Distintas cooperativas de trabajadores dedicadas a la pesca artesanal y nucleadas en el Movimiento Popular (MP) La Dignidad, realizaron este miércoles con “un absoluto éxito de ventas” un nuevo “pescadazo” en la Plaza Congreso, donde se ofrecieron en una feria distintas variedades de productos fluviales a precios populares, informaron voceros del sector.

“Realmente fue un éxito total, hemos vendido más de tres toneladas de pescado a precios populares y hemos tenido una contundente respuesta de los vecinos que aceptaron la venta de nuestro trabajo”, informó a Télam José Ramírez, presidente de la cooperativa Trabajadores del Río de la provincia de Santa Fe.

En ese sentido, el dirigente explicó los objetivos de los “pescadazos” pasan por “visibilizar lo que ocurre con la gran bajante del Río Paraná y cómo afecta a los trabajadores de la pesca artesanal”.

“Los frigoríficos nos pagan entre 12 y 15 pesos el kilo de pescado, cuando ellos lo venden a entre 8 y 9 dólares” se quejó un manifestante

“El gobierno nacional declaró la emergencia hídrica y eso está bien, pero necesitamos una ayuda económica para el sector que nos permita afrontar esta situación. Si bien la provincia de Santa Fe se comprometió a pagar un subsidio de 15 mil pesos mensuales, la realidad es que no nos alcanza para seguir manteniendo a nuestras familias”, explicó Ramírez a esta agencia.

De la protesta, que comenzó esta mañana a las 8 frente al Congreso Nacional, participaron además cooperativistas de la pesca artesanal de San Pedro, Baradero, Villa Constitución y Villa Gobernador Gálvez, quienes ofrecieron el kilogramo de pescado a precios populares y lograron agotar las ventas.

“Estamos necesitando el apoyo de los organismos del Estado. La histórica bajante del Río Paraná, sumada a la falta de legislación para el sector que se agravó durante los cuatro años de gobierno de (Mauricio) Macri, hacen que estemos viviendo una situación de asfixia económica“, describió Ramírez.

los objetivos de los "pescadazos" pasan por "visibilizar lo que ocurre con la gran bajante del Río Paraná y cómo afecta a los trabajadores de la pesca artesanal" explicaron los puesteros.

los objetivos de los “pescadazos” pasan por “visibilizar lo que ocurre con la gran bajante del Río Paraná y cómo afecta a los trabajadores de la pesca artesanal” explicaron los puesteros.

En ese sentido, el vocero recordó que durante los años del macrismo “los pequeños productores, los pescadores artesanales, fuimos abandonados por la política, una crisis que se profundizó con la aparición de la pandemia de Covid-19”.

“Es necesario que se instrumenten de inmediato políticas públicas que contemplen las necesidades de los pescadores artesanales, ya que esta situación no solo afecta al presente, sino que tendrá graves consecuencias en los próximos dos años”, alertó.

Entre los productos, los pescadores artesanales se ofrecerán sábalo y bagre a 150 pesos el kilogramo, el kilogramo de patí a 180 pesos, la boga 240 pesos el kilo y el dorado a 150 pesos el kg, informaron a Télam voceros del MP La Dignidad.

Los pescadores explicaron que sufren un contexto general agravado por la crisis ambiental que provoca la bajante del Paraná

Daniel Machado, integrante de una cooperativa de pescado de Villa Constitución, agregó: “Otra problemática que tenemos es que los grandes frigoríficos nos pagan a nosotros entre 12 y 15 pesos el kilo de pescado, cuando ellos lo venden a entre 8 y 9 dólares”.

Por último, Ariel Corbera, otro trabajador del sector remarcó que “la bajante del río es realmente muy preocupante”, y consignó que actualmente “está 26 centímetros por debajo del nivel del mar, y se calcula que esta situación se va a mantener hasta el año que viene”.

El titular de la organización política y social “Los Pibes” y secretario de Derechos Humanos de la UTEP, Ángel Lito Borello, -quien se acercó esta mañana a la feria de los pescadores artesanales-, opinó que es “imprescindible la asistencia económica a este sector productivo” del litoral del Paraná.

“Los pescadores sufren un contexto general que afecta a los trabajadores de la Economía Popular y padecen las consecuencias de la crisis ambiental que provoca esta bajante. Es algo que pone en riesgo su fuente de trabajo y la soberanía alimentaria”, remarcó Borello, en declaraciones a Télam.

El dirigente de la UTEP sostuvo además que “es urgente desarrollar políticas para este sector. Es necesario desarrollar una estrategia de comercio de cercanía en las mismas localidades y regiones donde los pescadores trabajan”.

“Esto permitiría trabajo, precios justos para pescadores y consumidores eliminando intermediarios, y fortalecería el aporte de la actividad a la soberanía alimentaria y la sustentabilidad ambiental en el Paraná”, subrayó.