Seguime en OnlyFans para fotos y videos sin censura” suele ser algo que leemos en las redes sociales de muchas personas, usualmente acompañadas de imágenes sugerentes y con poca ropa. ¿Qué ofrecen? Entrar a una plataforma que, por un abono mensual y en dólares, brinda acceso a este contenido erótico o sexual.

Para muchos, la “uberización” del contenido para adultos pisó fuerte gracias a este servicio y a otros similares, como Patreon, que permiten un vínculo directo con los consumidores, sin intermediarios.

Surgida en 2016, OnlyFans es una plataforma que, al igual que Twitch, funciona gracias al aporte de los espectadores o consumidores. La diferencia fundamental es que mientras Twitch prohíbe los desnudos y el contenido sexual -aunque puede haber excepciones-, ese es el mercado al que apunta la red que explotó en 2020 gracias a la pandemia.

 

“OnlyFans es la plataforma social que revoluciona las conexiones de creadores y fans. El sitio incluye artistas y creadores de contenido de todos los géneros y les permite monetizar su contenido mientras desarrollan relaciones auténticas con su base de fans”, explican desde el portal para adultos. El mensaje es claro: creás contenido y lo vendés a través de ellos, que se quedan con un 20% de lo facturado.

A finales del 2020 consiguió un ritmo de crecimiento de medio millón de usuarios nuevos al día. El sistema se basa en la suscripción, dirigida a los creadores de contenido para adultos. La plataforma llegó a sus primeros 10 millones de usuarios en julio de 2019. Pero para enero de 2021 la cifra se multiplicó por 10: ya superó los 100 millones.

La plataforma OnlyFans, que creció muchísimo en la pandemia (Captura: TN Tecno).

Una persona crea una cuenta y los usuarios pueden pagar una cuota mensual para acceder a ese contenido. También se puede pagar para acceder a un contenido puntual, lo que permite que algunos usuarios tengan una página “gratuita”, pero que cobren por videos o fotos especiales. Al igual que la plataforma local “Cafecito”, también permite las donaciones, con un sistema de tips o propinas.

Generadores de contenido

TN Tecno habló con dos mujeres que, actualmente, trabajan y viven del contenido que ofrecen a través de OnlyFans, FlorBCosplay y Juliju. Aunque las dos hacen algo parecido, apuestan a dos géneros diferentes: la primera es conocida por sus cosplays, basados en personajes de cómics, videojuegos, animé y cultura pop en general, mientras que la segunda es parte del estilo denominado “suicide girls”, de chicas con tatuajes, piercings y con un look que recuerda a las pin-up girls.

Me considero una creadora de contenido, más allá de lo que haga, y cosplayer. Antes usaba Patreon y el año pasado con la pandemia fue un boom Onlyfans, decidí darle una chance y tuve una respuesta muy positiva”, explicó FlorB, que aclara que aunque haya personas que apuesten por lo pornográfico en esa red social, ella prefiere no hacerlo: “Yo nunca hice contenido tan explícito. Lo mío es cosplay erótico, eso siempre me gustó. Puede ser en lencería, o desnudo, pero tapándome, lo que yo digo medio jugando con el erotismo. No es súper explícito, como hacen otras chicas, que tampoco me parece que esté mal, pero lo mío es más tranqui”.

Juliju también se considera una creadora de contenido para adultos, y ambas aclaran que sus amigos y familiares saben lo que hacen: “Mi entorno sabe lo que hago, no oculto nada y es algo ya super común entre mi círculo familiar/amistoso”. Ella, aunque tiene otras actividades, hoy le dedica más tiempo a OnlyFans: “es gracias a lo que me sostengo económicamente. A mi y a mis gatos”.

El perfil de Instagram de Juliju (Foto: IG/la_juliju)

Flor coincide, aunque aclara que algunas veces se puede sentir juzgada. “Mi familia sabe desde el día uno lo que hago, siempre me acompañaron. Siempre me apoyaron, hace casi 10 años que hago cosplay y 5 que empecé a vender contenido más erótico. Por suerte no hay problema con eso. Algún que otro amigo todavía no lo entiende, son de otros ámbitos y a veces me siento un poco juzgada, pero quizás es mi imaginación”, afirmó.

La oficina virtual: OnlyFans

Juliju contó cómo surgió la posibilidad de empezar a vender contenido en OnlyFans. “Fue para tener otra alternativa para monetizar lo que yo ya hacía por otras plataformas y también de forma privada. Una vez que entendí su uso me resultó cómoda la interfaz y creo que a quienes consumen mi material también les gustó. Lo que yo ofrezco es contenido audiovisual (fotos/videos/gifs/audios) exclusivo, me siento cómoda dentro de lo erótico, puede tener un mayor o menor nivel de explicitud y también realizo material a pedido mientras que este dentro de mis posibilidades”, detalló.

FlorB, que aprovechó el crecimiento de OnlyFans en 2020 por la pandemia, ahora vive de esto: “Hago cosplay hace 10 años, soy conocida en ese ambiente. Y el tema de vender contenido ya lo venía haciendo, desde antes de la pandemia, pero ahora con el tema de la cuarentena empecé a explotarlo un poco más. Estaba acostumbrada a ir a eventos y demás, pero ahora con la pandemia solamente salgo a hacer una sesión de fotos. También hago muchas fotos desde mi casa. Y eso gusta mucho también, la fotografía ‘amateur’, por así decirlo, gusta mucho más. La ‘chica next door’ vende muchísimo”.

Lo mismo que pasa con los youtubers o los streamers de Twitch se suele decir de las personas que venden este tipo de contenido en redes. “Hace poco me dijeron conseguite un empleo honesto”, cuenta entre risas FlorB, que aclara que aunque el rubro parezca sencillo, no lo es.

“La gente piensa que esto es fácil, que podría vivir de esto. No es fácil, tenés que tener la cabeza muy abierta, en cuanto a lo que uno hace y cómo lo ve el resto. Además todo el tiempo tenés que estar reinventandote, no podés subir siempre lo mismo. Yo al hacer cosplay me reinvento un montón, pero no es tan sencillo. Y también hay gente que prefiere verte sin cosplay, sin nada”, detalló, para aportar que la tendencia todavía sigue creciendo.

“Ahora muchas chicas me escriben porque quieren meterse en este mundo, me piden que las ayude, que las oriente. Pero siempre les digo que la clave es estar cómoda y vender el contenido que una quiera. Siempre va a haber ofertas que te pidan cosas específicas. Yo tengo claro lo que hago y lo que no, y si me piden algo que no me interesa les digo que no”, sentenció FlorB.

Juliju aporta su punto de vista sobre este trabajo que a muchos le puede llamar la atención:

“Para mi vender fotos/videos en Internet no es algo que esté bien o mal, es un trabajo más. Me divierte y me ha retribuido más allá de lo monetario. Lo único que me molesta es en el caso de contenido exclusivo que no me paguen por el mismo, me parece injusto. Pero más allá de eso, si al menos me sirve de propaganda, tampoco sería tanta la molestia: siempre voy a estar haciendo creaciones nuevas”.

Privacidad, feminismo y cuerpos hegemónicos

“No me da miedo que circulen mis fotos/videos por Internet ya que desde el momento en que hice mi primera sesión para un sitio ya sabía que esto era algo que podía (e iba a) suceder, no me avergüenza lo que hago, diría que hasta me enorgullezco de verme en algunos laburos como modelo”, declara con seguridad Juliju.

Juliju se considera feminista, pero no milita “más que la coherencia en mi vida cotidiana”. Florb tiene un corazón verde, el símbolo del aborto legal, en sus perfiles de Instagram y Twitter.

El perfil de FlorB en Instagram.

Me considero feminista, estoy a favor del aborto legal, por eso tengo el corazón verde en mi perfil. Cuando me hablan intento explicarles que estoy a favor de los derechos de la mujer, que no juzguen que una venda fotos”, explicó, para agregar que en la pandemia aprovechó para leer mucho sobre feminismo.

“Se habla mucho sobre la mujer que se muestra, no solo OnlyFans, también en la TV, o las modelos. Son rubros en el que las mujeres son criticadas por hacer lo que hacen, como les pasa a Sol Pérez o Romina Malaspina”, detalló, para después hablar sobre las personas y el tipo de cuerpos que se ven en las plataformas y en los medios.

“Los cuerpos hegemónicos también son una discusión. Yo soy bastante flaquita, hegemónica, eso me ayuda, a la gente le gusta eso. Lo bueno es que en OnlyFans hay de todo, hay gustos para todos. Está cambiando eso también, hay más diversidad. Tengo amigas que me dicen ‘No tengo cuerpo de OnlyFans’ pero les digo que todos los cuerpos son admitidos, nunca sabés lo que le puede gustar a la gente. En los medios es más hegemónico. Eso está cambiando también, hay más diversidad. Quizás lo de juzgar a las chicas está quedando en el pasado”, reflexionó, para cerrar la charla con una frase que no admite discusión: “A las mujeres se las va a juzgar siempre, con ropa o sin ropa. Hay que hacer lo que a uno le guste y con lo que se sienta cómodo o sienta que es bueno en eso”.