Es sabido que en la mayoría de desastres naturales o catástrofes siempre quedan pérdidas materiales, así como también personas fallecidas y sobrevivientes, algunos de los cuales pudieran haber quedado atrapados entre los escombros de una vivienda o edificación cuya estructura haya colapsado.

Es ahí donde cada minuto por encontrarlos cuenta. En ese sentido, los drones han resultado una adición de mucha utilidad en esta tarea gracias a su capacidad para inspeccionar zonas extensas respecto del personal de rescate en tierra.

 

Así también un dron puede sobrevolar en áreas que resulten inaccesibles para los equipos de rescate, ampliando con ello las posibilidades de encontrar sobrevivientes y acelerar su rescate.

En un intento por ampliar el potencial de estos aparatos durante las labores de búsqueda y rescate en siniestros, un equipo liderado por Macarena Varela se ha dado a la tarea de dotar a un dron con micrófonos y un sofisticado sistema de procesamiento de audio que sea capaz de detectar la voz de personas que puedan estar atrapados en el lugar del siniestro.

Macarena Varela es una investigadora del Instituto Fraunhofer de Comunicación, Procesamiento de la Información y Ergonomía (Fraunhofer FKIE) en Alemania, quien realizó hace poco la presentación de este proyecto durante un congreso virtual organizado por la Acoustical Society of America (ASA).

En lo que concierne al funcionamiento del sistema acústico del dron, este se encarga de procesar todos los sonidos que se generen en el lugar del desastre a fin de filtrarlos y descartar aquellos que no sean relevantes, entre estos el del propio dron. De esta manera el aparato solo se centrará en sonidos que puedan estar siendo emitidos por algún ser humano que se encuentre oculto entre los escombros o pueda estar desaparecido en algún lugar natural como un bosque o la montaña.

Además de detectar el sonido el dron también será capaz de establecer la dirección precisa de la cual este proviene. Gracias a esto los equipos de rescate podrán obtener las coordenadas y dirigirse directamente hacia la fuente desde la cual es emitido el sonido humano.

Durante una prueba realizada con el dron Varela y sus colegas pudieron ser testigos de la efectividad que este aparato demostró al detectar sonidos específicos por encima del emitido por el propio aparato durante su funcionamiento.

Cabe destacar que Varela junto a su equipo poseen una vasta experiencia en todo lo que se refiere al filtrado de ruidos generados por diferentes fuentes como helicópteros, vehículos terrestres o el viento.

Así también, se realizaron una gran cantidad de nuevas pruebas con el dron en un campo abierto en las cuales los propios miembros del equipo participaron haciendo diferentes tipos de sonidos a fin de comprobar la efectividad del aparato para detectarlos.

A pesar del buen desempeño mostrado por el dron en estas pruebas los investigadores quieren incorporar un micrófono de mayor fidelidad a fin de ampliar el espectro de detección y poder cubrir así espacios de mayor tamaño.