra tres entidades norcoreanas acusadas de ciberataques contra infraestructuras claves como hospitales británicos en 2017 o el banco central de Bangladés en 2016.

Las sanciones están dirigidas contra tres grupos de piratas informáticos “controlados por el gobierno de Corea del Norte” y conocidos en el mundo de la industria de seguridad informática, indicó el Tesoro estadounidenses en un comunicado. Se trata de Lazarus Group, Bluenoroff y Andariel, implicados, según Washington, en la introducción de virus o el desvío de fondos.

“El Tesoro actúa contra grupos de piratería informática norcoreanos que perpetraron ataques para apoyar los programas ilegales de armamento y misiles”, dijo el subsecretario del Tesoro encargado de la lucha contra el financiamiento del terrorismo, Sigal Mandelker.

Lazarus Group fue creado por el gobierno norcoreano en 2007 en el seno de lo que se llamó la “tercera oficina de vigilancia técnica”, una entidad responsable de operaciones cibernéticas del país, y ya condenado por la ONU en 2016, dijo el Tesoro.

Ese grupo estuvo implicado en el ataque con el virus WannaCry 2.0 que alcanzó principalmente a Estados Unidos, Canadá, Nueva Zelanda y Reino Unido.Unas 300.000 computadoras en el mundo se paralizaron por el ataque.

El peor ataque afectó el sistema informático de los servicios de salud británicos, infectando las computadoras de un tercio de los hospitales de cuidados secundarios en el país. La desestabilización de esa red informática costó 112 millones de dólares.

Trump y Kim Jong-un en la zona desmilitarziada que separa las dos Coreas en junio de 2019 (AFP)

Trump y Kim Jong-un en la zona desmilitarziada que separa las dos Coreas en junio de 2019 (AFP)

Diálogos

Kim Jong-un  y el presidente de Estados Unidos mantuvieron hasta ahora tres encuentros, y en el primero de ellos, ocurrido el año pasado en Singapur, adoptaron un documento vagamente redactado sobre la “completa desnuclearización de la península coreana”.

A pesar de una segunda reunión en Vietnam y un breve encuentro en la Zona Desmilitarizada que divide la península coreana, las conversaciones aún no han sido retomadas.

Seguir leyendo

Mundo

“Luna de cosecha”: el fenómeno astronómico que se dará este viernes 13

Publicado

on

Por

Al dicho “no te cases ni te embarques” se le suma un hecho que no se repetirá hasta dentro de 20 años.

Este viernes 13 de septiembre habrá Luna llena, una coincidencia que se da cada 20 años y sobre la cual giran muchas creencias asociadas a la energía, calendarios lunares y hasta mala suerte. A esto se le suma un fenómeno conocido como Luna de la cosecha y que mantiene en vilo a los creyentes y agricultores.

La Luna de la cosecha en el hemisferio norte indica que el otoño está a punto de comenzar y es el último “baño de luz” que reciben los cultivos por la noche. Incluso, varias culturas aprovechan este fenómeno para realizar rituales con el fin de que sus cultivos sean prósperos. En el hemisferio sur este acontecimiento se da a mediados de marzo.

El hecho astronómico se caracteriza por ser una luna de gran tamaño, con tonos amarillos, dorados y rojizos, similares a los de la Superluna o “Luna de sangre”, pero con la diferencia que esta vez no se encuentra más cerca de la Tierra, sino que aparece mucho más temprano que el resto de las lunas.

“Durante todo el año, la Luna brilla para la Tierra un promedio de 50 minutos más tarde cada noche. Sin embargo, cuando se acerca el equinoccio de Otoño, esta diferencia se reduce de 25 y 30 minutos en el norte de Estados Unidos y de 10 a 20 minutos para Canadá y Europa“, explicaron desde la NASA.

A su vez, el fenómeno de la luna llena permanecerá en su esplendor hasta el domingo 15 y su coincidencia con un viernes 13 no se dará sino hasta dentro de 20 años.

Seguir leyendo

FM CHACO ONLINE

Tendencias