A instancias de la fiscal Andrea Langelloti, la jueza Ana María Rubio, de General San Martín, dispuso la detención de la dirigente social indígena Vanesa López y allanamientos en sus domicilios.

La orden fue librada en el marco de la causa en la que se la investiga por el desvío de toneladas de mercadería entregadas por el Ministerio de Desarrollo Social, destinada a familias del Gran Toba, hacia un supermercado de Las Garcitas el último jueves.

Para ejecutar la medida libró exhorto a la jueza de Resistencia Rosalía Zózzoli, que instruyó a la Policía.

Se supo que López no pudo ser hallada en ninguno de los allanamientos y que el operativo para detenerla aún no había tenido éxito, aunque el resultado sería inminente.

Llamativamente, el domingo por la mañana la dirigente, junto a otras personas, se manifestó frente a la Casa de Gobierno exigiendo ser recibidas por el mismo gobernador Jorge Capitanich: “No aceptamos intermediarios”, dijo.