Connect with us

Politica

Piden abrir una investigación por la fuerte suba del dólar el día después de las PASO

Publicado

on

Una fiscal requirió comenzar a investigar si el presidente Macri ordenó al Banco Central no intervenir en el mercado para que la moneda se disparara.

La fiscal Paloma Ochoa requirió abrir una investigación para determinar si el presidente Mauricio Macri ordenó al Banco Central no intervenir en el mercado cambiario para que el dólar se disparara el día después de las PASO con el resultado electoral adverso. Podrían citar como testigo al ex presidente del Banco Central, Martín Redrado, por sus dichos.

El dictamen fue elevado al juzgado federal 12, que actualmente está a cargo del juez Rodolfo Canicoba Corral, quien ordenará las medidas de prueba solicitadas por la fiscal.

La denuncia fue realizada por Fernando Miguez, de la Fundación por la Paz y el Cambio Climático, quien cuando ratificó su presentación adjuntó los dichos de Redrado a distintos medios.

Redrado dijo que Macri dijo “que el dólar se vaya a donde se tenga que ir y que los argentinos aprendan a votar”.

Fuentes judiciales confirmaron que el juez ordenará oficios al Banco Central, a la Comisión Nacional de Valores y a la Jefatura de Gabinete, y al ministerio de Hacienda.

Advertisement
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Politica

Debate: Un Macri más afilado presionó a Alberto con la corrupción

Publicado

on

Por

Esta vez Alberto Fernández no la tuvo tan fácil como en el debate de Santa Fe. Mauricio Macri se mantuvo en mejor forma, acaso entonado por la mega marcha del sábado en el Obelisco, encontró un filón en confrontar a su adversario con la corrupción del pasado gobierno kirchnerista y no soltó la presa. Ignoró la formalidad de los temas propuestas para llevarlos una y otra vez al recuerdo de los grandes escándalos del pasado Gobierno y dejar pasar sutilmente las denuncias que pesan sobre el suyo.

El debate en el aula magna de la Facultad de Derecho comenzó con seguridad y Macri le recordó a Alberto Fernández el escándalo de la importación de efedrina durante sus años como jefe de Gabinete, causa en la que estuvo involucrado el empresario Hugo Sigman, muy cercano al kirchnerismo y uno de sus principales aportantes.

“Llegaron a importar 20.000 kilos de efedrina por año. Esos 20 mil kilos sirvieron para producir droga y transformarnos en productores del narcotráfico internacional. Nosotros no transamos con la droga”, lo desafió y no encontró respuesta. Lo acusó de proteger a la organización terrorista Hezbollah, considerada terrorista este año e indicada como responsable del atentado a la AMIA.

El candidato peronista, que había ocupado sus dos minutos en vincular la inseguridad a la desigualdad, se defendió diciendo que el consumo de droga “ha aumentado estos años y eso quiere decir que el negocio ha proliferado. Vamos a tratar el tema con menos marketing y más seriedad”.

Luego lo responsabilizó de haber bajado el presupuesto de seguridad y negó que haya habido una baja de homicidios que Macri había promocionado al final de su ponencia. “Me preocupa su optimismo: el año pasado hubo 3.262 personas asesinadas. No creo que sus familias se hayan sentido protegidas. Hablemos de verdad”.

José Luis Espert, mucho más terrenal que en Santa Fe, criticó el garantismo del ex juez de la Corte Eugenio Zaffaroni y prometió impedir los cortes de calle. “Conmigo, se termina (el líder de la Ctep Juan) Grabois”, prometió y luego anticipó que pedirá bajar a 14 años la edad de imputabilidad.

Juan José Gómez Centurión propuso blindar la frontera y aprovechó para pedir el blanqueo del salario de sus camaradas de las fuerzas de seguridad. Del Caño denunció a las fuerzas de seguridad, citó la muerte de Santiago Maldonado y se sorprendió con un contrataque de Macri, quien consideró “falsas” las denuncias previas a encontrar el cadáver del actrivista. Se ganó la risas de la audiencia cuando comparó a Pichetto con “Miki” Vainilla, el personaje de Petter Capussotto.

Lavagna volvió a sufrir sus problemas de timing televisivo, con un bache que asustó a sus asesores cuando después de decir que no quería ni mano dura ni mano blanda, se mantuvo varios segundos en silencio y lo rompió para recordar que si es presidente combatirá la violencia de género. Se había trabado.

Su lapsus tensionó a su hijo Marco Lavagna y el candidato a diputado Alejandro “Topo” Rodríguez, que lo miraban desde la primera fila desde uno de los laterales del salón. En el otro lateral estaban los invitados más buscados: en la primera hilera Marcos Peña, Jaime Durán Barba, Juliana Awada y Fernando D’Andreis; y en la segunda Sergio Massa y el núcleo duro albertista: Santiago Cafiero, Matías Kulfas, Cecilia Todesca y Marcela Losardo.

Miguel Pichetto llegó cuando faltaban 20 minutos para el inicio y se ubicó en el centro del salón, junto a Mario Negri y Diego Santilli. Detrás estaba la escuadra peronista con los diputados Juan Cabandié, Mayra Mendoza y el candidato a senador Mariano Recalde. Entre los invitados especiales se hizo notar el dueño de Fiat Cristiano Rattazi y, en la primera fila, Graciela Fernández Mejide y León Arslanián.

El bloque siguiente fue sobre empleo, producción e infraestructura, Macri dijo que “dio vuelta la energía después de la peor  de la historia”, pero aprovechó para recordar todos los casos de corrupción en la obra pública. “Hoy nosotros publicamos las licitaciones de Vialidad en la web, antes se robaban la plata de las obras y no lo digo yo: lo dicen los jueces”, señaló y recordó “De Vido, los bolsos de López”, en referencia al ex ministro de Planificación y el ex secretario de Obras Públicas, José López.

Macri aprovechó todos los tramos del debate para hablar de la corrupción del kirchnerismo. Alberto le respondió pero no logró hacerlo reaccionar con menciones a las denuncias contra su Gobierno.

Alberto lo ignoró y prefirió empezar hablando de empleo, uno de los puntos débiles de la gestión presidencial.  “La Argentina tiene la tasa de desempleo más alta de los últimos 13 años. Es razonable: el presidente piensa que el trabajo es un costo. El trabajo registrado es la mejor garantía de paz social. Para que el trabajo vuelva vamos a poner en marcha a las pymes”, recitó el candidato de Todos.

Luego se defendió de las acusaciones de obra publica citando a Franco Macri, fallecido el año pasado. “Usted en el clan Macri no vio la corrupción en la obra pública. Después cuando su padre murió nos contó que era el responsable. Hablemos en serio”, lo señaló y el jefe de Estado lo cruzó de inmediato.

“Es de muy mal gusto citar a una persona que no está en este mundo y no se puede defender. Pero claro, teniendo que tapar los 51 contratos de obra pública de Lázar Báez, los bolsos de (José) López, la efedrina. Es difícil creer que usted no vio nada. Los departamentos de Muñoz, las valijas de Antonini Wilson. Los vio Lavagna del otro lado de la calle y usted que estaba en la oficina de al lado dice que hubo ‘un descuido ético’ de Néstor y Cristina. ¿Cómo puede ser que no viste nadar?”, respondió, con  una alusión a la renuncia del ex ministro en 2005 que ya había hecho unos minutos antes.

“Presidente, en materia energética lo que hizo es llenar los bolsillos de sus amigos. Hablemos en serio”, repitió su latiguillo Fernández. El duelo habría seguido en los camarines, cuando se fueron al corte. Según relataron varios testigos, el presidente le retrucó la mención a su falledido padre y el ex jefe de Gabinete lo calificó de “inmoral”.

Macri se jactó de haber creado un millón de empleos “pero la mayoría en negro”, con la certeza de que su rival ya no podría responderle y así fue, porque Espert le preguntó si el kirchnerismo era una asociación ilícita y lo obligó a hablar de eso. “Cuando tuve diferencias, renuncié y me fui a mi casa. Y desde que me fui nunca un juez me citó a dar explicaciones. No es la suerte del presidente, que cuando deje el Gobierno lo esperan más de 100 causas donde está siendo investigado “, retrucó.

Los cruces por corrupción continuaron en el bloque sobre federalismo y calidad institucional, que Espert abrió con la propuesta de eliminar la coparticipación federal porque “hay muchas provincias que son feudos” y volvió a pegarle a los sindicatos y a pedir que tengan sólo cuatro años de mandato.

Lavagna fue por el sentido inverso: pidió “un replanteo territorial. Una política tributaria y crediticia a favor del interior. Propongo una nueva ley de coparticipación. Un sistema automático, dónde la nación ceda mas recursos a las provincias”.

Pero los ojos están puestos en la grieta. “Son tantas las diferencias que tenemos, que ellos no aceptan, no creen, no ven, que Maduro es un dictador. Eso ya marca una enorme diferencia entre nuestra visión de la democracia y la visión de ellos”, abrió ese tramo Macri, que esta vez no tuvo respuesta de Fernández sobre el presidente de Venezuela.

“Lo único que reconoce Alberto Fernández de nuestro gobierno es haber normalizado el INDEC. Qué paradoja, porque él fue el que firmó el primer decreto interviniéndolo”, lo chicaneó.

Aunque sabía que era el tramo en que más se hablaría de corrupción, Alberto ocupó sus dos minutos en sobreactuar su federalismo y recordar manejos de Macri con la justicia (nombramiento de jueces por decreto y control de la Magistratura) y cuando citó los casos de corrupción de Macri en una de sus respuestasy a las apuradas.

“Quisiera que el presidente se ocupe seriamente de la calidad institucional. Los argentinos quisiéramos saber qué ocurrió con los parques eólicos, cómo fue que su hermano terminó blanqueando dinero cuando la ley se lo prohibía  y qué va a hacer con el Correo”, enumeró los principales casos de corrupción el peronista.

Preparado, Macri ignoró por completo esas denuncias. “Esta semana quedó claro que el kirchnerismo y Alberto Fernández son lo mismo. Creo que Alberto Fernández dijo la primera vez una verdad en toda la campaña: “Cristina y yo somos lo mismo”, se escabulló.

El candidato de Todos no quiso dejar pasar la mención a la Conadep de los medios que propuso la candidata a vicejefa Gisela Marziotta. “En toda la campaña me ocupé de que todos pudieran entrevistarme y no les pregunté cómo pensaban. El presidente se ocupó de exigirles a los dueños de los medios que sigan encubriendo todos sus errores. La prensa corre peligro con Macri, no conmigo”.

Fuera de foco, Lavagna sostuvo que “la calidad institucional debe empezar por el respeto a la división de poderes. Es importante que se terminen los abusos de los DNU y devolverle al Congreso y al Poder Judicial un rol trascendental”.

Alberto salió al ataque para recuperar terreno el el último capítulo, dedicado a desarrollo social ambiente y vivienda, pero volvió a encontrar al presidente en guardia.  “Definitivamente no nos parecemos en nada, presidente. Y cuando entramos al tema de la pobreza es donde menos quiero parecerme a usted. Prometió llegar a la pobreza cero y mintió: la multiplicó. Pero lo más grave es cómo multiplicó el hambre”.

“Es indignante escucharlos hablar de pobreza. No les creo nada. Gobernaron 24 de los últimos 30 años y la única idea genial que tuvieron fue ocultarla. Ellos siempre han usado los pobres, siempre han hecho clientelismo. Esta semana vimos imágenes de tristeza en La Matanza. 35 años gobernando La Matanza y no pudieron hacer una obra”, respondió el jefe de Estado, que se había jactado de haber bajado la pobreza a 24% en abril de 2018.

Alberto respondió con fases hechas (“Este Gobierno pasó todos los límites: está haciendo pasar hambre a la gente. Tenemos que ocuparnos de esa gente. El presidente no lo hace”, se repitió a si mismo) y llegó destiempo con el tema vivienda, porque Macri se anticipó anunciado una ayuda a los deudores UVA.

“Se acordó del problema de la vivienda en estos últimos 5 minutos. Desde 2015 hasta hoy, el presupuesto de vivienda se redujo un 79% y los créditos Procrear un 81%. Los créditos UVA iban a ser una solución y hoy son un drama para miles de familias”, se apresuró el candidato de Todos. Anunció que creará un Instituto de Vivienda, que quedaría a cargo de María Eugenia Bielsa.

Sobre el final, Macri canchereó lamentándose que en unas tres semanas deberá “someterse” nuevamente a otro debate, dando pro descontado que habrá una segunda vuelta que hasta ahora ninguna encuesta conocida augura. Y Alberto se puso melancólico y citó a María Elena Walsh. “Tantas veces me mataron, Tantas veces me morí, Sin embargo estoy aquí resucitando”, arrancó el peronista, en un fraseo que seguramente practicó con su equipo durante la semana.

Fernández tardó varias horas en tuitear un agradecimiento a los televidentes que siguieron el debate. Antes, sus voceros filtraron encuestas que lo dejaban bien parado, del consultor Raúl Aragón.

Seguir leyendo

Politica

Pobreza, inflación y desocupación: los temas que eligió Alberto Fernández para criticar la gestión de Macri

Publicado

on

Por

La primera imagen de Alberto Fernández en la transmisión fue una sonrisa. Sin embargo, por momentos pasó de mostrarse calmo a verse molesto y a perder el hilo luego de las acusaciones que le llegaron tanto del lado de Mauricio Macri como de José Luis Espert. Pasó del ataque a la defensa.

En el arranque, el candidato a presidente del Frente de Todos intentó mostrar su perfil de profesor de Derecho y Abogado, frente a un Presidente que proviene del sector empresarial. En sus 45 segundos libres del inicio apuntó: “Aquí se enseña que un presidente no debe involucrarse en la Justicia y que no se puede firmar decretos que favorezcan a sus hermanos”.

El tono fue firme y con un dejo de enojo en la voz similar al de la semana pasada. Después golpeó con su dedo el atril y planteó que en lugar de hablar de esos temas durante los últimos días “se dedicaron a mi índice”, en referencia a las muchas críticas por un gesto que repitió el domingo 13. “Vuelve el dedito, el atril, el autoritarismo”, había advertido la semana pasada Mauricio Macri. Fernández le respondió hoy, en su presentación: “Mi índice solo marca errores y señala inconductas. Sería bueno que nos dediquemos a otros índices, el índice de desocupación, de pobreza, el índice inflación. Ocupémonos de lo importante”.

En su entorno habían prometido que seguiría usándolo, pero el gesto se vio mucho menos porque recibió ataques de Macri y de Espert a los que no evadió sino que respondió.

 Play
Alberto Fernández – Presentación – corte #Debate2019

En sus dos minutos sobre Seguridad, el candidato del Frente de Todos no polarizó con Mauricio Macri ni con el resto de los candidatos. Cambió el tono, habló más lentamente, pareció contenedor e hizo una propuesta. Como abogado y profesor de Derecho Penal, dijo, “no esperen que les dé soluciones fáciles”. Y agregó que el mayor problema es “la desigualdad”.

“Las sociedades más igualitarias son las que menos crimen tienen”, agregó. Al tiempo que indicó que “Argentina ha generado gran desigualdad” y “el entramado social se ha quebrado”. Planteó la pérdida de empleo, la falta de alimentos en las familias y la ruptura de la contención en las familias, clubes y otras organizaciones. Por eso aseguró que “vamos a reconstruir el control social”. Pero, subrayó que “al que delinque hay que castigarlo” y anunció que si gana la elección creará un Consejo de Seguridad donde estarían todos los sectores vinculados con el tema “para que de una vez haya una política criminal que le ponga límite al delito”.

 Play
Alberto Fernández mira a Macri en uno de los intercambios que ofreció el segundo debate

En los 30 segundos libres se hizo cargo de la crítica de Macri, que aseguró que creció el narcotráfico cuando Fernández fue jefe de Gabinete. Entonces, el candidato del Frente de Todos recuperó el tono combativo de la semana pasada y habló mirando de reojo al jefe de Estado: “Presidente Macri, no nos parecemos en nada, gracias a Dios no nos parecemos en nada. Lo que sí me preocupa como a usted es el narcotráfico porque llegó para instalarse”. Y continuó: “Por mucho de lo que usted dice, el consumo de droga ha aumentado, eso quiere decir que el negocio crece”. Le pidió hablar con seriedad, menos marketing y más seriedad. Hasta ahí, se pareció a la apuesta de la semana pasada.

La segunda ronda de 30 segundos libres le tocó antes que a Macri, por lo que se adelantó y ofreció estadísticas. “El Presupuesto de Seguridad cayó un 38%, respecto al 2015 no aumentó. Me preocupa”, volvió a hablar con la mirada dura y un tono más calmo en la voz que siete días atrás. Macri había marcado como diferencia: “Nosotros nos preocupamos por las víctimas”. “El último año hubo 3662 personas asesinadas, no creo que se hayan sentido muy protegidas por usted” concluyó y volvió a pedirle que hable con “la verdad” en sintonía con su insistencia del episodio anterior cuando repetía “Macri miente”. Ese había sido también el eje en las redes sociales y en su exposición durante el debate de Santa Fe.

Fernández eligió a sus acompañantes por proximidad y según los temas que se tratarían. Lo acompañó Marcela Losardo, su amiga, socia y ex viceministra de Justicia. También el candidato a diputado nacional Sergio Massa, que tanto cuando fue intendente de Tigre como en sus distintas campañas electorales se focalizó en el estudio y las propuestas de Seguridad.

Por federalismo, que es un eje de su campaña, llevó a gobernadores e intendentes: Juan Manzur Sergio Uñac, de Tucumán y San Juan y Martín Insaurralde y Mariano Cascallares, de Lomas de Zamora y Almirante Brown.

También invitó a figuras del PJ porteño, su distrito, como Matías Lammens y Mariano Recalde, las caras más visibles como candidato a jefe de gobierno y a senador respectivamente. E incluso llevó a Mayra Mendoza tal vez como espaldarazo para ayudarla en su pelea contra Martiniano Molina en Quilmes.

Producción, Empleo e Infraestructura

 Play
Alberto Fernández – Empleo, producción e infraestructura – Cierre – #Debate2019

La diferencia entre el tono de hoy de Fernández y el de la semana pasada fue sutil. En el contenido, estuvo casi siempre a la defensiva y sus exposiciones, en general, fueron respuestas a dichos de Macri o de Espert. Hubo momentos en los que habló más al espectador del debate que al candidato. Interpelado por Macri, hubo más idas y vueltas que la semana pasada.

También en el segundo bloque hizo propuestas. Primero, claro, partió del balance negativo sobre la gestión macrista a la que le atribuyó la tasa de desempleo más alta de los últimos 13 años, “lo que es coherente porque tenemos un presidente que cree que el trabajo es un costo”.

Al Presidente no le preocupa mucho el trabajo, ha cerrado el ministerio, ha dejado que el desempleo ocurra, comenzó y describió un escenario en el que “el presidente cree que trabajo es un monotributista que se sube a la bicicleta” y agregó que “el Presidente uberizó la economía argentina, el empleador se quita obligaciones y el que trabaja pierde derechos. El trabajo en blanco es la mejor garantía de paz social”.

Usó más cifras sobre la gestión de Cambiemos: “Se cerraron 43 pymes por día” y “la actividad económica no paró de caer”. Propuso entonces “poner en marcha las pymes” y desdolarizar las tarifas que “benefició a los amigos del Presidente”. Denunció, señalando a los gobernadores presentes (Juan Manzur de Tucumán y Sergio Uñac de San Juan “que no me dejan mentir”) “porque el Presidente ha llevado las obras a sus distritos amigos, nada llegó al interior del país”.

 Play
Alberto Fernández – Empleo, producción e infraestructura – Intercambios – #Debate2019

En los 30 segundos adicionales de la segunda ronda en materia energética, se defendió de las denuncias de corrupción en la gestión kirchnerista con un fuerte ataque. Presidente en materia energética lo que hizo fue llenar los bolsillos de sus amigos, subió las tarifas de una manera tan cruel que nos quedamos sin energía”, expuso y no esquivó el ataque macrista: “Usted me dice a mí que no vi la corrupción cuando era jefe de Gabinete ¿y usted en el clan Macri no vio la corrupción? Cuando murió su padre nos enteramos que dijo que fue el responsable. ¿No vio lo que pasaba en su familia? Hablemos en serio, a mí no me va a correr”.

José Luis Espert usó su tiempo para preguntarle al candidato del Frente de Todos sobre los casos de corrupción que investiga la Justicia: “¿Usted no vio nada o fue cómplice de eso?”

Fernández se defendió con cierto malestar: “Cuando tuve diferencias me fui a mi casa y desde que renuncié nunca ningún juez me citó a declarar. No es la misma suerte la que tendrá Macri que el día que deje el gobierno lo esperan más de 100 causas. No tengo nada que ver con la corrupción. Puedo darle clases de decencia”.

Federalismo, calidad institucionalidad y Rol del Estado

 Play
Alberto Fernández se defendió y polarizó con Macri aunque respondió más de lo que atacó

Al hablar de federalismo, Fernández recuperó la calma y la fluidez en el habla. Es uno de los temas sobre los que más se ha explayado durante toda su campaña. Hilvanó sus habituales discursos sobre su voluntad de gobernar los 24 mandatarios provinciales. Pero trastabilló y no encontró la palabra adecuada cuando al referirse a la calidad institucional y el rol del Estado hizo alusión a corrupción macrista.

“Un presidente que prometió calidad institucional y lo primero que hizo fue nombrar dos jueces de la Corte por decreto y luego entró por la ventana y usurpó un cargo en el Consejo de la Magistratura desde donde nombró jueces y vació la Cámara Federal”.

Prometió resolver la corrupción con control del Estado. “Han llamado a la corrupción conflictos de… de… éticos y económicos”, salió del paso cuando evidentemente deseaba decir “conflictos de intereses”. “Hay que terminar con los empresarios que llegan al gobierno y que desde allí hacen negocios para sus empresas. Eso es lo que el Estado debe hacer, prevenir la corrupción”, retrucó en la presentación del tema.

Sólo Nicolás del Caño ayudó un poco a Fernández que después del turno de Macri hizo referencia al decreto con el que se perdonó parte de la deuda al Correo como empresa de la familia del Presidente y, entre otros temas, el nombramiento de Juan José Aranguren como ministro de Energía tras su paso por Shell.

 Play
Alberto Fernández – Federalismo, calidad institucional y rol del estado – Cierre – #Debate2019

Los 30 segundos para opinar libremente los usó para hacerse cargo de la pregunta de Macri respecto a una posible “Conadep del periodismo” como dijo alguna vez Dady Brieva. “La prensa corre peligro con Macri, no conmigo”, aseveró tras contar que durante toda la campaña dio entrevistas a todos los que se la pedían, incluso sus opositores.

En el siguiente medio minuto preguntó a Macri sobre denuncias de corrupción que se investigan: “¿Qué pasó con los parques eólilcos, cómo fue que su hermano terminó blanqueando dinero cuando la ley se lo impedía hacer, qué va a hacer con el Correo que no pagaba los cánones cuando su hermano tenía dinero en el exterior”. Los argentinos tenemos dudas, y hablan de su conducta Presidente”.

Desarrollo Social, Ambiente y Vivienda

Como siempre, Alberto Fernández tuvo un vaso de agua saborizada de pomelo

Como siempre, Alberto Fernández tuvo un vaso de agua saborizada de pomelo

Por primera vez abrió una ronda cuando el debate ya llevaba casi una hora y media. Fue evidente en su gestualidad,que recuperaba la cal ma al hablarle a la cámara sin mirar a su principal oponente, con propuestas además. Primero, como en los demás temas, hizo una diagnóstico. “Definitivamente no nos parecemos en nada Presidente”, tomó lo último que había dicho Macri sobre a las diferencias entre ambos. “Cuando usted termine su mandato la Argentina va a tener un 40% de pobres, uno de cada dos chicos de 14 años fue atrapado por la pobreza, tres millones y medio de argentinos que cayeron en la indigencia”, enumeró las cifras sobre pobreza sin dudar. Le recordó también que hizo campaña cuatro años atrás con la promesa de “pobreza cero”. “Mintió, una y otra vez”, retrucó y entonces avanzó sobre el plan Argentina contra el hambre que presentó dos semanas atrás en la Facultad de Veterinaria y Agronomía. “Multiplicó el hambre”, concluyó antes de prometer ocuparse del ambiente.

En el tiempo libre Fernández volvió al eje de lo que es su campaña, apuntar a la pobreza y el hambre para responsabilizar al Presidente. “Está haciendo pasar hambre a la gente” se molestó y pometió que se ocupará del tema. “El presidente no lo hace”, cerró.

Sobre viviendas, retrucó que “Macri se acordó del problema de la vivienda en estos últimos 5 minutos, el presupuesto se redujo sensiblemente, los créditos Procrear se redujeron 81%, los créditos UVA iban a ser una solución y hoy son un drama para miles de familias”.

En el último minuto Alberto Fernández hizo un resumen de uno de los discursos que repitió en su campaña. Recitó un fragmento de La cigarra, la canción de María Elena Walsh. E hizo un llamado a toda la sociedad, que es lo que quería hacer más allá de la confrontación con Macri. El mensaje fue lo que intentó mostrar el equipo de comunicación y de redes del Frente de Todos en la previa: esperanza sin grieta. Así, tras resumir parte de la historia del país desde la Dictadura a la Aliana, aseguró que “llegamos con Néstor y Cristina y pusimos a la Argentina de pie. Y entonces llegó Macri y acá estamos empezando otra vez. Que en la grieta se queden ellos, vamos a abrazarnos todos, nos merecemos la Argentina que todos soñamos”.

Seguir leyendo

Politica

Mauricio Macri se mostró más incisivo y buscó complicar a Alberto Fernández con la corrupción del kirchnerismo

Publicado

on

Por

“Feliz día a todas las madres”, arrancó el Presidente en el segundo debate presidencial, buscando empatizar con la jornada que vivieron este domingo las familias en la Argentina, como dice el manual de campaña de todos los candidatos, conscientes de que la política no es el tema principal en la vida de los electores.

Mauricio Macri tuvo suerte esta vez en el sorteo, ya que le tocó cerrar en el capítulo de Seguridad y lucha contra el narcotráfico, un área adonde se siente seguro de su gestión- “Ellos abandonan a las víctimas del delito, ellos protegen a las barras bravas, ellos menosprecian a las fuerzas de seguridad”, dijo. Y puntualizó que cuando Alberto Fernández era Jefe de Gabinete, se importaban 20 mil kilos de efedrina por año y hoy solo 20, porque “nuestro país se había constituido en un productor de droga”.

Sobre el caso de Santiago Maldonado, el Presidente arremetió contra su adversario del Frente de Todos: “Defendimos la verdad, y por eso defendimos a la Gendarmería Nacional”. Y sobre una crítica que le había realizado Fernández en relación al aumento del consumo de droga, aseguró que “batimos récord en incautación de droga” y “nuestras estadísticas (en la materia) están avaladas por las Naciones Unidas”.

Macri precisó, por ejemplo, que se redujeron el 30 por ciento de los homicidios, que no hubo más secuestros y que el 2014 fue el año récord en materia de gatillo fácil en el país. Además, ante un debate que se dio en la opinión pública ante un caso reciente, puntualizó que “si alguien es apuñalado en la vía pública, esa persona tiene que ser detenida”.

Play
Mauricio Macri en el cierre de Empleo, Producción e Infraestructura en el debate presidencial 2019
Vestido en riguroso traje y corbata negra, aunque repitió el color celeste de su camisa, en el capítulo Empleo, producción e infraestructura Macri trató de amortiguar los números de su gobierno cuestionando la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, candidata a vicepresidente de Alberto Fernández. “Ellos hablan de empleo, pero entre 2011 y 2015 el empleo se estancó. Es verdad que ahora hubo pérdidas de empleos y la gente está muy preocupada, pero pasada la elección, Argentina va a volver a crecer, porque habrá pasado la elección y la incertidumbre política”, pronosticó Macri.

Y se refirió a Roberto Lavagna, el candidato de Consenso Federal que se fue del gobierno de Néstor Kirchner denunciando la corrupción en la obra pública, para recordar que “Alberto Fernández se fue sin denunciar nada”. El golpe pareció efectivo, tanto que después el candidato le contestó. Pero Macri dobló la apuesta: “Ellos son así. Por el precio de una autopista en los años K, nosotros hacemos dos”, aseguró y destacó “Lavagna, desde el edificio de enfrente, pudo ver lo que pasaba, pero usted que estaba en la oficina de al lado dice que hubo ‘un descuido ético’ de Néstor y Cristina”.

El eje Federalismo, Calidad Institucional y Rol del Estado también permitió que Macri se mostrará cómodo. “Ahora el kirchnerismo habla de federalismo, todavía no se votó en la Ciudad y ya le avisaron que le van a sacar los recursos a Buenos Aires. Nosotros, en cambio, le dimos más recursos a las provincias, porque pasamos del 40 por ciento (de los ingresos fiscales) a 50 por ciento”. Aseguró, por último, que “hice 300 mil kilómetros recorriendo por el país”

Play
Cierre de Mauricio Macri sobre Desarrollo Social, Ambiente y Vivienda
“Nos dejaron un Estado sin estadísticas y con militantes. Se fantasea con una Conadep para juzgar a los periodistas como si fueran terroristas del Estado. Dejaron a todos los jueces en forma interina. Nosotros creemos de verdad en la república. Y son tantas las diferencias que tenemos, que ellos no ven que Maduro es un dictador, y eso marca claramente la diferencia entre ambos”, puntualizó Macri

Y de nuevo volvió a dirigirse a su principal opositor cuando le tocaron los 30 segundos de profundización del debate: “Lo único que reconoce Fernández es haber normalizado el INDEC, ahí empezó la mentira y la discrecionalidad, nosotros normalizamos todas las estadísticas no solo la del INDEC, para que los argentinos sepamos dónde estamos”. Y volvió a enfocarse en él cuando buscó herirlo al asegurar que “Alberto Fernández dijo una sola verdad en la campaña, ‘Cristina y yo somos iguales’, ellos quieren una justicia militante, periodistas militantes, no les molesta la corrupción. No somos lo mismo”.

Play
Desarrollo Social, Ambiente y Vivienda era otro capítulo difícil para el Presidente por el crecimiento de la pobreza en las últimas mediciones. Sin embargo, luego de un Fernández que allí tuvo su mejor lucimiento, Macri dijo que “es indignante escucharlos hablar de pobreza, no les creo nada. Gobernaron 24 de los últimos 30 años y la única idea genial que tuvieron fue ocultarla, ellos siempre han usaron a los pobres. En La Matanza vimos unas imágenes durísimas y ellos gobernaron 35 años y no pudieron hacer una obra, nosotros gobernamos 12 años en la Ciudad de Buenos Aires y hace mucho que no se inunda”.

Con gran confianza por la perfomance que tuvo en el debate, a tono con la fenomenal movilización que ayer realizó en el Obelisco, el equipo presidencial festejaba por anticipado en el auditorio de la Facultad de Derecho de la UBA, abrazándose entusiasmados. Macri cerró su participación en el segundo debate presidencial, en la primera elección que son obligatorios por una ley que votó el Congreso en noviembre de 2016: “Yo quiero decirles que todos los esfuerzos que hicimos no fueron en vano, y esto es lo que va a cambiar la historia de nuestro querido país. Damos vuelta no solo la elección, sino la historia de nuestro país”.

Seguir leyendo

Tendencias