Connect with us

ECONOMÍA

HAMBRE: No es Biafra, es la Argentina de Cambiemos

Publicado

on

“No se necesita dictar una emergencia masiva como si fuera Biafra. No discuto que hay problemas, pero tampoco falta la presencia del Estado” senador nacional Miguel Pichetto, candidato a vicepresidente de Mauricio Macri. “No debiera hacerse política con la emergencia alimentaria”, ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro. “La emergencia alimentaria es un slogan de campaña”, secretario de Cultura, Pablo Avelluto.

Por Carlos A. Villalba

Entre el 30 de mayo de 1967 y el 15 de enero de 1970 la región sudoriental de Nigeria, con sus 13 millones de habitantes, se convirtió en Biafra al proclamar su independencia, constituirse como república y tomar el nombre del golfo sobre el que recuesta sus costas. El bloqueo económico fue inmediato, la guerra de reconquista también y la rendición secesionista rápida.

La falta de alimentos, de recursos para proveer a la población asediada y la destrucción de los cultivos generaron una hambruna que afectó especialmente a niñas y niños, en su mayoría del pueblo igbo. El hambre y la desnutrición aguda costaron la vida de un número tan incierto como aterrador de personas, estimado entre 500.000 y 2 millones de personas, en buena medida por falta de comida.

La descripción pareciera darle la razón al senador saliente por Río Negro, Miguel Pichetto: la Argentina no es Biafra.

En los últimos tres años y medio, cada mes, cada día, son más las niñas y los niños, los adolescentes, sus abuelos y, más recientemente, también sus padres y sus madres sin trabajo ni changa, los que hacen cola en los comedores de los movimientos populares, de las iglesias y las escuelas, de cualquier casa, club, casilla, galpón, tinglado, en el que una olla tiznada, calentada a leña, va convirtiendo en guiso lo que haya, lo que venga, lo que se consiga con la solidaridad barrial, el compromiso organizado, con la voluntad de los negocios empobrecidos del barrio o de empresas más grandes y, también con el aporte de los gobiernos de la Nación, de las provincias y los municipios.

Con ese desembolso oficial, el vecindario, la militancia, los curas en opción por los pobres, los pastores, los maestros y las maestras, apenas cubren entre el 30 y el 40% del gasto en comestibles, el resto lo aporta la red solidaria que se teje alrededor de cada uno de los miles de comedores o merenderos que atienden un promedio que supera las cien personas por día.

Cuando el día empieza a anochecer, nuevos caminantes aparecen con las primeras sombras que los edificios proyectan sobre las avenidas de las localidades del Gran Buenos Aires. Familias enteras, recién caídas en la indigencia, con carritos improvisados, con cochecitos de bebés que ya caminan, debutan en los últimos meses en la búsqueda en los tachos de basura, meten en sus bolsas de plástico la cena que encuentran en los desperdicios que otros descartan.

En la Gran Ciudad, los más jóvenes se meten de cabeza a revolver en los basureros que el intendente, Horacio “si vos querés” Rodríguez Larreta, intenta clausurar con candados, para espantar con una llave la miseria creada por el gobierno del que forma parte.

En las afueras, en los grandes baldíos que rodean a los municipios muchas veces convertidos en basureros por obra de las coimas que evitan el traslado hasta los vertederos que corresponden por ley u ordenanza, también aumentó la cantidad de familias que van a buscar entre los restos. Conocen el horario en el que llegan los camiones con los productos vencidos de los supermercados; además de comida, apuntan a la leña, la ropa, a cualquier material que consideren con un mínimo valor de reventa o de trueque.

Esta penosa descripción pareciera mostrar que, aunque no es Biafra, la Argentina de Cambiemos – la alianza conformada por el PRO, la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica y el tardío Pichetto – se le parece bastante.

Comer y no morir en el intento

En esta Argentina -que no queda en Nigeria, en estos Vicente López, Quilmes, Matanza, Moreno, José C. Paz…, que no son Biafra-, más del 40% de los niños, niñas y adolescentes viven por debajo de la línea de pobreza; la mitad sufre privaciones de sus derechos. El número de asistentes a los comedores se multiplica, solo en lo que va de 2019 aumentaron entre el 50 y el 100% las personas que buscan su único plato de comida diario.

Los merenderos sí se “reperfilaron”, para ofrecer comida y los comedores pasaron de abrir cinco días a hacerlo también sábado y domingo, para cubrir el agujero que provoca en la alimentación el cierre del fin de semana de las escuelas. Atienden a todo el que llega, aunque no esté en la lista de sus usuarios habituales. Sus organizadores, solidarios de cualquier color, mientras pudieron replicaron la tarea en otros locales del mismo barrio, hasta que los suministros no alcanzaron más y detuvieron la “expansión”.

El cálculo, flojo de registros formales, hoy ubica en 4.000.000 a las argentinas y los argentinos que concurren a esta última frontera contra el hambre en un país que, como se ufana el propio presidente Mauricio Macri, produce alimentos para 400 millones de personas (en realidad para 500 millones). Sólo en el Conurbano bonaerense, los movimientos sociales mantienen funcionando más de 1400 lugares de ese tipo y no abren más porque ya no hay piedra por exprimir y conseguir más recursos.

La organización político social de mayor peso organizativo y de movilización, el Movimiento Evita, es responsable de 600 de esos comedores solo en el Gran Buenos Aires.

Uno de sus diputados nacionales, Leonardo Grosso, con el apoyo de todos los bloques políticos de la Cámara baja, impulsó la iniciativa “Comer bien: Con hambre no hay futuro”, destinada a crear un Registro Único Nacional de comedores, merenderos y ollas populares; capacitar en educación popular, nutrición y violencia de género para las trabajadoras de merenderos y comedores y contribuir a una “Cultura del Encuentro” que impulse acuerdos amplios para resolver la problemática.

La calle ordena

Del mismo modo que el relato macrista convenció en 2015 a una parte del sector social más vulnerable del país a votar en contra de sus propios intereses, su trabajo de comunicación e influencia cultural hizo invisibles a situaciones evidentes. La real realidad, como siempre y tarde o temprano, le pelea a los aparatos ideológicos, al mensaje de los medios, y termina por filtrarse.

A los pocos meses de la llegada del nuevo gobierno comenzaron a verse más personas durmiendo en la calle, grupos familiares en las puertas de cines, bancos, en las plazas; sin embargo, fueron “invisibles”, incluso hasta para quienes pasaban a su lado y sufrían por ellos.

Hasta que una ola de frío, la de julio de este año, llenó los clubes, las iglesias, las unidades básicas, de gente en situación de calle que escaló hasta la tapa de los diarios y esa realidad, tan negada como conocida, pasó a ser protagonista de la cotidianeidad, a mostrar las consecuencias del desempleo, la pobreza y los tarifazos.

Poco después, comedores, merenderos, templos y capillas, empezaron a recibir chicos con hambre; en las escuelas; nenas y nenes aparecieron con tapers… para llevarse a sus casas parte de lo que les daban, para los hermanitos no escolarizados; sin embargo, salvo para las decenas de miles de personas que armaron esa retaguardia solidaria, fueron “invisibles” durante años.

Hasta que el volumen del drama y su instalación en el espacio compartido, incluso en el ombligo nacional demarcado por el Obelisco porteño y su “avenida más ancha del mundo”, logró romper esa venda entretejida de prejuicios e ignorancia y, ahora, esta semana, todo el mundo entiende que “emergencia alimentaria”, quiere decir “hambre”, una palabra tan sencilla como terrible.

La situación desesperante que atraviesan millones de familias y las manifestaciones callejeras a lo largo de los últimos tres años y medio, en reclamo de Emergencia Alimentaria, Integración Urbana, Infraestructura Social, Emergencia en Adicciones y Agricultura Familiar, lograron que las problemáticas reales lograsen visibilidad, sobre todo la del hambre.

De aquellas situaciones y de estas comprensiones se nutrió el urnazo antigubernamental del 11 de agosto pasado, en el que cada carencia terminó siendo un voto contra el Juntos por el Cambio que desordenó la vida de todos los sectores sociales y de todas las familias argentinas. La ola que encabeza el Frente de Todxs amenaza con superar a cualquier candidatura del oficialismo macrista en las elecciones generales del 27 de octubre que consagrarán de modo formal a Alberto Fernández como presidente de la Nación.

Los dirigentes relacionados con las franjas más empobrecidas del país afirman que las propias periferias de sus organizaciones están “al borde” de estallar, señalan que “el triunfo” fue un calmante de una pradera seca que solo esperaba el fósforo, esa llamita que aviva cada aumento de “el chino de la vuelta”.

Mientras tanto, las jornadas que restan para los comicios generales están cargadas de seguimientos del precio del dólar y el riesgo país, orejean nombres de potenciales ocupantes de los ministerios a partir del 10 de diciembre y hasta especulan con las consecuencias que pueden tener sobre unas finanzas en estado de volatilidad extrema los “debates” presidenciales del 13 de octubre en la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y, una semana después, en la Facultad de Derecho de la UBA entre todos los candidatos.

La movilización constante desembocó en un escenario en el que las más importantes organizaciones político-sociales, sindicales, agrarias, empresariales y religiosas, reunidas en la Mesa de Diálogo y Encuentro por el Trabajo y la Vida Digna expresaran su “urgente pedido de declarar la Emergencia Alimentaria”, para “enfrentar la crueldad del hambre que habita en millones de familias oscureciendo el presente, especialmente de nuestros adultos mayores, y condiciona gravemente el futuro”, en particular “de niñas, niños y jóvenes”.

La multisectorial reclamó una canasta básica de primera infancia y de mujeres embarazadas o en período de lactancia, con incremento de la Asignación Universal por Hijo al valor de una canasta básica total para un menor de 18 años, estimada al primer trimestre del año en $ 5.834; aumento de presupuesto de comedores y huertas escolares y comunitarias; fomento de la agricultura familiar y social; reintegro del IVA a los consumidores de menos recursos y aumento del número de productos sin IVA de los componentes de la canasta básica; actualización de los montos del Programa Pro Bienestar del PAMI y aumento de la cobertura de los medicamentos para jubilados y pensionados.

Los acuerdos, luego planteados ante los diputados nacionales de la oposición, también exigieron la disposición de tierras públicas ociosas para convertirlas en productoras de alimentos, trabajadas por organizaciones sociales y de la economía popular y la agricultura familiar con miras al autoabastecimiento alimentario.

Ante la negativa del gobierno nacional a poner en marcha una respuesta a la situación, los parlamentarios consensuaron un proyecto legislativo único para extender la emergencia alimentaria hasta fines de 2022, incrementar un mínimo del 50 % de las partidas presupuestarias destinadas a las políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición vigentes para el año en curso, con actualización automática cada tres meses a partir del 1 de enero próximo, a través de un mecanismo basado en el Indice de Precios al Consumidor y la variación de la canasta básica de alimentos.

El acuerdo autoriza al Gobierno las reasignaciones que correspondan, con la intención de facilitar los trámites necesarios para la gestión y la transparencia en la compra de alimentos que lleguen a los comedores, intendencias y provincias.

El conjunto de sectores en este momento representados electoralmente por el Frente de Todos, decidieron convocar a una sesión especial con el fin de aprobar la propuesta sobre tablas, con el difícil apoyo de los dos tercios de los presentes.

Kirchneristas, justicialistas, massistas, miembros del interbloque Red por la Argentina que encabeza Felipe Solá, junto al Movimiento Evita y Somos de Victoria Donda, PJ-San Luis, Renovador de Misiones y la vicegobernadora electa de Santa Fe, Alejandra Rodenas, cerraron el círculo de una estrategia que también se expresó en las urnas: movilización, acuerdo multisectorial y unidad partidaria, pasos previos a un posterior acuerdo multisectorial y multipartidario que, en paralelo, el jefe del espacio empezaba a bordar en la provincia de Tucumán. Del mismo modo que “Macri fue el límite”, decidieron que “ante el hambre no se puede esperar”.

Radiografía rápida de una nación no africana

Las políticas de los tres años y medio de gobierno de Macri destruyeron el aparato productivo, dejaron a centenares de miles de personas sin trabajo y hasta sin changas y aceleraron el deterioro de los sectores más vulnerables. Es lo que explica que comedores y merenderos populares se multiplicasen como nunca antes. En este país, que no es africano, el PBI cayó 2,5% en 2018 y para fin de año se espera una nueva baja superior al 2,6%, para totalizar la caída histórica de 8,4% durante el período 2016-2019.

Según los datos de la Universidad Católica Argentina, que siempre enrostró el antiperonismo a los gobiernos kirchneristas, la pobreza alcanzará este año el 35%, con cerca del 8% de indigencia. Sin embargo, solo en el primer trimestre del año los pobres ya habían superado el 34% y se estima que el dato estará por encima del 40%, con lo cual la gestión Cambiemos habrá generado más de 4 millones de nuevos pobres.

La inflación interanual saltó del 26,9 registrado en diciembre de 2015, al 55,8% medida a junio de este año, con un acumulado macrista superior al 250%. El dólar recibido a $9,87 pesos, por estos días araña los $59 pesos, contenido por el cepo y apoyado en una tasa crediticia que cada día bate su propio récord y pasó el 86%.

Los servicios públicos registraron subas inauditas, con la electricidad y el gas a la cabeza, destruyendo la vida cotidiana de la población a caballo de las subas acumuladas del 1490 y el 1297 por ciento. La población se endeudó y los compromisos personales saltaron hasta ubicarse entre el 25 y el 47% según ingresos.

El desempleo aumentó 3 puntos porcentuales, desde el 7,1% en el primer trimestre de 2015 al 10,1 por ciento en el mismo período del año en curso, el número más alto en trece años, que trepa mucho más allá si se contabilizasen a los trabajadores precarizados, los subocupados y los desahuciados laborales, producto del cierre de 19.131 empresas entre junio de 2015 y junio de 2019.

Junto a esos números, si se vuelve a mirar hacia los basureros, hacia quienes viven y duermen en la calle o en dirección a las niñas y los niños con hambre, sin haberse producido una guerra de secesión y en una tierra con riquezas y alimentos, el panorama sí empieza a parecer “biafrano”:

• Cinco millones y medio de los niños, niñas y adolescentes del país viven bajo la línea de pobreza, 42% del total. Un 8,6% de ellos se aloja en hogares que no cubren la canasta básica de alimentos, por lo que se encuentran en la indigencia, la expresión más extrema de la pobreza.

• En el último año aumentaron las enfermedades transmitidas por los alimentos, principalmente la gastroenteritis y diarreas, “posiblemente asociadas a las prácticas de búsqueda y recolección de desperdicios en basurales”. Hubo más restricciones en el consumo de alimentos, tanto en su cantidad como en su calidad; las familias “saltean comidas, se suprimen comidas grupales de fin de semana, se cocina una única vez por día, los adultos a veces no comen por dejarle el alimento a los más chicos y cambia la composición de la cena”.

• Se redujo el consumo de alimentos con proteínas de origen animal, sobre todo carne vacuna y lácteos.

• La canasta de alimentos disponible en los hogares depende en gran medida del acceso a bolsones, cajas de alimentos y apoyos alimentarios y a la oferta de los comedores y merenderos comunitarios o a las escuelas y parroquias.

• La provisión de alimentos por parte del Estado resulta “insatisfactoria y de mala calidad nutricional y ese apoyo ha disminuido en cantidad y variedad, lo que se traduce en menos alimentos entregados”.

• Los efectos de la crisis económica no impactan solo en el aspecto nutricional sino que también se muestran en “aumento del malestar psicológico, expresado en problemas de conducta, manifestaciones de ansiedad y déficit de atención en niños y niñas”, con incremento de expresiones de “violencia en adolescentes, cuadros de alcoholismo y depresión”.

• Los profesionales de la salud que trabajan con esa población advirtieron sobre “una fuerte disminución en la capacidad de dar respuestas, debido al recorte en el gasto público y la reducción de personal dispuestos desde el Estado” y advirtieron que están “colapsados por el aumento de la demanda y desprovistos de herramientas de intervención por el recorte en la cantidad de medicamentos, provisión de vacunas gratuitas, mantenimiento de los equipos e instrumental médico”.

• Durante el último año también aumentó la deserción escolar entre los niños, niñas y adolescentes, en especial en la transición entre el nivel primario y secundario, ante “la necesidad de incorporarse lo antes posible al mercado de trabajo”.

Los datos no pertenecen a los equipos de Alberto Fernández y las fuerzas políticas, sociales y gremiales que lo acompañan, forman parte de las conclusiones sobre los “Efectos de la situación económica en la niñez y la adolescencia”, realizada por Unicef en la Argentina.

De todos modos, mientras las Naciones Unidas se preocupan por el tema, el Frente de Todxs tendrá que ocuparse de la búsqueda de soluciones para uno de los peores dramas generados por el gobierno saliente, ese cuyos funcionarios creen que el hambre es una construcción “política”, la emergencia alimentaria “un slogan de campaña” y que ante quienes comen de la basura y escarban en la inmundicia aseguran que no debe reaccionarse como si fuese algo parecido a Biafra.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ECONOMÍA

Un mundo repleto de dólares: por qué Argentina podría financiarse a tasas bajas si arregla con acreedores

La crisis por el coronavirus afecta a todos los países y dejará un mundo con crédito disponible y barato, que Argentina podría aprovechar para financiarse

Publicado

on

Por

Argentina lucha contra la pandemia mientras busca llegar a un acuerdo con los acreedores para restaurar la sostenibilidad de la deuda. Pero, una vez que se aplane la curva de contagios y se resuelva el conflicto con los bonistas, el país y las empresas tendrán grandes necesidades de financiamiento.

No obstante, la pandemia generó una crisis mundial, que llevó a los principales bancos centrales y gobiernos del mundo a tomar medidas excepcionales. Gustavo Neffa, de Research for traders, se refirió a la situación económica de Estados Unidos, que representa el 25% de la producción global.

“La baja del PBI junto con la suba de la cifra de desempleo lleva a pensar que la economía norteamericana va rumbo a una recesión muy importante. Estamos entre 5 y 6 puntos de caída en el PBI. Probablemente en el segundo semestre y el año que viene se vea una reversión muy fuerte de la economía norteamericana”, caracterizó el especialista.

En ese marco, cuando Argentina salga de la crisis, se encontrará con unas condiciones de mercado distintas a las que había hace algunos meses. Varios analistas consultados por iProfesional compartieron su visión acerca de cuáles serán las condiciones para financiarse una vez concluida la pandemia.

Tasas de interés en 0% para rato

Este jueves, la noticia de que Estados Unidos sobrepasó las 40 millones de solicitudes de desempleo acaparó las portadas de los principales sitios de noticias. Pero, ¿por qué ese dato es relevante para la economía local?

“La Reserva Federal (Fed, el banco central estadounidense) tiene un doble mandato: mantener una inflación no mayor a 2% anual y lograr el pleno empleo. Con el dato de hoy, en mayo seguramente se alcance un pico de 25% de desempleo en Estados Unidos, que podría recortarse a 10% o 15% hacia fin de año. Se puede apostar que la tasa de referencia estadounidense seguirá cercana a 0%, al menos, hasta 2022″, explicó la asesora de inversiones Paula Bujía. Te puede interesar

La tasa de interés que fija la Fed actúa como referencia para toda la curva de bonos del Tesoro norteamericano, que son considerados los activos libres de riesgo a nivel mundial. De hecho, el indicador de riesgo país mide la diferencia entre las tasas de dichos títulos y las de las demás naciones e indica cuál es el costo adicional que debe pagar cada emisor para endeudarse.

Actualmente, la tasa de la Fed está fijada en el rango de 0% a 0,25%, nivel al que llegó el pasado 16 de marzo. El ciclo de bajas se había iniciado en 2019, luego de varias alzas entre 2015 y 2018.

Jerome Powell, el presidente de la Reserva Federal de Estados UnidosJerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos

Un recorte en la tasa de referencia implica una política más expansiva por parte de la Fed, que inyecta dólares a la economía con la intención de reactivarla. A ese incremento se sumaron otras medidas, como la recompra de bonos, que también vuelcan dólares al mundo. De hecho, el organismo podría hacer una operación de este tipo con títulos que están en el Banco Central local.

“Este shock del Covid-19 impactó en todas las economías y va a llevar a que la Reserva Federal tenga que sostener tasas de interés muy bajas en el tiempo. Esto se debe al  aumento del endeudamiento que generó la pandemia y que afecta a todos los sectores: el público, el privado, las familias y las empresas”, indicó Martín Vauthier, director de EcoGo.

Y agregó: “Se anestesiaron las expectativas inflación. Toda esta situación, sumada al desplome del precio de la energía, hace que se esperen tasas interés bastante bajas hacia adelante”.

Un mundo líquido

A la salida de la pandemia, coinciden los analistas, el mundo estará repleto de liquidez. Esto es, habrá muchos dólares en el mercado dispuestos a financiar a países y empresas. Para poder aprovechar esa situación, no obstante, Argentina tendrá que solucionar de buena manera la negociación con los acreedores y salir de default.

“Estados Unidos está inyectando muchísima liquidez para contener los efectos de la pandemia y tratar de calentar la economía y dinamizarla. Obviamente, ahora no está alcanzando pero, cuando termine toda la crisis por el coronavirus, va a haber un mundo muy líquido, tratando de reactivar todas las economías, que van a caer muchísimo”, afirmó Julia Segoviano, economista de LCG.

La especialista consideró que esa situación es conveniente para Argentina si llega a una reestructuración exitosa de la deuda ya que podrá conseguir crédito a tasas bajas. “Va a ser clave tener acceso al financiamiento porque va se barato. Además, Argentina lo va a necesitar un montón, considerando que el déficit primario va a ser muy alto”, apuntó Segoviano.

El ministro de economía, Martín Guzmán, continúa negociando el canje de la deuda con los acreedoresEl ministro de economía, Martín Guzmán, continúa negociando el canje de la deuda con los acreedores

Vauthier coincidió en la expectativa de tasa baja en el corto y mediano plazo. “Eso es una buena noticia para la Argentina. En la medida en que se vaya desacelerando la curva de contagio, los países sean exitosos en controlar la pandemia y la economía vuelva a reactivarse, creo que ese sería el mejor de los mundos para la Argentina“, afirmó, en referencia a las mejoras que una reactivación podría traer tanto en el aspecto comercial como el financiero.

Para Neffa, en tanto, las medidas expansivas de la Fed y el Banco Central Europeo, entre otros, ayudan a que no se siga deteriorando la economía mundial y, eso, indirectamente, también beneficia a Argentina.

“Esto frenó las caídas de los precios bursátiles y de muchos de los commodities, que venían realmente muy mal, como el petróleo. Sin embargo, siguen muy deprimidos los commodities agrícolas, que son los que más le importan a Argentina”, puntualizó.Te puede interesar

Una oportunidad para las empresas

Una vez resuelto el default, tanto el soberano como las empresas pueden volver al mercado de deuda internacional para financiarse a tasas bajas. En las últimas semanas, y pese a la pandemia, países latinoamericanos como Perú y Paraguay se fondearon a costos menores al 5% para plazos de más de 10 años.

Para Paula Bujía, la primera oportunidad estará en el entorno corporativo, tal como sucedió en 2016 y 2017, tras el acuerdo con los holdouts. “Arreglar con los acreedores puede salir muy bien para el sector privado. Hay algunas compañías que incluso tienen mejores créditos que el soberano. En medio de un default, es más difícil salir para estos emisores pero, si se arregla, la realidad de que las compañías argentinas no están muy endeudadas y podrían aprovechar”, afirmó.

Por el contrario, añadió que “en el caso del Gobierno, quizá tenga que esperar más tiempo para recuperar el crédito y presentar un plan creíble para que vuelvan a financiarlo”.

YPF es una de las empresas que ya se ha financiado en el exterior y podría volver a hacerlo una vez que se acuerde con los bonistasYPF es una de las empresas que ya se ha financiado en el exterior y podría volver a hacerlo una vez que se acuerde con los bonistas

En cambio, Julia Segoviano consideró que es posible que el soberano pueda salir un año después de resolver el conflicto de la deuda. “Una vez que se llega a un acuerdo exitoso con los acreedores, donde la quita no sea muy alta o no sea muy perjudicial y se negocie en buenos términos, el soberano no debería tardar tanto en acceder al financiamiento“, sostuvo.

“Hoy todavía estamos en default porque hay intereses que no se pagaron. Pero, una vez que arregle, y pasado el primer año, el soberano tampoco tendría muchas complicaciones en financiarse”, anticipó.

Seguir leyendo

ECONOMÍA

¿Construir o comprar una casa usada?: qué conviene hacer con dólares en mano, según expertos

Desde el sector inmobiliario explican qué es lo más conveniente para quien tiene divisas y está analizando mudarse a un barrio cerrado o a una urbanización

Publicado

on

Por

Si bien las inmobiliarias en general están teniendo una situación crítica en la compraventa de propiedades en la Capital Federal, para todos los brokers que están enfocados en el área de countries y barrios cerrados, en la actualidad la adquisición de un lote en alguna de estas urbanizaciones privadas representa toda una oportunidad. Esto significa que construir una casa es totalmente asequible y comparativamente muy económico con otras opciones del mercado.

En este sentido, Esteban Edelstein Pernice, titular de Castex Propiedades, una empresa que trabaja fundamentalmente en el sur del GBA, el costo de construcción está en su valor mínimo histórico.

El especialista equipara estos números con un departamento de tres ambientes bien ubicado en la Capital Federal. “Cambiás 70, 80 metros cuadrados por una propiedad con jardín y pileta”, señala.

El interés de las personas en esto existe, si bien no es lo único en lo que han estado consultado. “Durante la cuarentena, en Castex tuvimos consultas por lotes y también por nuestra línea de casas llave en mano, Victoria Homes. Inclusive, cerramos dos contratos de construcción de gente que ya tenía el lote. Vemos ahí una movida de lote más construcción muy ventajosa”, dice el directivo a Zonaprop.

En cuanto a casas terminadas, dio un ejemplo puntual: “Una propiedad de 5 dormitorios en un terreno de más de 1200 metros en Terravista bajó de 650.000 a 490.000 dólares. No es la regla en materia de casas pero algunos valores también bajaron”, sentencia.Te puede interesar

nn“Cambiás 70, 80 metros cuadrados por una propiedad con jardín y pileta”, señala el especialista

Quienes ofertan también brindan algunas promociones para seducir al cliente. En este sentido, un caso es lo que sucede en Remeros Beach, un barrio situado en Tigre, en donde se pesificaron los precios al dólar oficial y la gente, a través del dólar bolsa, paga con un descuento muy importante que llega al 40% en dólares, en comparación con dos meses atrás.

De esta manera, “hay más operaciones que hace dos meses y también que las registradas febrero, movidas por estos beneficios”, enfatiza.

Comparación de costos

Sobre los valores y financiamiento que hoy hacen de la compra de una propiedad en un country o urbanización una propuesta atractiva, indica que hay una distorsión en el hecho de construir una casa, con un costo de u$s600 a u$s650 el metro cuadrado, que llega a u$s700/800 cuando el inmueble está terminado, y que, así y todo, resulta más conveniente que comprarse una propiedad de segunda mano, ya construida.Te puede interesar

Construir una casa en un barrio privado es comparativamente económico con otras opciones

“Aunque el costo de construcción es bajo, no es 2001 ni 2002, años que muchos equiparan con la actualidad por el tipo de cambio. Pero lo cierto es que hoy hay otras variables que se mueven”, afirma.

Por su parte, según consigna Zonaprop, Arturo Hoefner, director de Blanco Propiedades, firma que trabaja en el área de Pilar, manifestó que “tuve consultas por casas, incluso, cuando la cuarentena prohibía las mudanzas, de gente que quería dejar sus departamentos ante la posibilidad de confinamiento”.

Para el comprador su hogar es mucho más que eso hoy, también lo evalúa, por un lado, como lugar de trabajo y área de esparcimiento, y por el otro, desde el punto de vista de gastos como expensas.

“A veces, hace cuentas y concluye que pagar las canchas de tenis y fútbol, entre otras amenities, resulta más barato que abonar dos ascensores”, concluye.

Seguir leyendo

ECONOMÍA

El martes comienza el cronograma de pago de haberes para trabajadores de la administración pública

Publicado

on

Por

El gobernador Jorge Capitanich anunció el cronograma de pagos de haberes para trabajadores activos y pasivos pertenecientes a la administración pública provincia. El pago de haberes se realizará de forma escalonada, por terminación de DNI y en diferentes horarios, sólo por cajero automático y estará depositado a las 21 del día anterior. También Capitanich anunció que el salario de los activos docentes irá acompañado de la cuota Fondo de Incentivo Docente.

El mandatario destacó el esfuerzo por cumplir con el cronograma de pagos de haberes jubilatorios y activos en la provincia “en este contexto de abrupta caída de la recaudación implica un esfuerzo fiscal y financiero inédito”.

Por ello, Capitanich anunció que se dispuso, como en el mes anterior, una distribución de días, horarios y finalización de números de documentos “a los efectos de respetar el aislamiento preventivo, obligatorio y social evitando la aglomeración de personas en los lugares de pago”.

TRABAJADORES PASIVOS DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA
Por ello, el jefe del Ejecutivo Provincial detalló que para los trabajadores pasivos, el pago comenzará el martes 2 de junio, con los documentos terminados en 0,1 y 2. Todos aquellos con DNI que finalicen con 0, podrán retirar por cajeros desde las 7:00 a las 10:00; aquellos con DNI finalizados en 1, el horario habilitado para retiro por cajero es de 10:30 a 13:30 y los DNI con terminación en 2, el horario será de 14:00 a 17:00.

 

El cronograma continuará el día miércoles 3 de junio con el pago de haberes para los trabajadores pasivos cuyos DNI terminen en 3, 4 y 5. Todos aquellos con DNI que finalicen con 3, el horario habilitado para retiro por cajero será de 7:00 a las 10:00; aquellos con DNI finalizados en 4, el horario habilitado es de 10:30 a 13:30 y aquellos con los DNI terminados en 5, el horario será de 14:00 a 17:00.

El día jueves 4 de junio, continuará el pago de haberes para aquellos trabajadores pasivos cuyos DNI finalicen con los números 6, 7, 8 y 9. El horario habilitado para el retiro por cajero será: para aquellos con DNI con terminación en 6, podrán hacerlo de 7:00 a 10:00; para aquellos con DNI terminados en 7, podrán hacerlo en el horario de 10:30 a 13:30 y aquellos con DNI terminados en 8 y 9, podrán realizar el retiro por cajero desde las 14:00 a las 17:00.

TRABAJADORES ACTIVOS DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA
El cronograma de pago de haberes para trabajadores activos de la administración pública comenzará el día viernes 5 de junio para aquellos cuyo DNI finalicen con los números 0,1 y 2. El horario habilitado para el retiro por cajero será organizado de la siguiente forma: para aquellos cuyos DNI finalicen en 0, podrán hacerlo desde las 7:00 a las 10:00; para aquellos cuyos DNI finalicen en 1, podrán retirarlo por cajero desde las 10:30 a las 13:30 y para aquellos con DNI finalicen en 2, podrán hacer el retiro por cajero desde las 14:00 a las 17:00.

Seguir leyendo
Advertisement

Tendencias