Audi mostró un concept car como los de antes, esos que de tan futuristas parecen que no van a llegar nunca a la calle. Sin embargo, aunque sus formas puedan llegar edulcoradas algún día a los concesionarios, las tecnologías que lo equipan están en el camino de lo que se supone es el futuro de la marca de los anillos.

Hablamos de la conducción autónoma, la electricidad como fuerza propulsora y un detalle muy llamativo: la distancia entre ejes variable. Esas son algunas de las características del Skysphere, un auto tan llamativo como sorprendente.

El Audi Skysphere es el último concept de la marca alemana.

Y no es todo, sino solo el primero de una serie de tres prototipos (los siguientes concept se llamarán Grandsphere y Urbansphere) que desarrollará la marca para mostrar, como si de un laboratorio sobre ruedas se tratara, dispositivos y adelantos de última generación que en algún momento decantarán a los modelos de calle.

Increíblemente el diseño del Skysphere está inspirado en el del Horch 853, un auto creado por esa marca, una de las cuatro que más tarde conformó Audi (por eso los cuatro anillos del logo), hace casi un siglo.

Tiene distancia entre ejes variable eléctricamente.

Algo de esa inspiración se puede advertir en el diseño de las llantas, así como en las proporciones con un largo capot. Además, los guardabarros se unen a los zócalos y posee dos plazas nada más.

Esta vez Audi no optó por la famosa tracción a las cuatro ruedas, a pesar de que la propulsión es eléctrica, sino que los 632 caballos de fuerza llegan únicamente a las ruedas traseras. Así y todo, las ruedas traseras son direccionales, lo que mejora el desempeño del modelo en algunas situaciones.

La autonomía declarada por el fabricante es de 500 kilómetros.

El Audi Skysphere adelanta cómo será el futuro de la marca de los anillos.

La variación en la distancia entre ejes es de hasta 25 cm. La variante corta es de 4,94 metros de largo, y está disponible para manejar el auto. En cambio la más extensa de 5,19 m solo lo está en modo autónomo. Tanto que no hacen falta ni volante ni pedales y estos se esconden.

Las puertas son de apertura tipo suicida y la iluminación por LED. Estos últimos cambian de color según el tipo de conducción elegida. La altura de la suspensión puede variar también de acuerdo a las necesidades.

Adentro reina un ambiente futurista, con materiales sofisticados y de elevada calidad, según destacan en la marca. Hay una pantalla de ¡1,45 metros de ancho! y 18 cm de alto donde se visualizan todas las funciones del auto.

Interior futurista.
Y espacio para llevar una bolsa de golf.