Mauricio Macri se tomó un avión este domingo para pasar unas vacaciones en España pese a ser contacto estrecho del diputado Juan Manuel López, que se contagió de coronavirus la semana pasada y obligó a aislarse a varios dirigentes del oficialismo y la oposición.

Macri estuvo con López, de la Coalición Cívica, el pasado miércoles en la reunión de la Mesa de Cambiemos. López le comunicó dos días después a esa mesa y al Congreso que había dado positivo. Como también había tenido reunión de bloques en la Cámara baja, el listado de aislados incluyó a Máximo Kirchner, Sergio Massa, Cristian Ritondo y Mario Negri.

Tanto Macri como Larreta decidieron no aislarse porque según ellos mismos consideraron, no estuvieron cerca de López en la reunión del Galpón Milagros de Palermo, realizada al aire libre.

Macri presentó un PCR negativo en el aeropuerto de Ezeiza este domingo y se subió a un avión de Iberia. Desde Migraciones no respondieron a LPO por qué Macri pudo subirse a un avión comercial y atravesar las fronteras pese a ser contacto estrecho.

De acuerdo a la normativa que exhibe el propio gobierno porteño, los ciudadanos de a pie deben aislarse de una semana a 10 días sin son contactos estrechos de un caso positivo y luego hisoparse. Ni Macri cumplió ese aislamiento ni Larreta, que este domingo estuvo en el CCK para participar del homenaje a las víctimas del coronavirus que organizó el Gobierno nacional.

Macri le dio dos semanas a Larreta para que ordene la pelea entre Vidal y Patricia

Fuentes del gobierno porteño señalaron a Infobae que Horacio Rodríguez Larreta no se aislará porque no estuvo “cerca” de López en ningún momento. Lo mismo sucedió con Macri, la información es que “no tuvo contacto directo” y estuvo “a más de cinco metros en un lugar con importante ventilación”.

Como anticipó LPO, Macri se abrió dos semanas de la interna de Cambiemos y le dio ese tiempo a Larreta para que resuelva el conflicto entre María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich. Las dos semanas no fueron tanto un lapso decidido por el ex presidente para dejar madurar las conversaciones políticas sino para pasear por el Mediterráneo en un yate.

La invitación a las vacaciones a bordo de la embarcación, de 40 metros de largo, provino del supuesto conde belga Bruno Laurent Philippe Barbier, ex marido de Juliana Awada (y ex pareja de Viviana Canosa), con quien la ex primera dama tuvo su primera hija, Valentina.

La última actividad política que tuvo Macri antes de emprender las vacaciones fue una reunión en Los Abrojos con Vidal, que le confirmó en persona que no será candidata en la provincia de Buenos Aires y no le dio precisiones sobre si lo hará en la Ciudad. Macri, que ya se había empezado a resignar a esa decisión de su ex vicejefa porteña, lo tomó “bien”, según dijeron a LPO fuentes al tanto del encuentro.