La idea de que el coronavirus terminaría cuando gran parte de la población estuviera vacunada parece cada vez más lejana. Las opciones parecen claras: convivir con el virus o limitar los eventos masivos y la concentración de gente en lugares cerrados, al menos mientras las vacunas no logren detener los contagios.

 

“Los eventos masivos no me gustan. Creo que todo el mundo -vacunados o no- tiene que seguir usando barbijo bastante tiempo más. No porque me permitan ir a un evento masivo voy “, explicó Luis Camera, médico clínico (Matrícula 51995) y secretario de la Sociedad Argentina de Medicina.

 

Camera cree que la cepa delta podría ser “el tapón de la pandemia”y el “principio de la endemia”. ¿Qué significa? Qué el coronavirus podría “quedarse en forma permanente”, pero como uno de los virus que circula estacionalmente, al igual que la gripe. “Son virus que están siempre, no es que se van”, explicó.

 

Cerca del 30% de la población mundial recibió al menos una dosis de la vacuna contra la Covid-19, un número aún muy bajo para pensar en el fin de la pandemia. Se sabe que si continúan los contagios el virus muta y crea nuevas cepas que pueden ser más difíciles de contrarrestar con los desarrollos actuales.

La facilidad de la cepa Delta para contagiar a vacunados, incluso con el esquema completo, ha generado nuevos brotes en países con alta tasa de inoculados. La persistencia del virus abrió un debate en Estados Unidos sobre la imposibilidad de volver a la vida prepandemia, aún con altas tasas de inmunizados.

De hecho, la facilidad de la cepa Delta para contagiar a vacunados, incluso con el esquema completo, ha generado nuevos brotes en países con alta tasa de inoculados. Si bien en general no se dan casos graves entre vacunados, la persistencia del virus y los contagios abrió un debate en Estados Unidos sobre la imposibilidad de volver a la vida prepandemia.

 

“En el hemisferio norte en algún momento se van a dar cuenta de que no pueden contenerlo y van llegar un acuerdo para reconstruir un sistema lo más parecido posible a la vieja normalidad pero con más cuidados. Es posible que el virus se quede en Sudamérica un tiempo. Todo depende del número de vacunados. Esperaría para aplicar la tercera dosis a que bolsones de Asia, África y Sudamérica hayan llegado a las dos dosis. Tener mucha gente vacunada en algunos países no va servir si en otros vacunan poco y nada”, considera Cámara.

El 17 de Agosto una multitud asistió en el arena The 02 a un show gratuito de Primal Scream  para los miembros del British National Health Service (NHS).

 

“Va a ser difícil de contenerlo. Como la vacunación avanza y el virus contagia, va a tener menos receptores. Va a ser el comienzo de la endemia y va a generar menos daño. ¿Cuánto tiempo puede durar? No se sabe Pero es probable que el año que viene siga circulando la delta o una variante similar”, agregó Camera, que integra el equipo de clínica médica del Hospital Italiano.

 

Frente a la penetración del virus en vacunados, aarios países comenzaron a restringir los eventos masivos y la concentración de personas en lugares cerrados. La región de Cataluña incluso obliga a las personas que participen de reuniones de más de 500 personas a presentar un test negativo o carnet de vacunación completa. Y prohibe que este tipo de reuniones se realice en lugares cerrados.

En China, Australia, Nueva Zelanda y Corea del Sur, se han vuelto a imponer fuertes restricciones, incluso para acceder a teatros y restaurantes con aforo limitado.

 

En Inglaterra los lugares de esparcimiento nocturno solo recuperaron el 20% de la recaudación pre-pandemia y según una encuesta publicada por YouGov una de cuatro personas se siente “incómoda” al participar en eventos como recitales o festivales.

Las únicas enfermedades que afectan a animales y humanos que pudieron ser erradicadas son la viruela y la peste bovina, extintas tras campañas masivas de vacunación.

 

¿Qué implica el fin de la pandemia? “Si podemos bajar el número de muertes a un cierto nivel y retomar nuestras vidas normalmente, se podría decir que la pandemia ha ‘finalizado'”, consideró Jagpreet Chhatwal, especialista del Massachusetts General Hospital.

 

“Hasta que este virus no se haya controlado o se encuentre más limitado globalmente, la pandemia no va a desaparecer”, agregó Rachael Piltch-Loeb, investigadora de la Harvard T.H. Chan School of Public Health.

 

Las únicas enfermedades que afectan a animales y humanos que pudieron ser erradicadas son la viruela y la peste bovina, extintas tras campañas masivas de vacunación. Algunos expertos creen que la mejor manera de terminar con la enfermedad es ralentizar los contagios y poder controlar los efectos. Pero la regla es que subsistan y no desaparezcan.