En un duro y revelador documento, el Gobierno le advirtió a Rusia que podría llegar a dar de baja el contrato por las vacunas Sputnik V contra el coronavirus por las tardanzas en los envíos y le manifestó su “desilusión”. Además, le mencionó a la administración de Vladimir Putin la llegada de sueros de Estados Unidos, en un mensaje con una fuerte carga geopolítica.

Se trata de una nota que el 7 de julio la asesora presidencial y encargada de la gestión de inmunizaciones Cecilia Nicolini le envió por mail a Anatoly Braverman. Es la mano derecha de Kirill Dmitriev, CEO del Fondo Ruso de Inversión Directa. El documento fue subido al sistema público de información y fue dado a conocer por el diario La Nación.

La funcionaria del gobierno de Alberto Fernández advirtió en la carta sobre “una situación muy crítica” en el país. Hizo reclamos por las fuertes demoras en la entrega del segundo componente para completar el esquema de inmunización contra el COVID-19. Exigió la entrega de un millón de estas dosis, pero desde Rusia le enviaron poco más de la mitad por fuera del plazo que exigió.

Nicolini manifestó que comprenden “la escasez y dificultades de producción hace algunos meses” pero que más de medio año después todavía están “muy atrasados”. Le hizo una fuerte advertencia: “Podemos pensar en algún momento recibir más componente 1 que 2 o pensar en nuevas estrategias, pero necesitamos urgentemente algo del segundo componente. En este punto, todo el contrato corre el riesgo de ser cancelado públicamente”.

En un tramo en el que se evidencia el factor geopolítico por las vacunas mencionó los cambios en la ley de inmunizaciones: “Acabamos de emitir un decreto presidencial que nos permite firmar contratos con empresas estadounidenses y recibir donaciones de los Estados Unidos. Las propuestas y entregas son para este año e incluyen la pediatría, que es otra ventaja”.anticipó que cobra fuerza la opción de inocular con Moderna a menores con y sin comorbilidades, aunque primero la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) debe autorizar el uso pediátrico de este suero.

En una fuerte presión a la administración de Putin le comunicó que le pidió instrucciones a su equipo para hacer estudios para niños y adolescentes pero que no tuvieron respuesta. Le manifestó: “Nosotros le pedimos a su equipo que compartiera un protocolo para pediatría para que pudiéramos realizar un estudio aquí, pero seguimos sin recibir nada. Todavía esperamos además los resultados del cóctel de vacunas con AstraZeneca. Supongo que todavía está en marcha desde enero, cuando usted nos informó sobre esto”.

El aviso a la administración de Putin: “Nos dejan con pocas opciones”

Nicolini aseguró que hacen “todo lo posible para que la Sputnik V sea un gran éxito” y le advirtió a Braverman: “¡Nos dejás con muy pocas opciones para seguir luchando por vos y este proyecto!”. Habló de que se enfrentan a “un proceso judicial como funcionarios públicos debido a estas demoras” y que esto “pone en riesgo” al Gobierno. Le reclamó trabajo en conjunto por “una solución posible y real” y le transmitió su predisposición para lograr avances en el cumplimiento del contrato.