Se sabe que, cuando la diabetes comienza a padecerse a edades tempranas, trae complicaciones a la salud a lo largo de toda la vida. Quien convive con esa enfermedad metabólica sabrá que debe cuidar y controlar su salud renal, cardiovascular, ocular. Sin embargo, las asociaciones entre diabetes y demencia no estaban del todo claras.

Hasta ahora, que un nuevo estudio colaborativo realizado por científicos del Instituto Francés de Investigaciones Médicas y Sanitarias (INSERM); la Universidad de Padua, Italia; la Universidad de Budapest, en Hungría; y la Universidad de Maastricht, en los Países Bajos, entre otros, hizo hincapié en las consecuencias que esa patología puede tener en el cerebro.

Una investigación publicada en la revista especializada JAMA encontró que la diabetes tipo 2 está relacionada con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia más adelante en la vida, y cuanto más joven es la edad a la que se diagnostica la diabetes, mayor es el riesgo.

Los hallazgos son especialmente preocupantes dada la prevalencia de diabetes entre los adultos y las crecientes tasas de diabetes entre los más jóvenes. Una vez conocida como “diabetes de inicio en la edad adulta” para distinguirla de la enfermedad de tipo 1 de “inicio juvenil” relacionada con el sistema inmunológico que comienza en la niñez, la diabetes de tipo 2 se observa en personas cada vez más jóvenes, en gran parte ligada a tasas crecientes de obesidad.

Según estimaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), más de 34 millones de adultos estadounidenses tienen diabetes tipo 2, incluida más de una cuarta parte de los mayores de 65 años. Aproximadamente el 17,5% de las personas de 45 a 64 años tienen la enfermedad de tipo 2, al igual que el 4% de las personas de 18 a 44 años.

Se desconoce por qué la diabetes estaría relacionada con la demenciaSe desconoce por qué la diabetes estaría relacionada con la demencia

Silvio Inzucchi es director del Centro de Diabetes de Yale y consideró que “este es un estudio importante desde una perspectiva de salud pública”. Y si bien no participó en la investigación, destacó que “las complicaciones de la diabetes son numerosas, pero los efectos cerebrales no están bien estudiados. La diabetes tipo 2 ahora se diagnostica en niños y, al mismo tiempo, hay una población que envejece”.

Para el nuevo estudio, los investigadores británicos rastrearon los diagnósticos de diabetes entre 10.095 hombres y mujeres que tenían entre 35 y 55 años al inicio del proyecto, en 1985 a 1988, y libres de la enfermedad en ese momento.

Los siguieron con exámenes clínicos cada cuatro o cinco años hasta 2019. En cada examen, los investigadores tomaron muestras de sangre para evaluar los niveles de glucosa en ayunas, una medida utilizada para detectar la diabetes, y registraron los casos de enfermedad tipo 2 autoinformados y diagnosticados por el médico, según publicó The New York Times.

Los investigadores también determinaron los casos de demencia utilizando bases de datos del gobierno británico: durante un seguimiento promedio de 32 años, registraron 1.710 casos de diabetes tipo 2 y 639 de demencia.

La diabetes de tipo 2 se observa en personas cada vez más jóvenes, en gran parte ligada a tasas crecientes de obesidad (Getty) La diabetes de tipo 2 se observa en personas cada vez más jóvenes, en gran parte ligada a tasas crecientes de obesidad (Getty)

Calcularon, así, que cada aparición de diabetes cinco años antes era asociada con un aumento del 24% en el riesgo de demencia. Para ejemplificar, en comparación con una persona sin diabetes, una persona de 70 años diagnosticada con diabetes tipo 2 menos de cinco años antes tenía un 11% más de riesgo de demencia. Pero un diagnóstico a los 65 años se asoció con un 53% más de riesgo de demencia posterior, y un diagnóstico a los 60 años con un 77% más de riesgo. En tanto, una persona diagnosticada con tipo 2 entre los 55 y 59 años tenía más del doble de riesgo de demencia en la vejez en comparación con una persona del mismo grupo de edad sin diabetes.

Si bien el estudio fue observacional, por lo que no puede establecerse una relación causa-efecto entre diabetes y demencia, los investigadores remarcaron el hecho de que fuera de larga duración e integrado por una gran población de estudio. Asimismo, controlaron muchos factores que afectan el riesgo de demencia, incluida la raza, la educación, las afecciones cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, el tabaquismo y la actividad física. Y hallaron que persistió el vínculo entre la diabetes y la demencia.

Se desconoce por qué la diabetes estaría relacionada con la demencia. “Podemos especular sobre los mecanismos”, destacó la autora principal del estudio, Archana Singh-Manoux, profesora de investigación del INSERM, el Instituto Nacional de Salud Francés. “Vivir mucho tiempo con diabetes y tener eventos hipoglucémicos es dañino, y la diabetes también tiene efectos neurotóxicos -explicó-. El cerebro usa enormes cantidades de glucosa, por lo que con la resistencia a la insulina, la forma en que el cerebro usa la glucosa puede verse alterada en personas con diabetes tipo 2”.