En distintos puntos del río Paraná, la Prefectura Naval Argentina y la Dirección de Recursos Naturales llevaron a cabo operativos durante el fin de semana, en el marco de la prohibición de pesca por la bajante extraordinaria del río Paraná.

Según se informó, secuestraron más de 110 piezas en variedad de pescados así como equipos de pesca, valuados en más de 900.000 pesos, entre los que mencionaron cañas, reels y hasta un arma de fuego.

Fue en jurisdicción de la Prefectura de Zona Paraná Superior y Paraguay, y entre las especies había dorados, bogas, sábalos, moncholos y bagres, muchos de ellos de pequeño porte.

Los infractores fueron demorados, acusados por la Dirección de Recursos Naturales por sacrificar especies ícticas.

En cuento al detalle de los elementos incautados, se trata de una escopeta, 30 cañas, 30 reels, 4 mallones, 2 espineles y más de 50 anzuelos a los infractores.

Uno de los operativos con mayor presencia de infractores fue en la zona conocida como Piracuá, limítrofe entre Corrientes y Santa Fe, donde requisaron 32 embarcaciones, 27 de las cuales no contaban con licencia de pesca ni documentación reglamentaria que exige PNA.

Las fiscalizaciones se llevaron a cabo en distintas dependencias jurisdiccionales de la fuerza naval con asiento en Corrientes, Empedrado, Paso de la Patria, Barranqueras, Isla del Cerrito, Goya y Pilcomayo, detallaron.