La secretaria de Prevención y Promoción de la Salud de Córdoba, Gabriela Barbás, sostuvo que “por el momento no se está visualizando una transmisión comunitaria” de la variante Delta de coronavirus en la provincia e indicó que son más de 800 personas las que se encuentran en aislamiento preventivo a raíz de los 19 casos confirmados de esa variante en el distrito.

La funcionaria detalló, en declaraciones formuladas a la emisora LV3, que son 16 casos positivos miembros de la familia del hombre que ingresó proveniente de Perú el 19 de julio pasado, dos correspondientes a contactos estrechos, y una mujer de la ciudad cordobesa de San Francisco que arribó el martes de la semana pasada, es decir 19 en total.

“Al tratarse claramente de un cluster familiar” asociado al primer positivo, Barbás consideró que “no hay indicios de transmisión comunitaria”.

No obstante, dijo que “sería utópico pensar que la variante Delta no va a entrar y no va a circular”, tras lo cual subrayó que, por ese motivo, “es muy importante avanzar en la vacunación y también en completar el esquema de inmunización“.

La funcionaria dijo que se mantiene en aislamiento preventivo a más de 800 personas, que corresponden a contactos estrechos, contactos de contactos y de burbujas escolares que estuvieron en relación con los casos estrechos.

Barbás indicó que este lunes retornan a la normalidad las clases en las escuelas con burbujas comprometidas, al afirmar que “no se detectaron dispersión del virus” en esas comunidades educativas, por lo tanto sólo continuarán en aislamiento las burbujas que tuvieron contacto con los positivos.

Mientras tanto, el denominado ‘caso positivo cero’ que generó el brote intrafamiliar, el hombre de 62 años, permanece internado desde el sábado último en la terapia intensiva del hospital Rawson en la ciudad de Córdoba por “insuficiencia respiratoria causada por neumonía bilateral grave”, informó el director de ese centro de salud, Miguel Díaz, y añadió que no está vacunado.

La otra persona internada es la mujer de la localidad de San Francisco que se encuentran en “buen estado de salud”, manifestó Barbás.

Por otra parte, la Unidad Fiscal de Emergencia (UFES), el pasado jueves, resolvió detener e imputar a cinco personas, una de ellas el viajero internado que causó el brote al violar el aislamiento, por infringir las normas sanitarias establecidas en los artículos 202 y 205 del Código Penal, que establecen penas de entre 3 y 15 años de prisión.