Connect with us

ECONOMÍA

Mercados: los bonos extienden la recuperación mientras Wall Street se afianza en máximos de dos meses

Publicado

on

Lo principales indicadores de las bolsas de Nueva York se acomodan en su rango más alto en dos meses y medio. El Dow Jones de Industriales gana este miércoles un leve 0,3% y se mantiene sobre los 25.000 puntos, en su mejor registro desde el 9 de marzo pasado.

Con esa tónica en el exterior, continúan las apuestas por la posibilidad de un acuerdo del Gobierno argentino con sus acreedores de bonos en dólares. Los títulos públicos mejoran un 2% en promedio, aunque los papeles emitidos con legislación de Nueva York operan neutros.

 Los bonos argentinos en dólares promedian una ganancia de 30% en el transcurso de mayo

Los títulos públicos extendieron “la tendencia alcista de las últimas semanas, en un marco de elevadas expectativas acerca de un acuerdo entre el Gobierno y los acreedores para reestructurar la deuda externa”, indicaron desde Research for Traders.

Además, la suba de los títulos públicos también se dio por la recomendación de la asociación comercial EMTA (Trade Association for the Emerging Markets) de negociar los bonos sin los intereses devengados.

El Gobierno argentino está analizando las contraofertas de los principales grupos de acreedores después de que su propuesta original de canje de bonos fue rechazada.

“Los últimos movimientos sugieren que el Gobierno mejoraría la oferta para tratar de llegar a un acuerdo con los acreedores en las próximas semanas, descartando un standstill”, indicó el Grupo SBS en un informe.

Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

ECONOMÍA

¿Capitalismo o socialismo?

Es uno de los debates más interesantes y a la vez más estériles de la actualidad está referido a la organización de la economía mundial post-pandemia

Publicado

on

Por

La opinión pública parece inclinarse a considerar las gravísimas consecuencias económicas de la crisis sanitaria como un fracaso del capitalismo y de su aliado principal, la globalización. Parece olvidarse rápidamente el ostensible fracaso, en las últimas décadas, del sistema colectivista de organización social y de los medios de producción, y demandarse más Estado y más intervención redistribuidora que incremente lo que, inocentemente, se denomina “estado de bienestar”.

Cuando el presidente Alberto Fernández, declaró recientemente que “hay que revisar el capitalismo”, muchas voces opositoras salieron al cruce de esta opinión, vociferando que los argentinos son los menos indicados en pretender mostrarle al mundo cuál es el mejor camino hacia el éxito económico y la prosperidad de los ciudadanos.

Si bien el sistema capitalista parece no tener rivales en el mundo actual, luego de la caída del Muro de Berlín, es posible, al menos desde un punto de vista teórico, imaginar que existen dos alternativas diferentes, el capitalismo y el socialismo, entre las cuales puede optar la sociedad, a fin de procesar los medios económicos con los cuales satisfacer sus necesidades.

La alternativa colectivista

En el modelo socialista, una junta planificadora, determina de manera centralizada, los precios y cantidades que satisfacen las necesidades de compradores y vendedores. La asignación de recursos se realiza en base al cálculo de un sistema de precios sombra, que simulan un óptimo social en el cual, supuestamente, la producción y los ingresos se distribuyen de manera igualitaria.

En el modelo socialista, una junta planificadora, determina de manera centralizada, los precios y cantidades que satisfacen las necesidades de compradores y vendedores. La asignación de recursos se realiza en base al cálculo de un sistema de precios sombra

El conocido modelo de Wassily Leontief, muy utilizado en la desaparecida Unión Soviética, representa la economía en forma de matrices. Más específicamente, relaciones de producción y de factores productivos, con la técnica para obtener los precios y cantidades de equilibrio bajo el supuesto de beneficio cero. Esto último es posible debido a la inexistencia de lucro privado, dada la propiedad colectiva de los medios de producción.

Un algoritmo minimiza los costos y luego obtiene las demandas finales y los precios de equilibrio. A partir de esos datos es posible planificar el funcionamiento de la economía durante todo el año o, como era usual en el régimen mencionado, mediante planes quinquenales.

Los objetivos de producción así obtenidos, debían respetarse minuciosamente en todo el período indicado. Los incumplimientos solían otorgar el mote de enemigo de la revolución y se premiaban con una largas vacaciones de reeducación en escuelas especiales en las lejanas estepas siberianas.

El capitalismo

En el modelo de libre mercado, los precios y cantidades se determinan de manera descentralizada, mediante el accionar individual de millones de “agentes económicos”. Consumidores y productores, actuando en su propio interés, disputan a diario en los mercados, hasta que estos alcanzan el equilibrio en una suerte de subasta que agota los excedentes de oferta y demanda.

El mercado de hacienda de liniers es un ejemplo del modelo de libre mercado, los precios y cantidades se determinan de manera descentralizada (NA)El mercado de hacienda de liniers es un ejemplo del modelo de libre mercado, los precios y cantidades se determinan de manera descentralizada (NA)

Un modelo abstracto, denominado de “competencia perfecta”, permite predecir el comportamiento del mercado de cada producto o servicio, y es utilizado para analizar el movimiento de los precios y las cantidades, tanto gráfica como matemáticamente. Es posible demostrar que los recursos de la economía se asignarán, de esta manera, a sus usos más eficientes.

Trasladados los resultados obtenidos a la Teoría del Bienestar, se comprueba que se obtiene una optimización de la producción, dados los recursos existentes, y una consecuente maximización del goce y beneficio que obtiene de ella la sociedad.

Trasladados los resultados obtenidos a la Teoría del Bienestar, se comprueba que se obtiene una optimización de la producción, dados los recursos existentes, y una consecuente maximización del goce y beneficio que obtiene de ella la sociedad

Sería bueno rescatar la idea con la que Álvaro Alsogaray insistía permanentemente: “el postulado de la tendencia”. La competencia perfecta no existe, decía, y nunca existirá. La tarea del estadista es ir eliminando una a una las infinitas distorsiones que impiden la competencia. Esta maraña de regulaciones, reservas de mercado, elección de ganadores y perdedores, exceso de tributación y gasto público, entre otras, alejan la economía del modelo competitivo, impidiendo la eficiente asignación de recursos que permitiría maximizar el bienestar de la población. Inteligentemente, proponía tender permanentemente hacia la competencia, con una acción decidida en pos de menguar el intervencionismo estatal y aumentar paralelamente el espacio de actuación individual para permitir la cooperación social voluntaria.

Estas opiniones deben ser matizadas y complementadas con la afirmación de Friedrich Hayek respecto a la tarea aproximativa y tendencial que deben tener las predicciones de lo que denomina “la buena ciencia económica”. Siempre criticó, y pocas veces fue comprendido, el exceso de formalismo y la pretensión de exactitud, algunas veces rayana en la locura, de algunos modelos excesivamente matemáticos, a los que consideraba “fatalmente arrogantes”.

¿Cuál de los dos modelos es mejor?

Algunos autores describen la superioridad del mercado respecto a la planificación central aduciendo que una junta planificadora nunca podrá disponer de toda la información económica necesaria, que se encuentra dispersa en la mente de millones de personas, que interactúan libremente en el mercado día a día.

Algunos autores describen la superioridad del mercado respecto a la planificación central aduciendo que una junta planificadora nunca podrá disponer de toda la información económica necesaria, que se encuentra dispersa en la mente de millones de personasAlgunos autores describen la superioridad del mercado respecto a la planificación central aduciendo que una junta planificadora nunca podrá disponer de toda la información económica necesaria, que se encuentra dispersa en la mente de millones de personas

Si fuera posible, mediante la ingeniería social y la planificación centralizada, poder reemplazar la acción de coordinación que impersonalmente realiza el mercado, todavía subsiste el gravísimo inconveniente de que el sistema de precios es un organismo vivo, en constante cambio y mutación. Las modificaciones en las funciones “implícitas” de producción y consumo que existen en la mente de las personas varían cada segundo, a medida que incorporan nueva información y descubren nuevas oportunidades de mejora en su situación microeconómica, decidiendo cambios minúsculos, inasibles para la ciencia estadística.

Si es imposible modelar informáticamente el comportamiento de un solo “agente económico”, hacerlo con la agregación de millones de ellos supone una tarea a la que la ciencia aún dista mucho de poder alcanzar.

Es necesario tanto esfuerzo, cálculo económico y poder informático para suplir lo que tan fácil y gratuitamente realiza el mercado en una economía libre, que la discusión ni siquiera debería existir. Es más, al decir de Hayek, la planificación central es imposible, porque sin mercados libres no hay precios, y sin ellos no hay manera de asignar prioridades de producción a los diversos bienes con los cuales satisfacer las necesidades de los consumidores.

La planificación central es imposible, porque sin mercados libres no hay precios, y sin ellos no hay manera de asignar prioridades de producción a los diversos bienes con los cuales satisfacer las necesidades de los consumidores

Un sistema de planificación central muy potente, con bases de datos muy amplias, hubiera podido determinar, por ejemplo en 1.990, cuántas sucursales de Blockbuster serían necesarias para atender eficientemente la demanda de los consumidores y planificar su apertura año tras año y década tras década.

Se puede preguntar y responder rápidamente cuál es el grado de probabilidad de que la computadora más potente y el programa más “inteligente” tienen de haber “imaginado” la fulminante aparición de Netflix y la ruina de Blockbuster.

Como respuesta a la afirmación de Hayek respecto a la imposibilidad teórica de la existencia del socialismo, surgió el movimiento en pos del establecimiento del “socialismo de mercado”. En él se “permite” la competencia en el consumo, a fin de establecer los precios finales, que luego serán usados para el cálculo de las necesidades de bienes de producción, materias primas y bienes intermedios. En su escrito “La tendencia del pensamiento económico”, hace casi un siglo, en pleno auge del keynesianismo, el estatismo y el intervencionismo, predijo que el mundo, si no cambiaba la ideología dominante, se dirigía “camino a la servidumbre”.

Friedrich Hayek, en “La tendencia del pensamiento económico”, hace casi un siglo, en pleno auge del keynesianismo, el estatismo y el intervencionismo, predijo que el mundo, si no  cambiaba la ideología dominante, se dirigía “camino a la servidumbre”Friedrich Hayek, en “La tendencia del pensamiento económico”, hace casi un siglo, en pleno auge del keynesianismo, el estatismo y el intervencionismo, predijo que el mundo, si no cambiaba la ideología dominante, se dirigía “camino a la servidumbre”

Sus palabras fueron ignoradas, pues eran totalmente ajenas al tronco central de la ciencia económica dominante en la época. Sin embargo, aunque no está disponible el escenario contra-fáctico, que permitiera mostrar cómo hubiera evolucionado la economía mundial en un ambiente de verdadera libertad económica y ausencia de planificación, si es visible el resultado de la aplicación de una mezcla de ambos sistemas, que es lo que predomina claramente en la actualidad.

Tras el fracaso del socialismo de mercado, el avance colectivista fue sigiloso y disimulado. La creación de diferentes instituciones legales de carácter intervencionista, con el pretexto de corregir las “fallas de mercado”, fueron alejando la realidad de los mercados libres y extensos hacia un dirigismo populista, que siempre deja caer algunas migajas hacia los sectores populares, a fin de “comprar su voto” en las elecciones. El objetivo no declarado es esclavizar bajo el yugo de la nueva realeza, la corporación política, al ingenuo creyente en la bondad y superioridad moral de la justicia social y la redistribución de los ingresos.

La creación de diferentes instituciones legales de carácter intervencionista, con el pretexto de corregir las “fallas de mercado”, fueron alejando la realidad de los mercados libres y extensos hacia un dirigismo populista

La creación de los Bancos Centrales y los encajes fraccionarios, la irrigación permanente de artificiales facilidades crediticias y la invención de la nefasta figura del “prestamista de última instancia” y del “demasiado grande para caer”, ha empeorado la situación, puesto que, además de impedir el crecimiento sano y natural de la economía mundial, lo estimula arbitraria y transitoriamente, concentrándolo en aquellos países que primero supieron elegir el camino de la libertad económica y la frugalidad fiscal, dejando en el camino a los que desean alcanzar los niveles de vida del primer mundo, que no logran acceder a la “convergencia” que predicen los modelos clásicos porque los países dominantes le corren el arco, disminuyendo la competencia y aumentando el proteccionismo.

Además, ingenuamente, los países pobres desean emular lo que hacen los países ricos una vez que alcanzaron el desarrollo. Es lógico advertir que la emulación debería dirigirse a copiar lo que hicieron para llegar donde están ahora, en lugar de lo que ahora hacen para permanecer allí.

Ingenuamente, los países pobres desean emular lo que hacen los países ricos una vez que alcanzaron el desarrollo. Es lógico advertir que la emulación debería dirigirse a copiar lo que hicieron para llegar donde están ahora, en lugar de lo que ahora hacen para permanecer allí

Pero esto no es lo peor. Lo más grave es que los excesos monetarios y financieros de Occidente, para financiar el intervencionismo y el gasto estatal, ha generado una ola de pensamiento antiliberal que oculta el verdadero origen de las desigualdades intra e inter Estados, y asigna al “neoliberalismo financiero” la culpa de todos los males.

El moribundo “estado de bienestar”

Es así que la población mundial no clama por más libertad sino por más colectivismo, no pide más globalización sino más autarquía. Cada día que pasa es más profunda la fosa que cavan los que por ideología o estupidez quieren enterrar el capitalismo y resucitar el moribundo “estado de bienestar”.

La verdadera incógnita es cuánto tiempo persistirá el engaño y cuándo caerá el velo que esconde la verdadera naturaleza regresiva de la ayuda y la intervención del Estado en favor de los más pobres y necesitados.

La dinámica progresista del capitalismo y la globalización es tan potente que su parcial desnaturalización, introducida por la tendencia al intervencionismo estatal, no ha hecho más que retrasar pero no impedir el crecimiento económico y el avance de la clase media, que es una “invención” de la economía de mercado.

Antes de su aparición, hace 250 años, en todo el mundo prevaleció durante siglos la pobreza. Sólo una pequeñísima minoría vivía en la abundancia, mientras más del 90% de la población subsistía a duras penas en una situación verdaderamente injusta, con hambrunas, miseria y desolación.

Millones de seres humanos pudieron ingresar al mundo del consumo y el trabajo en condiciones razonables de seguridad e ingresos. La miopía de muchos y el adoctrinamiento de algunos otros, impiden a veces advertir quién es el gestor de estos “bienes” (Reuters)Millones de seres humanos pudieron ingresar al mundo del consumo y el trabajo en condiciones razonables de seguridad e ingresos. La miopía de muchos y el adoctrinamiento de algunos otros, impiden a veces advertir quién es el gestor de estos “bienes” (Reuters)

Desde entonces, millones de seres humanos pudieron ingresar al mundo del consumo y el trabajo en condiciones razonables de seguridad e ingresos. La miopía de muchos y el adoctrinamiento de algunos otros, impiden a veces advertir quién es el gestor de estos “bienes” y cuáles son los factores que aminoraron su éxito, generando muchos de los “males” actuales.

La insólita consigna de “derribar el capitalismo y la globalización” será ejecutada, aparentemente, de manera gradual. La receta será incrementar, aún más, la intervención estatal y cerrar aún más el comercio entre países.

La insólita consigna de “derribar el capitalismo y la globalización” será ejecutada, aparentemente, de manera gradual. La receta será incrementar, aún más, la intervención estatal y cerrar aún más el comercio entre países

En esto sí tiene razón el presidente Alberto Fernández. El camino es erróneo. Hay que hacerlo más abierto y más competitivo, aunque no son los argentinos los maestros, sino que debieran bajar el ego y escuchar en lugar de hablar. Su papel es el de alumnos. Se debiera aprender lo que otros países hicieron para progresar y recién entonces se podrá pensar en dar lecciones sobre cómo reformar mejor el capitalismo.

El autor es economista y asesor financiero

Seguir leyendo

ECONOMÍA

Bono Anses: el Banco Ciudad recordó a los beneficiarios cómo es el procedimiento para cobrar con tarjeta de débito

Este lunes se retoma el calendario de pagos de la segunda cuota, hasta el viernes 17. La vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, dijo que por ahora el beneficio “no tiene fecha de vencimiento”

Publicado

on

Por

El Banco Ciudad informó hoy que quienes cobrarán por primera vez a través de la entidad el “Ingreso Familiar de Emergencia” (IFE) y todavía no tienen tarjeta de débito tendrán que consultar antes en la página web de la Anses la fecha y sucursal asignada para concurrir al banco.

En un comunicado, el agente financiero de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires recordó a los beneficiarios del IFE que para acceder a esa información deben ingresar a la página web de la Anses, más precisamente a la dirección https://servicioscorp.anses.gob.ar/ifePrecarga e informar allí su número de DNI.

Luego, los beneficiarios que aún no cuentan con tarjeta de débito serán atendidos en la sucursal del Banco Ciudad y en los días que les hayan sido indicados por la Anses, en el horario de 10 a 15 y en los días, sin necesidad de solicitar turno previo con el Banco.

El Ciudad recordó también que para retirar la nueva tarjeta de débito los beneficiarios deberán concurrir obligatoriamente con su DNI.

Una vez que dispongan de la tarjeta podrán cobrar el beneficio a partir de la fecha que establezca la Anses, a través de la red de cajeros automáticos o del sistema de home banking y banca móvil del Banco Ciudad.

Cabe recordar que a poco de asumir, la nueva titular de la Anses decidió que en adelante todos los beneficiarios del IFE debían cobrar a través del sistema bancario, lo que exigió una masiva bancarización de aproximadamente tres millones de beneficiarios que habían cobrado la primera cuota en sucursales del Correo Argentino o mediante el sistema de punto-efectivo.

Sin fecha de vencimiento

La vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca. Detrás suyo, el presidente de YPF, Guillermo Nielsen (Maximiliano Luna)La vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca. Detrás suyo, el presidente de YPF, Guillermo Nielsen (Maximiliano Luna)

Contar con la tarjeta de débito es así condición imprescindible para acceder al beneficio de $ 10.000 mensuales. La cuestión se volvió aún más importante luego de que el presidente Alberto Fernández informó a los gobernadores que la tercera cuota del IFE alcanzará a todos los ya incorporados al beneficio, pese a que en las últimas semanas el gobierno algunos funcionarios habían admitido la posibilidad de limitar el IFE a los distritos más afectados por la pandemia de coronavirus.

El sábado la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, fue incluso más allá y señaló que “el golpe sobre la economía es muy duro; por eso el IFE no tiene fecha de vencimiento” y explicó que “uno de los peores errores que podríamos cometer es sacar el pie del acelerador de la ayuda económica demasiado rápido”.

La masiva bancarización impuso un desafío logístico y organizativo a todo el sistema bancario. Hace unos días, también el Banco Nación informó a los beneficiarios del (IFE) que cobran el beneficio que deben esperar la confirmación de la fecha de pago establecida en el cronograma de Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) para gestionar el turno a través de la web y pidió a los beneficios que no se anticipen a tomar los turnos hasta no tener definida la fecha de cobro, ya que el sistema permite la reserva de turnos a 10 días hábiles y “la gestión anticipada de los mismo entorpece el normal funcionamiento de sistema de turnos web”.

El calendario para pagar a quienes para la primera cuota aún no disponían de tarjeta de débito se inició el 2 de julio pasado pero se interrumpió este fin de semana largo para evitar que grandes cantidades de personas se concentren en cajeros automáticos en esos días. “El dinero depositado en días previos se mantendrá en la cuenta de cada uno de los beneficiarios”, recordó la Anses en un comunicado.

infobae-image

Los pagos pendientes de la segunda cuota se reanudarán este lunes 13 y seguirán hasta el viernes 17 de este mes. Como indica el calendario adjunto, de la página del organismo previsional, el lunes cobrarán los beneficiarios con DNI terminados en 5, el martes los terminados en 6, el miércoles los terminados en 7, el jueves los terminados en 8 y el viernes los terminados en 9.

Y después se vendrá la tercera.

Seguir leyendo

ECONOMÍA

El impacto de la pandemia: la industria láctea está al borde del colapso y con muchas de sus empresas con balances en rojo

La situación se complicó por el incremento de los costos y el atraso en los precios en góndola. Además, rechazaron la medida de fuerza que lleva adelante el gremio Atilra, la cual podría impactar en el ciclo de producción

Publicado

on

Por

La industria láctea advirtió sobre su difícil situación en medio de la crisis económica desatada por la pandemia de coronavirus y alertó sobre el complicado presente de muchas de las empresas del sector que están “al borde del colapso por el quebranto de sus balances”, como consecuencia de un combo que conjuga un crecimiento de costos productivos constantes, caída en las ventas, congelamiento de precios y el pedido de aumento salarial por parte de los sindicatos, entre los principales problemas.

Así lo afirmó el Centro de la Industria Lechera (CIL) a través de un comunicado en el cual rechazan las medidas de fuerza tomadas por la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (ATILRA) este jueves y en el cual remarcan su imposibilidad para hacer frente a nuevos incrementos salariales, poniendo de manifiesto “la crítica situación” de la actividad, la cual fue catalogada como una de las “más severas que ha vivido el sector en su historia”.

“Ante las medidas gremiales ejecutadas por parte de ATILRA, el CIL, asociación que nuclea a pequeñas, medianas y grandes empresas del sector, expresa su rechazo a la metodología del conflicto. El CIL se manifiesta a favor de una mesa de diálogo con las autoridades nacionales y los gremios, ante la crítica situación en la que se encuentra el sector, agravado severamente por la caída de ventas y el incremento de costos, en el marco de una pandemia del coronavirus”, indicó la entidad.

En dicho escrito, el CIL puntualiza sobre los diferentes inconvenientes económicos que hacen mella en el sector industrial de la cadena láctea argentina y ratifica su imposibilidad de hacer frente a un aumento salarial para sus trabajadores.

A la creciente presión sobre la estructura de costos de las empresas lácteas, que este año acumula un aumento superior al 20% y con valores de insumos críticos a precios dolarizados, se suma la imposibilidad de trasladar estos incrementos a los precios de venta desde hace más de 6 meses, lo que está colocando a muchas empresas al borde del colapso por el quebranto de sus balances. En este contexto, no es posible realizar nuevos incrementos en los salarios, cuando nos encontramos en el medio de una de las crisis más severas que ha vivido el sector en su historia”, señalaron desde la industria láctea.

Desde el CIL aseguran, "tenemos 20 empresas en la entidad, de las cuales 10 están complicadas"Desde el CIL aseguran, “tenemos 20 empresas en la entidad, de las cuales 10 están complicadas”

Por otro lado, el comunicado indicó que “el conjunto de la sociedad reconoce y valora el importante esfuerzo que, en el marco de la emergencia sanitaria, vienen realizando los trabajadores y las empresas de la actividad láctea para garantizar el abastecimiento pleno de productos alimenticios frescos y esenciales a todos los rincones de Argentina. Es un desafío que se alcanza, a diario, aplicando rigurosos y costosos protocolos, indispensables, que permiten cuidar la salud de los colaboradores y, por supuesto, garantizar la calidad y seguridad alimentaria de los productos. Este gran esfuerzo se incrementa por las dificultades en el acceso al crédito y la inevitable desaparición del capital de trabajo”.

“Frente a este panorama, reiteramos nuestro rechazo a medidas que causan daños a las empresas y ponen en riesgo el normal abastecimiento de productos, e invitamos nuevamente a una mesa de diálogo tripartito, bajo la indispensable tutela de las autoridades competentes, a efectos de buscar coincidencias que permitan encontrar soluciones alternativas frente a una situación crítica”, concluyó el escrito.

Opinión

El presidente del CIL, Miguel Paulón, explicó a Infobae que si bien hubo un aumento en la producción desde que comenzó la pandemia por parte de la industria, el aumento de costos estructurales y el congelamiento de precios desde “hace 6 meses” pone en “situación crítica” a las empresas del sector. Asimismo, sostuvo que en los primeros meses de la cuarentena hubo estabilidad en el consumo, el mismo se desplazó hacia el segmento de productos más baratos, pero que en mayo empezó a producirse una caída en las ventas.

No hay una caída de la producción. Al contrario. Lo que pasa es que al aumentar la producción, aumentan las pérdidas, porque hay que destinar a productos que hay que vender con rebaja. Con bonificaciones”, sostuvo Paulón y agregó: “Hay un atraso de precios, porque estamos con el programa Precios Máximos y Precios Cuidados, lo cual produce un retraso significativo calculado entre un 15% y 20%, mientras que el aumento de la producción desde que comenzó la pandemia se ubicó en un 10%. Aproximadamente, hoy se procesan entre 10 y 11 millones de litros diarios, lo que significa un incremento de 1,1 millones de litros diarios más”.

Por otro lado, el dirigente empresarial explicó que en lo que respecta al consumo “se produjo una relación en la cual se venden más productos, pero de menores precios, como la leche pasteurizada o dulce de leche. O sea, el segmento más barato. Estas ventas no llegan a compensar las pérdidas, porque cuando haces la ecuación te da que cada vez estás un poco peor. Cada rojo que aparece en los balances de las empresas, nos pone en alerta. Además, cuando hay que salir a comprar mercadería para stockeo, no hay financiamiento”.

En este sentido, marcó que “gran parte de las empresas están en una situación crítica. Tenemos 20 empresas en el CIL, de las cuales 10 están complicadas. A partir de la pandemia, si bien algunas ya venían complicadas, en otras se agravó la situación”.

Protesta de los trabajadores

El jueves pasado, Atilra convocó a sus representados a realizar un quite de colaboración “ante la postura de las cámaras empresarias de negarse a actualizar los salarios en relación con la inflación en lo que va de 2020” que se extenderá hasta las 24 horas del domingo. En ese lapso, el gremio estableció que “se trabajará exclusivamente la jornada semanal tal cual lo establece en Convenio Colectivo de la actividad, absteniéndose de trabajar días francos durante ese período, y tampoco se deberán realizar horas extras”.

Críticas de la industria láctea a la medida de fuerza del gremio AtilraCríticas de la industria láctea a la medida de fuerza del gremio Atilra

Según Paulón, esta medida “entorpece todo el ciclo de producción. La gente no puede recolectar la leche correctamente y si lo hace no sabe dónde colocarla. Hay compañías con dificultades para distribuir la producción. Faltan bandejas para poder volcar en el mercado esa producción” y remarcó que desde la industria no tienen “la capacidad de dar un aumento. Ya se aplicó un 25% en este año. Quedamos con las ruedas para arriba. Ellos piden ajustar a nivel de la inflación, y para eso, evidentemente, algunas compañías tienen que salir de la cancha. Tampoco es cuestión de aumentar el precio, porque el contexto no da. El aumento de precios no se está dando en el mercado, sino todo lo contrario, por una cuestión de estacionalidad”.

El rechazo de las Pymes lácteas

Los dirigentes de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas (APYMEL) también rechazaron y repudiaron la protesta gremial que lleva adelante el gremio Atilra, y advirtieron que la misma, “agrava la situación provocando un mayor perjuicio, no sólo a las industrias y a sus trabajadores sino también a los productores y al público consumidor en general, ya que podría afectar la normal recolección de leche, su industrialización y el posterior abastecimiento”.

Además, señalaron que “la grave crisis del sector industrial en general y de la industria láctea en especial generada por la pandemia, nos ha puesto en una situación límite que no nos permite discutir incrementos salariales. Entendemos la difícil situación que atraviesan los trabajadores y el esfuerzo por ellos realizado, pero esta misma difícil situación la padecen también las Pymes lácteas que han sido las más afectadas a pesar de lo cual siguen manteniendo los puestos de trabajo”.

En medio de la difícil situación, desde Apymel plantearon una salida de la misma mediante un trabajo en conjunto, y sin conflicto. “Si así lo hacemos, saldremos adelante, de la misma manera en que lo hemos hecho en otras oportunidades”.

Seguir leyendo
Advertisement

Tendencias