La Sociedad Argentina de Reumatología (SAR) y la Sociedad Argentina de Psoriasis (SOARPSO) junto a la Asociación para el Enfermo de Psoriasis y Artritis Psoriásica (AEPSO) llevarán a cabo una campaña de detección gratuita de enfermedad psoriásica con el objetivo de concientizar, prevenir y mejorar el diagnóstico temprano.

Del 6 al 12 de septiembre, quienes identifiquen síntomas de la enfermedad podrán solicitar un turno gratuito con especialistas en reumatología y dermatología de diversos puntos del país llamando al 0800 22 23776 (AEPSO) de lunes a viernes, de 09.00 a 16.00 horas o a través de la web: www.aepso.org. La atención efectiva será del 13 al 26 de septiembre.

Se estima que 3 de cada 10 personas con psoriasis también podrían desarrollar inflamación y dolor en las articulaciones, lo que se denomina “artritis psoriásica”, una afección que tiene que ser tratada por reumatólogos.

“En la psoriasis, el dolor y la picazón que producen las lesiones cutáneas son dos de los principales síntomas más persistentes y visibles. Sin embargo, al ser inflamatoria, sistémica, crónica y autoinmune, se asocia a múltiples comorbilidades: enfermedades que aparecen en conjunto, comparten un mecanismo y requieren de una atención multidisciplinaria. Por ello, se ha decidido denominar enfermedad psoriásica a todo ese gran grupo de afecciones asociadas y que son parte de una misma enfermedad, en especial, la artritis psoriásica”, explicó a Con Bienestar. Cristina Echeverría (M.N. 87.398), Presidenta de SOARPSO.

La enfermedad psoriásica afecta diferentes órganos, la piel, con las características lesiones descamativas, las articulaciones periféricas (rodilllas, tobillos, manos, pies), los tendones, la columna y vértebras sacroilíacas y además tiene estrecha relación con aumento de riesgo cardiovascular, hiperuricemia y obesidad. Es un proceso inflamatorio generalizado que, de no tratarse a tiempo, desencadena discapacidad e interfiere con las actividades de la vida cotidiana.

En esta patología, dermatólogos y reumatólogos deben ir de la mano para combatir la enfermedad. Y es que más del 80% de los pacientes que van a una consulta de reumatología y se diagnostican de artritis psoriásica ya tienen psoriasis.

“Se debe derivar de manera temprana al reumatólogo a aquellos pacientes que lo requieran para garantizar un diagnóstico precoz y un tratamiento oportuno de la enfermedad. Esto permite evitar daños asociados como deformaciones y/o discapacidad” indicó la Dra. María Celina de la Vega (M.N. 89.104), Presidenta de la Sociedad Argentina de Reumatología.

Existen muchas personas subdiagnosticadas y eso conlleva muchos riesgos. Es fundamental el diagnóstico y el tratamiento para el control de la enfermedad y, por lo tanto, de sus posibles consecuencias.

Cuando el diagnóstico se retrasa más allá de seis meses, el paciente tiene un riesgo muy alto de desarrollar daño en las estructuras articulares y de tener un deterioro serio de la función física y la calidad de vida.