36 estados de Estados Unidos y Washington DC se unieron para demandar a Google por supuestas prácticas anticompetitivas en su tienda de apps. El grupo bipartidista señala que la compañía con sede central en Mountain View, California, viola la Ley Antimonopolio a pesar de gestos recientes de la empresa, que redujo al 50% la comisión que cobra a la mayor parte de los desarrolladores de herramientas que se ofrecen en el catálogo de Google Play.

El sitio Politico informa que la demanda se presentó en el mismo tribunal donde está programada la disputa entre Epic Games (la firma detrás del exitoso Fortnite: Battle Royale) y Google, tras la eliminación del videojuego de la Play Store el año pasado. Por esas mismas razones, Epic chocó recientemente en los estrados con Apple en uno de los juicios más jugosos en la historia de la industria del software.

De acuerdo a la fuente, la presentación es liderada por Utah, Carolina del Norte, Tennessee, Nueva York, Arizona, Colorado, Iowa y Nebraska. Se trata del “más reciente de una serie de importantes casos antimonopolio presentados contra las mayores fuerzas de la industria tecnológica, después de años de infelicidad con la creciente riqueza y poder de Silicon Valley”, señalan.

En el marco de estas disputas enfocadas en las comisiones que exigen los dueños de las tiendas de apps, en marzo del año en curso Google anunció que a partir del 1 de julio reduciría a la mitad la tasa que le cobra a los developers: del 30% pasó a un 15%. Con esa movida el gigante de Internet sigue los pasos de Apple, que el año pasado tomó una decisión similar: una rebaja del 50% en el impuesto a los desarrolladores.

Sin embargo, en ambos casos hay una importante salvedad: el beneficio aplica para los desarrolladores que tengan ingresos anuales menores a 1 millón de dólares (en concepto de lo que ganan en los respectivos entornos). Google dijo que eso beneficia al 99% de los que ofrecen herramientas en la Play Store.

Más allá de ese aliciente, hacia fines de este año Google prevé implementar una norma que exigirá que todos los desarrolladores procesen sus pagos a través del sistema de facturación nativo de la tienda. Ese anuncio provocó un descontento en empresas de renombre, entre ellas Netflix y Spotify, que cobran las suscripciones por fuera del servicio ofrecido por la compañía estadounidense.

Cabe señalar que si bien la tienda Google Play llega preinstalada en Android (el sistema operativo que corre en más de ocho de cada diez teléfonos inteligentes a nivel mundial) en esos equipos es posible descargar aplicaciones desde otras fuentes y catálogos de terceros. Eso no ocurre en los smartphones con iOS, donde la única opción disponible en la App Store.

Una hilera de demandas

Siguiendo a Engadget, la demanda ahora iniciada contra Google se agrega a otras quejas similares presentadas en 2020, tanto en su país de origen como en la Unión Europea. Una de ellas fue liderada por 38 estados de EE.UU., apuntando al conglomerado por supuestas prácticas monopólicas en su negocio de búsquedas.

En una audiencia celebrada en el Senado de EE.UU. en abril, Google dijo que sus comisiones están en línea con lo que cobran otros actores de la industria y que ayudan a financiar herramientas de desarrollo y actualizaciones del ecosistema de Android. “Si un desarrollador siente que la propuesta de Google Play no es adecuada, puede distribuir sus aplicaciones de otras formas”, notó en la ocasión Wilson White, líder de políticas públicas de Google para Android y Google Play.