Hace dos meses, las personas encargadas de hacer la limpieza de la Catedral de Cafayate descubrieron que el Niño Jesús tenía marcas de lágrimas, aparentemente vertidas de uno de sus ojos.

Ellas alertaron de lo que vieron al cura párroco y, desde ese momento, en la iglesia resguardan la imagen en una urna de vidrio.

La foto del Niño Jesús con marcas de lágrimas se hizo viral en los últimos días, lo que conmovió a la comunidad católica de Salta, en especial a los devotos del Señor y la Virgen del Milagro. Es que, este mes se celebra en la provincia vecina la fiesta religiosa más convocante en la sociedad salteña, por lo que la imagen inmediatamente se relacionó a un milagro.

Es más, el párroco de la catedral, Walter Gonza, dijo al medio local Noticias del Valle: “estamos en presencia de un posible milagro y en un ambiente amoroso entre nosotros”.

Además, “podría ser un mensaje de que tenemos que cambiar un poco”, agregó el sacerdote.