El Jefe de la Policía del Chaco también estuvo presente en las diligencias que se realizaron en la ciudad de San Martín por la muerte de José Lago de 23 años, en medio de incidentes entre integrantes de la comunidad Qom y personal policial.

“Son circunstancias difíciles por las que hoy nos toca estar en General San Martín”, expresó el titular de la Jefatura de la Policía del Chaco Ariel Acuña, quien brindó detalles de lo que sucedió: “el hecho se inicia cerca de las 9 de la mañana por un llamado al 911, donde dan cuenta entre algún desorden o incidencia entre integrantes del barrio Los Silos, serían integrantes de los pueblos originarios”.

Según la versión oficial, “al lugar concurren dos patrulleros con cuatro empleados policiales, hacen una primera intervención que, lejos de calmar los ánimos y de culminar con el desorden, incita aún más a otros integrantes del barrio. Lo que produce, al verse superados, que los agentes se retiren”.

En funcionario policial agregó que, a partir de ese primer enfrentamiento y de versiones que trascendieron del hecho, los patrulleros se dirigieron “hacia la ruta pasando por el destacamento del barrio Los Silos y las personas los siguieron”. En ese momento, frente a la dependencia “agreden o son agredidos por el personal policial y hay un intercambio de disparos, según lo que se relata, y producto de estos incidentes aparece una persona herida que termina perdiendo la vida”.

Según relató, ese resultado “provocó el alzamiento de todo el barrio y de otras comunidades aborígenes, y la intervención de más policías y se genera una gresca generalizada que terina con la toma del destacamento”.

Detalló, además, que son “más de 15 los empleados con distintas lesiones, y hay más heridos de las comunidades” quienes ya recibieron asistencia médica.

“Vinimos para garantizar que la investigación sea transparente, que se haga justicia y para que, si hubo errores de parte de la policía, se investigue”, agregó.

En esta línea, confirmó que “hay nueve empleados policiales detenidos”, de los cuales “cuatro son los que intervinieron en el desorden y los otros cinco estaban de guardia. Se presume que alguno de estos nueve empleados haya efectuado el disparo utilizando su arma reglamentaria y produce la herida mortal del joven Lago”.