La coalición entre Cristina Kirchner, Alberto Fernández y Sergio Massa parece estar pasando por su mejor momento. Limadas las asperezas con la vice, el presidente de la Cámara de Diputados tiene luz verde para cerrar los últimos detalles del proyecto de Ganancias, que puede darle aire al Gobierno a cinco meses de las elecciones. Según indicaron fuentes oficiales a TN.com.ar, esperan que se convierta en la primera ley de 2021 a fines de marzo.

El alivio fiscal”, como le gusta llamar Massa a las modificaciones del Impuesto a las Ganancias, apunta a los sectores medios, agobiados por la inflación y la crisis económica que acentuó la pandemia de coronavirus en el país. También buscan que impacte de forma positiva en los jóvenes.

Dentro del Gobierno saben que están perdiendo votos del centro, una tendencia que se profundizó con el escándalo de las vacunas VIP, y buscarán retenerlos con esa iniciativa y otras de similar intención. El tigrense cuenta con el respaldo del ala kirchnerista para llevar adelante una estrategia electoral parlamentaria y mostrar una imagen de unidad con vistas a las PASO. No solo su vínculo que tejió con Máximo Kirchner es clave en ese sentido, si no también las reuniones que compartió con la propia Cristina.

Este lunes, el jefe de Estado y el líder del Frente Renovador desayunaron en la Residencia de Olivos con una agenda económica que apunta en la misma dirección: el alivio a los bolsillos de la clase media. Según explicaron fuentes del entorno del presidente de la Cámara Baja, la apuesta está en la reactivación económica: esperan un crecimiento económico del 7% y creen que el proyecto de Ganancias puede impulsar ese cambio de rumbo.

Alberto Fernández y Sergio Massa se reunieron este lunes para delinear la estrategia electoral en el Congreso. (Foto: TN.com.ar).

En ese contexto, la modificación del piso del impuesto es solo el primer paso. Massa y Fernández acordaron en avanzar sobre el proyecto de Martín Guzmán para actualizar escalas y montos del monotributo. También conversaron sobre el impulso a la ley de promoción de la industria automotriz. La ley de agroindustria, de agroindustria y de hidrocarburos fueron parte de la charla en las que se tocó el tema tarifas de los servicios públicos.

No trascendió si surgió en el encuentro el enfrentamiento de Cristina Kirchner con la Justicia o la creación de una comisión bicameral para investigar a jueces y fiscales, una propuesta de Oscar Parrilli que aceleró la salida de Marcela Losardo del gabinete nacional. La exsocia de Alberto Fernández había sido una de las apuntadas en la carta de la vicepresidenta en la que habló de “funcionarios que no funcionan”.

Cada uno en su juego

Otro aspecto que mantiene unida a la coalición y solapa la dureza de las críticas del pasado, es la claridad con la que cada uno de sus integrantes mantiene su perfil y lidera sus propias propuestas legislativas. Lo hizo Alberto Fernández con la Ley de la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) y Máximo Kirchner con el Impuesto a la Riqueza. No hay razones que hagan pensar que el proyecto que Massa impulsa desde 2013 no salga. La estrategia está dando buenos resultados al Gobierno en el Congreso.