Connect with us

ECONOMÍA

Detalles de la herencia agroindustrial que Mauricio Macri asegura dejarle a Alberto Fernández

Publicado

on

El jueves próximo se presentará un balance de la gestión. Apertura de mercados internacionales, desburocratización y mayor institucionalidad, los aspectos positivos

En medio del proceso de transición presidencial, esta semana el gobierno nacional consiguió un destacado logro de gestión en política agroindustrial: después de 16 años el país vuelve a tener resultados de un censo nacional agropecuario que se desarrolló durante el año pasado.

El dato no es menor, porque en materia de estadísticas la herencia que nos dejará Cambiemos, es de un Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) que recuperó protagonismo y transparencia en sus estadísticas.

A partir de esta tarea, hubo un reconocimiento a todo el equipo que encabezó el Director del organismo, Jorge Todesca, y especialmente al coordinador del Censo, Roberto Bisang, quienes junto a 3.500 trabajadores permitieron que el país tenga una foto actualizada de todo el sector agroindustrial.

Por otro lado, las autoridades del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, preparan un acto para el jueves próximo a las 11hs en el Centro Cultural Kirchner. En el mismo se realizará un balance de la gestión agropecuaria durante el gobierno de Cambiemos, que tuvo en su primera etapa a Ricardo Buryaile como titular del área.

Luis Miguel Etchevehere (Adrián Escandar)

Luis Miguel Etchevehere (Adrián Escandar)

El evento contará con la presencia del actual ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, acompañado por todos los integrantes de su gabinete, y el cierre estará a cargo del presidente de la Nación, Mauricio Macri.

Si bien el contexto económico fue de crisis en casi 4 años de gobierno de Macri, la agroindustria a partir de políticas que se implementaron desde el 10 de diciembre de 2015, se transformó en uno de los pocos generadores de divisas netas por operaciones cambiarias de exportación e importación.

Desde un principio, el gobierno de Macri tuvo una actitud proactiva con la agroindustria, a partir de devolver institucionalidad a la actividad, con una interacción pública y privada a través de las más de 30 mesas de competitividad que se desarrollaron, desde donde se consensuaron medidas para dejar atrás un escenario de confrontación permanente con el kirchnerismo. La recuperación de la institucionalidad ha sido uno de los hechos destacados en materia agroindustrial.

 La cosecha agrícola fue de 123.074.640 toneladas en 2014/15, y se llegó al récord de 146.960.500 toneladas en 2018/19, consiguiendo así un incremento del 19,4%

Sin dejar de reconocer el esfuerzo realizado por los productores; que enfrentaron el año pasado la peor sequía de los últimos 50 años, para luego inmediatamente invertir y aportar una campaña agrícola récord de 147 millones de toneladas; la decisión del gobierno nacional de eliminar retenciones y los Registros de Operaciones de Exportación (ROEs), motivaron un crecimiento del área sembrada, la apertura y acceso a nuevos mercados internacionales y la recuperación del sector ganadero.

Pero además, perdura desde septiembre pasado el malestar por la reinstalación de retenciones, y con una presión impositiva que continua en niveles altos. A esto se suman las complicaciones para el acceso al financiamiento por las elevadas tasas, el incremento de los costos y la incertidumbre de precios y climática, que afecta la marcha del negocio de muchas producciones, especialmente a las economías regionales, y con una lechería que todavía continúa estancada en los niveles de producción.

Por otro lado, en el ámbito legislativo aparece como materia pendiente modificar la actual Ley de Semillas, y aprobar una Ley de Seguros Agrícolas que permita enfrentar el actual cambio climático, acompañada de una actualización del Fondo de la Ley de Emergencia Agropecuaria, que en la actualidad es de tan solo 500 millones de pesos.

En 2019, el stock bovino alcanzó las 53.945.808 de cabezas, el mayor rodeo en una década (Shutterstock)

En 2019, el stock bovino alcanzó las 53.945.808 de cabezas, el mayor rodeo en una década (Shutterstock)

Un informe elaborado por el ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, a pedido de Infobae, resalta los siguientes hechos de gestión durante la presidencia de Mauricio Macri:

Agricultura

“Las medidas que implementamos renovaron el interés de los productores por la actividad”, dijo Etchevehere, en diálogo con este medio. A partir de esto, hubo un crecimiento del área sembrada, la producción y las exportaciones, que derivaron en la apertura, reapertura y acceso a nuevos mercados internacionales.

– El aumento de área sembrada pasó de 37.874.500 hectáreas en la campaña 2014/15, a 39.366.550 hectáreas en 2018/19, logrando un crecimiento cercano al 4%.

– La cosecha agrícola fue de 123.074.640 toneladas en 2014/15, y se llegó al récord de 146.960.500 toneladas en 2018/19, consiguiendo así un incremento del 19,4%.

– Este crecimiento fue acompañado por una adecuada rotación de cultivos necesaria para el cuidado del suelo. En 2014/15, la siembra de todos los cereales era de tan solo 15.117.000 hectáreas, mientras que la implantación de oleaginosos sumaba 21.370.000 hectáreas. Esa relación se equilibró en 2018/19, con una siembra que alcanzó 19.114.000 hectáreas para los primeros, y 19.001.550 hectáreas para los otros.

Ganadería

– En 2019, el stock bovino alcanzó las 53.945.808 de cabezas, el mayor rodeo en una década. En 2010, había caído a 48.949.743 de cabezas.

– Las exportaciones de carne vacuna treparon de 198.687 toneladas equivalentes a res con hueso en todo 2015, a 489.587 toneladas equivalentes a res con hueso en el acumulado enero-septiembre de este año.

Hubo una fuerte suba de las exportaciones de carne (Shutterstock)

Hubo una fuerte suba de las exportaciones de carne (Shutterstock)

– En lo equivalente a las exportaciones del complejo carne y cuero bovinos alcanzaron 1.668 millones de dólares (5,4% de las exportaciones totales) en el primer semestre de este año, con un aumento interanual de 16,1%. Sus principales destinos fueron: China y Unión Europea.

– Además, se logró luego de 10 años cumplir el 100% de la Cuota Hilton.

Exportaciones I

De acuerdo a los datos oficiales, en el primer semestre de este año las exportaciones del complejo sojero sumaron 7.597 millones de dólares (24,7% de las exportaciones totales), con un incremento interanual de 0,5%. Los principales destinos fueron: Unión Europea, India, Egipto y China.

Por su parte, en el mismo período las exportaciones del complejo maicero sumaron 2.893 millones de dólares (9,4% de las exportaciones totales), logrando un aumento del 31% de manera interanual. Los principales destinos: Vietnam, Egipto, Medio Oriente y República de Corea.

Además, en los primeros meses de 2019, las exportaciones de trigo alcanzaron los 1.785 millones de dólares (5,8% de las exportaciones totales), con un incremento interanual de 12,5%. Los principales destinos fueron: Brasil, Chile y Egipto.

Exportaciones II

En los primeros seis meses de este año, así fue el desarrollo que tuvieron otras exportaciones agroindustriales:

Las exportaciones del complejo pesquero totalizaron 882 millones de dólares (2,9% de las exportaciones totales), con una disminución interanual de 10,1%, con la Unión Europea y China, como principales destinos.

En el primer semestre de este año las exportaciones del complejo sojero sumaron 7.597 millones de dólares (24,7% de las exportaciones totales)

En el primer semestre de este año las exportaciones del complejo sojero sumaron 7.597 millones de dólares (24,7% de las exportaciones totales)

Las exportaciones del complejo cebada totalizaron 639 millones de dólares (2,1% de las exportaciones totales), con una suba interanual de 23,1%. Los principales destinos fueron Medio Oriente y Mercosur (principalmente Brasil).

Las exportaciones del complejo girasol totalizaron 554 millones de dólares (1,8% de las exportaciones totales), con una suba interanual de 34,5%. Los principales destinos fueron Unión Europea y Medio Oriente.

Evolución de las exportaciones comparativo 2015-2018

– Complejo oleaginoso: cayeron 17,3%. Pasaron de 20.174 millones de dólares a 16.680 millones de dólares.

– Cereal: aumentaron 50,1%. Se incrementaron de 5.399 millones de dólares a 8.145 millones de dólares.

– Sector bovino (incluye carnes, cueros y lácteos) aumentaron 38,1%. Se incrementaron de 2.851 millones de dólares a 3.938 millones de dólares.

– Sector frutícola aumentaron 7,8%. Se incrementaron de 2.396 millones de dólares a 2.582 millones de dólares.

– Complejo pesquero aumentaron 46,3 %. Se incrementaron de 1.468 millones de dólares a 2.148 millones de dólares.

– Sector hortícola aumentaron 24%. Se incrementaron de 638 millones de dólares a 791 millones de dólares.

Apertura de mercados

En los últimos 3 años se consiguieron más de 217 aperturas y reaperturas de mercados, y en lo que va del año se abrieron 34 mercados para 28 productos en 16 destinos. Ellos son: limones a India; miel y cerezas a China; naranjas, limones, mandarinas y ajos a Colombia; miel a Paraguay; semen, embriones y bovinos en pie a Kazajistán; y se volvió a exportar carne bovina a Estados Unidos (2019) y limones (2018), después de 17 años.

En materia internacional, otro logro fue la firma del Acuerdo de Libre Comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, donde las pymes nacionales podrán acceder a un mercado de 500 millones de personas, y de las 10 mil posiciones arancelarias, 1.800 provienen del agro y el 83% de las mismas entrarán con arancel cero en algún momento y el resto con cuotas.

Biotecnología

“Para los integrantes del ministerio, el conocimiento y la tecnología tienen que estar al servicio de la mejora de la competitividad, y es por eso que seguimos innovando como país en el desarrollo de semillas”, comentó el titular de la cartera agropecuaria.

Desde diciembre de 2015 se aprobaron 26 eventos biotecnológicos. En los últimos 4 años se incrementaron un 74% (pasando de 35 a 61) el número de los eventos aprobados desde la creación de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA) en 1991.

A todo esto, Etchevehere agregó: “Las aprobaciones en la gestión Macri estuvieron caracterizadas por productos innovadores que introducen la biotecnología en nuevas cadenas productivas, por ejemplo el cártamo que produce quimosina, la papa resistente a virus, la soja tolerante a sequía y herbicidas, la alfalfa con bajo contenido de lignina, entre otros eventos en soja, maíz y algodón”.

Desburocratización y simplificación de trámites

En este ítem, desde la cartera de Agricultura, precisaron que son cada vez más los trámites se pueden hacer de manera online a través del sistema Trámites a Distancia (TAD). En el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), se redujo en más del 83% la cantidad de aranceles, pasando de 1.790 a 301, y 55% en trámites, pasando de 280 a 126.

Además, Etchevehere comentó: “Junto a nuestros organismos descentralizados se derogaron 725 normas para optimizar los procedimientos administrativos para los productores”.

Advertisement
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ECONOMÍA

Macri se despide con un dólar que aumentó 545% en 4 años: las razones de la desbandada

Publicado

on

Por

Cuando asumió el 10 de diciembre de 2015, la divisa estaba $9,75, en medio de un cepo cambiario. Este jueves cerró a $62,94.
La estampida del dólar. Así podría resumirse los dos últimos años de la gestión de Mauricio Macri. Pero si nos remontamos a su primer día de gobierno hasta la fecha, el precio del dólar se multiplicó casi por 7: aumentó 545% al pasar de $9,75 a los $62,94 actuales.

Pero no todos los años de la gestión del líder de Cambiemos fue caótica, al menos en materia cambiaria. Entre 2016 y 2017, la divisa estadounidense subió poco más de 2 pesos a lo largo de todo un año. Sí, el alza fue, por ejemplo, en todo 2016 de $2,20, menos que el aumento del dólar del viernes previo a las elecciones generales del 27 de octubre, cuando subió ese día $2,50 y cerró el dólar en $65.

Así las cosas, Macri asumió con un dólar a $9,75, a la semana liberó el cepo y la divisa trepó a $13,95. A fines de 2016 cerró a $16,17, y el último día hábil de 2017 cotizó a 18,95.

La desbandada de la divisa arrancó en abril de 2018, con la primera corrida cambiaria. Pero ya desde febrero el dólar empezaba a subir fuerte. Cuando el Presidente habló en el Congreso el 1 de marzo, ya se vendía a $20,44, 1,5 pesos más en solo los dos primeros meses del año.

Con la corrida de abril, vino la primera devaluación fuerte y el dólar subió a $23, diez días después ya cotizaba a $25,50 y a fines de junio el dólar estaba $29.66. En apenas seis meses, la moneda estadounidense se disparaba 11 pesos.

¿Qué pasó para que los inversores se quisieran llevar sus dólares y provocaran el primer estallido financiero? De acuerdo a los economistas, hubo un cambio en las condiciones internacionales, pero además una muy mala lectura del Gobierno de ese contexto externo.

“El proceso de endeudamiento que encaró Macri tiene que ver con una lectura deficiente de un problema estructural de la Argentina que es la restricción externa. Nuestras necesidades de dólares están por encima de la capacidad de generarlos. Y los dólares genuinos se generan vía exportación. El kirchnerismo reprimió la demanda de dólares con el cepo y salió mal”, sostuvo el economista Leandro Mora Alfonsín.

Y continuó con su explicación: “La Argentina fue el país que más deuda tomó del mundo. En 30 meses, entraron 188 mil millones con un perfil de vencimiento muy exigente. Y cuando tu política se basa únicamente para el crecimiento, la toma de deuda financia todo, pero en especial la inestabilidad cambiaria y la fuga de dólares, en vez de usarlo netamente en infraestructura, es un uso de la deuda que no es productivo”.

A este “mal uso” que hizo de la política monetaria el macrismo en 2018 se sumó un gran problema que fue que cambiaron las condiciones internacionales de crédito. Subió la tasa de interés de EEUU y so hizo que el resto de las monedas del mundo de los países en desarrollo para ganar competitividad, se deprecien.

Y lo hicieron estados como México y Brasil, pero en ese primer momento, Argentina no depreció porque iba en contra del objetivo de desinflación. Para ser cautos, el gobierno de Macri optó por no depreciar.

“Lo cierto es que el mercado empezó a demandar muchos dólares, y ahí en abril del año pasado empieza la corrida. El mercado daba por descontado que Argentina tarde o temprano iba a devaluar. Hubo una semana y media en la que se perdieron casi diez mil millones de reservas, y ahí empezó la corrida. El Banco Central además dio señales tartamudas: subió la tasa de interés, a tocar el dólar futuro, lo desbordó la situación, se devaluó la moneda”, analizó Mora Alfonsín.

Así las cosas, al cambio en las condiciones internacionales, le siguieron malas decisiones de la administración de Cambiemos.”Hubo una pésima pericia del gobierno nacional. porque si uno observa el contexto internacional, el único país que depreció su moneda entre abril de 2018 y hoy un 200% somos nosotros”, evaluó Mora Alfonsín.

Siguiendo con el repaso de las megadevaluaciones del dólar, en agosto del año pasado, la divisa saltó el 13 de agosto a $30 y a finales de ese mes cotizaba a $39,87. Tuvo su pico el año pasado el 28 de septiembre cuando cerró a 41,94, su valor más alto en todo 2018.

Ese año tras la intervención del FMI en la economía argentina el dólar cerró a $38,83, es decir, 19,20 pesos más que en enero de 2018, un alza del 105%.

Y en 2019 no cambió el panorama, más bien se agudizó. En marzo de este año, la divisa estadounidense se vendía a $40,84, el día anterior a las PASO estaba $46 y tras la derrota de Macri en las urnas de las internas, se disparó un 30% y cotizó $62,18 en esa semana. El viernes anterior a las generales del 27 de octubre, el dólar vuelve a pegar otro salto y se va a $65, el récord de este año. Post elecciones y el cepo de 200 dólares impuesto por Macri, bajó a los casi $63 actuales.

Seguir leyendo

ECONOMÍA

Tras el aumento del 10% de noviembre, la carne subiría otro 40% en diciembre

Publicado

on

Por

Desde el sector aducen una menor oferta por la época del año y a la vez mayor demanda por las Fiestas, y que los valores están atrasados respecto de la inflación general de precios.

Los precios de la carne vacuna aumentarían hasta el 40% en los próximos días, en supermercados y carnicerías de todo el país, porque habrá menos oferta por la época del año y los valores están atrasados, según los productores.

Ese ajuste se sumaría a la suba del 10% que se aplicó durante noviembre en los precios al consumidor.

El presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) Daniel Urcia, comentó que habrá menos oferta de la hacienda que se destina al consumo interno en enero y febrero.

También dijo que la exportación “tiene incidencia pero no es la responsable del aumento de precios”.

“Ahora, empieza a aparecer la oferta de novillos que no estuvieron presente en el primer semestre del año porque había una retención de machos para agregarle más kilos”, sostuvo el dirigente, según publicó el matutino Clarín. Por un decreto del Gobierno de fines del año pasado, se obliga a los productores a engordar más las vacas antes de mandarlas al matadero.

Urcia resaltó que “el precio de la carne vacuna en el mostrador, aún con el aumento posterior a las elecciones, sigue siendo el más bajo de la última década medido a valores constantes”.

“El número para el ganadero no es bueno. La oportunidad para recuperar precios es a partir del año que viene. Pero para los frigoríficos exportadores no ha sido mal año, al contrario, ha permitido inversiones en los frigoríficos que hace muchos años no se hacían”, añadió.

De acuerdo con el último informe del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), los precios de los distintos cortes de carne vacuna tuvieron en promedio alzas del 9,8% en noviembre de este año con respecto a octubre.

El corte que más subió el mes pasado fue el matambre, con el 13% (311 pesos el kilo), seguido por la carnaza común, con el 12,2% (232 pesos) y la falda, 11,9% (182 pesos).

Para Urcia, “antes, la carne vacuna era determinante, porque representaba el 90% del consumo. Hoy, representa el 50%. Bajó el consumo pero subió cerdo y pollo. No es que el argentino come menos proteína animal, sino que cambió la composición”, reflexionó.

Seguir leyendo

ECONOMÍA

Qué va a pasar con el dólar en la primera semana de Alberto Fernández como presidente

Publicado

on

Por

El temor de los agroexportadores a que el próximo gobierno ponga retenciones más altas impulsó una fuerte liquidación de dólares que brindó estabilidad al mercado en las últimas semanas. Aunque el ancla principal no está allí sino en el severo control de cambios que rige desde el 28 de octubre pasado que impide comprar más de USD 200 mensuales para atesorar.

¿Puede mantenerse esta calma luego del 10 de diciembre? En un marco de incertidumbre, solo por la intuición de lo que traerá el nuevo gobierno en materia cambiaria a partir de la semana próxima, cuatro expertos del mercado consultados por Infobae coinciden en tres afirmaciones: los controles serán más intensos, con mayor foco sobre las importaciones o los pagos con tarjeta en el exterior; las trabas para dolarizarse generarán un alza transitoria en el consumo, con foco en automóviles o electrodomésticos; una vez pasado ese veranito, la presión cambiaria hará crecer las brechas entre el dólar oficial y otras cotizaciones, incluyendo el “contado con liqui” y el libre.

En este panorama, con bajos volúmenes operados, brechas mayores y pocas chances de comprarlo, la cotización oficial del dólar podría volverse “meramente decorativa”, dijo Diego Martínez Burzaco, economista de Inversor Global.

La abundante oferta de dólares posterior a la última serie de controles proviene de dos factores. Además de la “sobreliquidación” del campo, hay muchas empresas que desarman posiciones en dólares porque necesitan pesos por razones estacionales. “Una vez que haya asumido Alberto Fernández se esperan más restricciones, no para la compra minorista, que ya es demasiado reducida, sino para las compras con tarjeta de crédito en el exterior, ya que viene la época de alta demanda por las vacaciones. Esto puede impactar en el libre”, explicó Martinez Burzaco.

Fernández asumirá el próximo martes (Maximiliano Luna)
Fernández asumirá el próximo martes (Maximiliano Luna)
El analista estima que los pequeños ahorristas no tendrán más que dos opciones si logran hacerse de algunos pesos vía aguinaldo, consumir o comprar dólar libre: “Ante las pocas alternativas para ahorrar, con tasas que se volvieron poco atractivas por ubicarse debajo de la inflación proyectada, muchos pesos que queden en la calle irán al dólar.”

En el mismo sentido, Santiago Llull, de Futuro Bursátil, aseguró que “todos los pesos que estaban en la calle fueron absorbidos. Y los que van a llegar con el aguinaldo, van a ir al consumo”. Al poder comprar solamente USD 200, dice el analista, muchos prefieren cambiar el auto o comprar un electrodoméstico antes que ir al libre.

“Hay una cierta calma en el mercado no sólo porque hubo mucha liquidación del campo, también porque el inversor sofisticado se viene dolarizando desde las PASO en adelante. Hoy, el único refugio de valor seguro es el colchón y la caja de seguridad. Y el que ya está en dólares, va empezar a gastar”, explicó Llull, abonando la hipótesis de una moderada pero inmediata reactivación en el consumo. Las pocas certezas que han dado los economistas cercanos a Alberto Fernández y el propio presidente electo, apuntan a que el consumo interno será el eje de su programa, tal como la inversión intentó serlo en el comienzo del macrismo.

La calma de las últimas semanas se basó en el control de cambios y el apuro del agro para liquidar ante el riesgo de mayores retenciones.
La calma de las últimas semanas se basó en el control de cambios y el apuro del agro para liquidar ante el riesgo de mayores retenciones.
El economista Gustavo Ber explicó que existen “cuatro motores de expansión monetaria” que alimentan de pesos al mercado: el desarme de las Leliq, los adelantos transitorios del BCRA por las necesidades estacionales del Tesoro, las compras de dólares por parte del Central y las obligaciones en pesos del gobierno. Si bien este último es una incógnita tras los anuncios de reperfilamiento, el analista cree que “todos esos pesos no podrán ir al mercado cambiario, por lo que seguramente habrá un veranito de mayor consumo”.

Cuando termine esa breve alza del consumo, puede volver la presión sobre el tipo de cambio y el aumento de las brechas entre el oficial y el resto de las cotizaciones. El dólar MEP, una vía para comprar dólares a través de la Bolsa, hoy cotiza a más de $72. Una vez apagada la disparada del consumo, “es probable que todos los tipos de cambio se muevan hacia arriba, es la búsqueda de refugio más esperable. La brecha con el oficial podría ubicarse más cerca de sus promedios históricos, entre el 30 y el 40%, en lugar del 20% actual.”

Si bien no hay mucho más para restringir en la compra de dólares para atesoramiento, prevé que puedan volver otros mecanismos de control, como las declaraciones juradas para los importadores, el pedido de autorización al BCRA para girar utilidades o alguna intervención de la AFIP en la operatoria
En la búsqueda de establecer qué clase de control de cambios se verá a partir del 11 de diciembre, el analista Gustavo Quintana, de PR Cambios, espera un escenario cambiario similar al vivido hasta diciembre de 2015. Si bien no hay mucho más para restringir en la compra de dólares para atesoramiento, prevé que puedan volver otros mecanismos de control, como las declaraciones juradas para los importadores, el pedido de autorización al BCRA para girar utilidades o alguna intervención de la AFIP en la operatoria. Nada que el mercado argentino desconozca.

“Este tipo de regulaciones y de control de cambios siempre termina mal, eso indica la experiencia. Se generan mercados informales con mayor intensidad y crecen todas las brechas con la cotización oficial, en especial si éste no se actualiza en relación a la inflación”, señaló.

Una vez pasado el “veranito” de consumo, la presión cambiaria hará crecer las brechas entre el dólar oficial y otras cotizaciones, incluyendo el “contado con liqui” y el libre
Quintana advirtió sobre el impacto de una brecha fuerte con el blue en la actividad económica. “Los controles cambiarios, tarde o temprano, traen ineficiencia en la economía real. Los precios empiezan a ajustarse en base al mercado informal”.

¿Cuánto pueden subir las brechas? Los analistas coinciden en que dependerá de las expectativas que generen los primeros días del nuevo gobierno, tanto en relación al gabinete económico como a medidas concretas en materia fiscal, cambiaria y monetaria, a la par de las negociaciones para reestructurar la deuda. “La brecha entre el tipo de cambio oficial y las demás cotizaciones seguirá siendo el termómetro del mercado”, apuntó Ber.

Seguir leyendo

Tendencias