Una huelga de los conductores ferroviarios de Alemania en reclamo de un aumento salarial afectó fuertemente este miércoles todo el tráfico y dejó bloqueados a muchos viajeros que se desplazan en plenas vacaciones de verano.

La medida de fuerza de los trabajadoresla Deutsche Bahn, el operador ferroviario público alemán, comenzó el martes por la tarde con el transporte de mercancías y se extendió a toda la red nacional, incluyendo a los que transportaban pasajeros.

El paro está convocado hasta las 2 de la mañana del próximo viernes.

La huelga es seguida masivamente por los conductores del sindicato GDL, que votaron el 95% de la convocatoria a la movilización.

Según Deutsche Bahn, solo “el 25% de los trenes de larga distancia” circulaban el miércoles en el país, informó la agencia de noticias AFP.

En Berlín, la circulación de subte y el tranvía también se vieron afectadas en gran medida por la huelga.

El origen de la movilización fue el fracaso de las negociaciones salariales sobre el próximo convenio colectivo entre la dirección y el sindicato, principalmente en lo que concierne al aumento de salarios.

Propuesta insuficiente

La Deutsche Bahn, controlada a 100% por el Estado alemán, propuso un alza de 1,5% de los salarios a partir de enero de 2022, y luego de 1,7% desde marzo 2023.

Esa propuesta es considerada insuficiente por el sindicato, que exige un aumento salarial del 3,2% y un “bono por coronavirus” único de 600 euros.

El aumento consiste en el 1,4% desde 2021 y un alza de 1,8% en 2022.

Los conductores también denuncian una reducción de 50 euros mensuales en sus pensiones complementarias de jubilación.

Deutsche Bahn se vio duramente afectada desde el inicio de la pandemia y por las recientes inundaciones que destruyeron o dañaron numerosas vías de ferrocarril, con una pérdida de 5.700 millones de euros en 2020, algo inédito en su historia.

La empresa dijo que solo alrededor de una cuarta parte de sus trenes de larga distancia funcionarán el miércoles y jueves, con prioridad para las conexiones entre Berlín y ciudades del oeste, así como entre Hamburgo y Frankfurt.

La compañía instó a los pasajeros a abstenerse de viajes innecesarios y dijo que levantaría las restricciones relacionadas con el coronavirus para permitir que se reserven todos los asientos.

Muchos estados alemanes están de vacaciones en el verano boreal y los viajeros dependen en gran medida de los trenes para desplazarse.

Sin embargo, los clientes que ya hayan comprado pasajes para los próximos días, cuando es probable que el viaje en tren se detenga en Alemania, pueden solicitar reembolsos.

El sindicato GDL realizó nueve huelgas a nivel nacional en 2014 y 2015 para impulsar sus demandas.