Signal, la aplicación de comunicación encriptada, cuenta con varias herramientas enfocadas en la privacidad. Una de aquellas es la configuración de chats con mensajes que desaparecen.

Potenciando aquella característica, la aplicación de mensajería ahora permite configurar por defecto, para cada conversación nueva, la posibilidad de que los mensajes se autodestruyan tras el transcurso de un período determinado.

 

Signal ahora permite configurar por defecto la eliminación de mensajes en nuevas conversaciones

La función de “mensajes que desaparecen” en Signal, se encuentra presente en la app desde 2016, según reseñan en el blog de la misma plataforma. La dinámica de la función introducida por aquel entonces se basa en el uso de un temporizador, configurado puntualmente para cada chat en el que se quiera habilitar, desde cinco segundos hasta una semana.

Aunque es efectiva, la configuración de esta característica no es práctica si el uso de esta aplicación se funda principalmente en el resguardo de la privacidad de la información compartida. Para facilitar la dinámica, ahora Signal permite ajustar esta función por defecto en cada conversación nueva.

Para realizar esta configuración, es necesario entrar a los ajustes de la aplicación de Signal. En el apartado de privacidad, señalado con un icono de candado, ahora aparece una nueva sección que se llama «tiempo de desaparición de mensajes en chats nuevos», donde se puede habilitar y personalizar este indicador.

Salvo por el transversal alcance de este nuevo modo, su funcionamiento es similar a lo conocido desde antes dentro de Signal. Junto con las duraciones preestablecidas que la aplicación sugiere al momento de iniciar estas configuraciones, ahora es posible también definir un rango temporal personalizado.

El uso de este nuevo modo de configuración puede aplicarse incluso en el espacio Note To Self, como si se tratara de un portapapeles temporal.

Desde Signal reconocen que esta función no garantiza una absoluta privacidad de los mensajes, pues existen vías para duplicarlos de una u otra forma. Sin embargo, más allá de aquel propósito, esta característica puede facilitar la gestión del espacio dentro de un dispositivo limitado.

“A medida que las normas sobre cómo las personas se conectan han cambiado, gran parte de la comunicación que antes se llevaba a cabo a través de cafeterías, bares y parques ahora se lleva a cabo a través de dispositivos digitales. Un efecto secundario de este cambio de lo analógico a lo digital es el cambio conjunto de lo efímero a lo eterno: las palabras que antes se hablaban transitoriamente ahora –la mayoría de las veces– son datos almacenados para siempre”, comentaron desde Signal al comienzo del anuncio de esta actualización, que se acopla con una función en tendencia, presente en otras plataformas como WhatsAppInstagram y Facebook, pero con diferencias en el modo que se plantean.