Tres personas murieron y otras nueve resultaron heridas en el incendio ocurrido este sábado en un edificio de viviendas ocupado en la ciudad francesa de Marsella, informaron las autoridades locales.

Las víctimas morales perdieron la vida tras saltar desde el octavo piso. Una de ellas llevaba en brazos a un bebé que, según el medio France Info, no murió. Las tres víctimas mortales son jóvenes de “unos 20 años” y “de origen nigeriano”, declaró Rudy Manna, secretario departamental del sindicato de policía Alliance en Bouches-du-Rhône.

En total, se registraron 13 víctimas: tres muertos, dos heridos graves, incluido el bebé, y ocho personas intoxicadas por el humo.

(@saidahamada)(@saidahamada)

El incendio se inició en las zonas comunes del edificio y dejó atrapadas a algunas personas en los pisos superiores. Varias de ellas saltaron al vacío para escapar de las llamas.

Todavía no hemos determinado si fue un incendio provocado o accidental, pero un especialista está en el lugar para determinar el origen del fuego”, dijo Manna.

El edificio, propiedad de una entidad de viviendas sociales de la región Provenza-Alpes-Costa Azul, estaba ocupado en un 90% y en un estado de semiabandono desde hace meses, según la publicación local Marsactu.

El ministro de Interior, Gerald Darmanin. REUTERS/Stephane MaheEl ministro de Interior, Gerald Darmanin. REUTERS/Stephane Mahe

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas fallecidas y agradeció el trabajo de los servicios del Estado, especialmente los bomberos, en el siniestro.

“Mis condolencias a las familias de las víctimas fallecidas en el incendio de un edificio en Marsella. Gracias a los servicios del Estado, especialmente a los bomberos por su trabajo desde la mitad de la noche”, escribió Darmanin en su cuenta de Twitter.

“El incendio ha terminado. Los trabajos de evacuación y realojamiento de los habitantes han comenzado”, dijo la prefectura de Bouches-du-Rhône, sin poder precisar a cuántas personas afectan estos refugios y realojamientos.

(@saidahamada)(@saidahamada)

A última hora de la mañana francesa, las sábanas atadas de uno de los pisos más altos del edificio de diez plantas recordaban el drama que se vivió y los intentos de los habitantes por huir de las llamas.

Las familias que llevaban maletas y empujaban carros con sus pertenencias abandonaban el edificio en un ambiente de pesadez.

Una parte del edificio estaba habitada por inquilinos de un arrendador social, mientras que otra parte estaba ocupada, según la prefectura.

(Con información de EFE y AFP)