El nuevo Flying Spur Mulliner de Bentley es el primer vehículo electrificado que lleva la insignia de su división a medida. Pero eso no significa que no puedas conseguir uno con un buen V8 viejo, o ese motor W12 más potente. Talvez ese sea el caso de este nuevo vehículo, un auto que llegó precisamente para convencer a los gustos más exigentes, que de seguro será del agrado de muchos, pero que solo pocos podrán disfrutar.

El interior del auto

Revelado en la Monterey Car Week, el Flying Spur Mulliner es básicamente una versión aún más lujosa del sedán de lujo británico. Y como era de esperar con un Bentley que cuenta con la insignia de Mulliner, el interior ha recibido gran parte de su atención. Si bien cualquier Mulliner está altamente individualizado al realizar el pedido, cada Flying Spur Mulliner vendrá como estándar con “The Mulliner Driving Specification”, como parte de ocho combinaciones de tres colores. Esto incluye acolchado de diamantes para los asientos, con 712 puntadas para cada diamante del patrón. 

Bentley presentó el nuevo Flying Spur Mulliner

Parte de su exterior

El tema del diamante continúa, con un acabado pulido con diamante aplicado a las consolas central y trasera, rejillas de ventilación cromadas en forma de diana y un reloj Mulliner plateado cepillado. También obtienes nuevos gráficos Mulliner en las pantallas, un volante con calefacción y un techo corredizo panorámico.

Otro detalle que no se puede dejar a un lado es que el Flying Spur tiene mesas de picnic operadas eléctricamente para los pasajeros traseros. Para ese toque adicional de lujo, están tapizados en cuero y cuentan con un hueco para cualquier herramienta de escritura que elija el propietario.

Los detalles también se extienden al exterior, con una rejilla delantera Double Diamond convenientemente imponente y una rejilla inferior cromada a juego con las rejillas de ventilación de las alas de la marca Mulliner a medida y las tapas pintadas en Satin Silver para los espejos retrovisores. Las llantas son elementos exclusivos de 22 pulgadas, acabados en gris y cuentan con tapas centrales autonivelantes. Si tiene alguna duda de lo que está conduciendo al caer la noche, el Flying B se puede iluminar, o si desea volar de incógnito, se puede retraer por completo. El Mulliner también agrega detalles como tapas de combustible y aceite de joya.

Bentley presentó el nuevo Flying Spur Mulliner

Además, notamos que su capó es alargado, y tiene una línea central que se empareja con la esfinge propia de la marca que se levanta justo en el centro. La parrilla del auto es completamente nueva, con detalles en plata, y le genera un toque de finura muy especial. Las luces nocturnas y las diurnas cuentan con la avanzada tecnología LED. El paragolpes tiene una rejilla de gran tamaño en color plata que sirve como entrada de aire para mantener la temperatura del motor en óptimas condiciones.

No pasa desapercibido la línea o platina en la zona baja de las puertas. Las cerraduras vienen del mismo color de la carrocería, y las carcasas de los espejos se combinan con el color negro. Hay un detalle que figura como una especie de rejilla en la parte trasera del guardafango delantero.

Bentley presentó el nuevo Flying Spur Mulliner

Por detrás Bentley no perdió ni un solo detalle ejecutivo, por lo que notamos las luces de freno o stop con la avanzada tecnología LED. La platina se mantiene en el paragolpes. Hay dos salidas de escape.

Bentley presentó el nuevo Flying Spur Mulliner

Las cualidades mecánicas del coche

En cuanto a las especificaciones, el nuevo híbrido V6 es el más lento del grupo, pero no por mucho. Acelera desde cero a los cien kilómetros por hora en unos 4.3 segundos con una velocidad máxima de 285 kilómetro por hora. Cuando está equipado con el V8 biturbo de 4.0 litros, el Flying Spur Mulliner alcanza una velocidad máxima de 318 kilómetros por hora.