Los efectivos Antinarcóticos, se dirigieron a un supuesto bunker. Tras el allanamiento secuestraron 260 gramos de cocaína, cartuchos de arma de fuego y dinero.

Las averiguaciones de los agentes de la División Microtráfico dieron resultados, supieron sobre un supuesto kiosco narco en el barrio Don Bosco. Ayer lo allanaron y lograron la detención de un empleado penitenciario. Tenía cocaína en su domicilio. Fue notificado de su aprehensión.

Los antinarcóticos llevaban a cabo recorridas investigativas por los distintos barrios de la ciudad, mediante entrevistas con distintas fuentes, supieron de una casa donde presumiblemente vendían estupefacientes. Solicitaron allanamiento a la fiscalía en turno.

Ayer por la tarde, alrededor de las 18, se dirigieron a la finca ubicada por la calle Ingeniero Schulz al 1700 aproximadamente. Con el mandamiento judicial, procedieron a realizar la búsqueda en el interior.

Hallaron un envoltorio con una sustancia blanca, tras realizar la prueba narco test, descubrieron que se trataba de 260 gramos de cocaína. Además, incautaron una tijera, un cúter, y un cuchillo con restos de la sustancia, una balanza de precisión, recortes de polietileno, y la suma de $185.430 pesos en efectivo. Todo esto fue secuestrado por guardar relación a la venta de estupefacientes.

Así también, secuestraron 50 cartuchos calibre 9 milímetros, y una motocicleta. El morador de 34 años resultó ser un empleado del Servicio Penitenciario Provincial, fue aprehendido por la causa Supuesta Infracción a la Ley de Estupefacientes N° 23737 a disposición de la Fiscalía Antidrogas N° 1.