El Frente de Todos comenzó a definir los nombres que integrarán las listas de diputados porteños y no hay grandes sorpresas. Encabezará Leandro Santoro y Alberto Fernández busca que Cecilia Nicolini ocupe el segundo lugar, pero por el momento la asesora presidencial resiste la postulación.

En el peronismo piensan que lo más probable es que ingresen 3 diputados, tal como sucedió en las elecciones de 2017, aunque el hecho de que el radicalismo se presente bajo el paraguas de Cambiemos le abre las puertas a un cuarto legislador nacional.

Como explicó LPO en marzo, Santoro es quien tiene más consenso dentro del Frente de Todos, sobre todo porque Matías Lammens prefiere continuar en el Ministerio de Turismo. El funcionario aclaró que dejaría la cartera solamente a pedido del Presidente, algo que al parecer no ocurrió. Es un misterio si el ex presidente de San Lorenzo podrá colocar algún candidato propio en las listas.

Con los nombres definidos, la pelea en la Ciudad pasó al cuarto lugar de la lista

Para el segundo lugar, una fuente al tanto de las negociaciones porteñas también mencionó a Gabriela Cerruti a pesar de que la propia diputada había anunciado que no buscaría reelegir.

El número tres sería para Carlos Heller, otro de los que tiene posibilidad de retener su banca. El cuarto puesto podría ser para Lorena Pokoik, actual legisladora que tras dos mandatos no tiene chances de repetir en el parlamento capitalino y tiene el apoyo de Máximo Kirchner.

Para el quinto puesto hay quienes piensan en Claudio Lozano, aunque parece improbable que deje su cargo en el Banco Nación. Matías Tombolini también tiene posibilidades, sobre todo para contraponerlo con Martín Tetaz, segundo postulante en la lista de Cambiemos. “Es un chupetín de plástico”, dijeron desde el peronismo porteño sobre ese lugar en la lista con escasas chances materializarse en una banca.

María Rosa Muíños, de la pata peronista que lidera su compañero Juan Manuel Olmos, podría ir sexta, pero cerca del asesor presidencial prefieren conservar su influencia en la Legislatura y no miran con demasiado interés el Congreso. Muíños tampoco tiene posibilidad de reelegir y su destino podría estar en el gobierno nacional.