Si un Corvette C8 estándar no es suficiente para ti, entonces la última creación de Lingenfelter podría ser lo que necesitas. El automóvil recibe el nombre de Corvette Cunningham C8 del 60 ° aniversario y ha sido construido para conmemorar al Corvette número 3 que ganó su clase en las 24 Horas de Le Mans de 1960. Se trata de un coche superdeportivo realmente atractivo, que cuenta con todos los detalles para convertirse en uno de los favoritos del público seguidor de estos autos.

Parte de su exterior

Es digno de mención que se han realizado varios cambios en el exterior del automóvil, comenzando con la parte delantera donde hay acentos rojos y franjas de carreras azul oscuro. Cada uno de los 60 ejemplos destinados a la producción se basa en el paquete de acabado 3LT C8 y también incluye el paquete aerodinámico disponible con un divisor frontal pronunciado y faldones laterales. 

Corvette Cunningham C8 del 60 aniversario

Desde que vemos su frontal podemos percibir toda su belleza, y que además no solo luce deportivo, sino como un verdadero e intimidante auto de competición. El capó es alargado, con una línea de color negro en el centro. Las ópticas están dentro de una capa de cristal afilada, con luces diurnas en “L” y potentes faros nocturnos. En el centro observamos el eslogan del fabricante. A los lados del paragolpes tenemos dos entradas de aire de color negro, con franjas de color rojo que se unen a la entrada de aire a nivel central que mantienen el motor en óptimas condiciones de temperatura. Hay un labio inferior que contribuye con su aerodinámica y viene acompañado con alerones a los lados.

A los lados del coche tenemos unas llantas o rines de aleación de color plata con un excelente sistema de frenos que se compone por unos discos y pinzas en las cuatro ruedas. En la parte inferior de las puertas también encontramos unos alerones totalmente aerodinámicos. También tenemos unas entradas de aire detrás de las puertas que van directo al motor para optimizar la temperatura. Las cerraduras de las puertas están camufajeadas. Las carcasas de los espejos se combinan con el color negro y el negro. Hay unas entradas de aire de pequeño tamaño justo detrás de las puertas en la zona alta.

Para completar los cambios visuales, se encuentra un gran alerón trasero en forma de cuello de cisne con un ‘3’ en los endplates como un guiño al auto de carreras de 1960 Le Man. Esta pieza realmente mejora sutilmente las sensaciones al conducir. Las luces de freno o stop vienen con la avanzada tecnología LED. En la zona central tenemos otra luz de freno en LED. Llaman poderosamente la atención las salidas de aire a los lados del paragolpes en rejilla de color negro con bordes en color rojo. Hay cuatro salidas de escape en la zona baja y un difusor central. El Lingenfelter 60th Anniversary Cunningham C8 Corvette también tiene una gran cantidad de insignias únicas.

Corvette Cunningham C8 del 60 aniversario

Las cualidades motoras

En términos de rendimiento, Lingenfelter ha instalado un nuevo colector de admisión de fibra de carbono, cabezales Corsa y un nuevo sistema de escape. El automóvil también tiene un cuerpo de acelerador mejorado de 95 mm y frenos Alcon / RB mejorados tanto en la parte delantera como en la trasera. En total, la creación de Lingenfelter produce unos interesantes 600 caballos de poder, un salto impresionante sobre los 495 caballos de fuerza de un C8 Corvette Stingray estándar.

Corvette Cunningham C8 del 60 aniversario

Parte de su habitáculo

Se han realizado algunos ajustes menores en el interior, incluidos los asientos con la marca Cunningham y los umbrales laterales exclusivos. El volante sigue siendo multifuncional con diferentes botones para el control de las diferentes aplicaciones y sistemas del auto. Hay detalles en color plata en diversos puntos del habitáculo.

Corvette Cunningham C8 del 60 aniversario

El precio de esta edición limitada

Para culminar es digno de mención que solo habrá unos 60 ejemplares que se están construyendo tiene un precio inicial de 159.995 dólares americanos.