spot_imgspot_img
HomePoliticaEl Gobierno ya negocia el traspaso de colectivos con Larreta y no...

El Gobierno ya negocia el traspaso de colectivos con Larreta y no le sacará subsidios a Kicillof

El Gobierno nacional inició las negociaciones con Horacio Rodríguez Larreta para traspasarle 32 líneas de colectivo a la Ciudad, que reclama que la provincia de Buenos Aires también sufra una quita de subsidios.

Como anticipó LPO en exclusiva, el ministerio del Transporte quiere traspasar 32 líneas de colectivo que funcionan únicamente dentro de la Ciudad para que el jefe de gobierno porteño se haga cargo de sus gastos, estimados en 9 mil millones de pesos, en base a un reclamo de los gobernadores del interior que se quejan de que en sus provincias el boleta de colectivo alcanza los $54 mientras que en el AMBA es de $18.

 

En el Gobierno nacional aseguraron a LPO que están avalados por la ley 26.740 del año 2012, que en su artículo 2 ratifica la transferencia a la Ciudad de los Servicios de Transporte Subterráneo y Premetro cuya prestación corresponda a su territorio exclusivamente, y cuyo traspaso no se realizó de forma íntegra. Además, en el 2018, el propio gobierno porteño firmó un consenso fiscal con el Gobierno anterior donde se comprometió, como el resto de todas las jurisdicciones, a hacerse cargo de la administración y financiamiento de su propio transporte público.

En la Ciudad, en tanto, aseguran que la ley que le permite al Gobierno quitarle esos subsidios a la Ciudad también permite disponer de los fondos que aporta para las líneas que pasan por la General Paz y las que arrancan o terminan en territorio bonaerense.

 

Por eso Larreta reclamaba que la provincia de Buenos Aires también dejara de recibir los subsidios que según la Ciudad trepan a los 75 mil millones de pesos a través de Aportes del Tesoro Nacional. En el medio de la discusión previa, en el gobierno porteño advirtieron que tendrían que aumentar la tarifa del colectivo.

 

Para resolver este conflicto, este jueves se realizó la primera reunión en la sede del ministerio de Transporte entre los funcionarios nacionales y los porteños. Quien encabezó del lado de Nación fue el secretario de gestión de Transporte, Diego Giuliano, acompañado por una mesa técnica de autoridades del ministerio. Por parte del gobierno porteño estuvieron el ministro de Gobierno, Jorge Macri, y la secretaria de Transporte, Manuela López Menéndez.

Según fuentes al tanto del encuentro, la reunión fue breve y protocolar. En ella no se definió el tema de la tarifa del que viene hablando la Ciudad. Pero sí acordaron tener dos reuniones la semana que viene, una en materia jurídica, el 22 de febrero y otra operativa, dos días después. En la parte operativa, adelantaron a LPO en el Gobierno, también estará la provincia de Buenos Aires “porque es parte de la coordinación del traspaso al formar parte del Área Metropolitana”.

Aunque no le quitarán un peso a la provincia, que se hace cargo del 91% de su transporte, dijeron a este medio en el Ejecutivo. La Ciudad, en cambio, se hace cargo del 44% de su propio transporte, según las fuentes.

“Seguramente hacia adelante la Nación deberá convocar también a la provincia de Buenos Aires para entender cuál es la mirada de la Provincia”, dijo Jorge Macri. “No hay manera de administrar el sistema de transporte como el de colectivos sin un acuerdo entre las tres partes”, advirtió el ministro porteño.

 

“Nuestra tarea ha sido plantear la forma de que la Ciudad asuma su compromiso con sus pasajeros y pasajeras y pueda encargarse de este servicio que es propiamente de la Ciudad, en la misma relación que el resto de las provincias argentinas”, dijo Giuliano luego de la reunión.

 

“El marco hoy de definición de las tarifas es exclusivo de la Nación”, dijo Jorge Macri. La Ciudad de Buenos Aires no tiene un marco reglamentario para definir tarifas, la tarifa depende de una decisión nacional”, dijo el ministro porteño para desligar a la Ciudad de un posible aumento del colectivo.

Es que la situación del transporte público en muchas de las ciudades del interior es muy complicada, como en el caso de Rosario donde el boleto cuesta $45 mientras que el último cálculo de costo arrojó un piso de 77 pesos.

Esa diferencia se tradujo en la disminución significativa de frecuencias y muchas veces, los vecinos deben esperar más de media hora la llegada de un colectivo en una ciudad con altos índices de violencia e inseguridad. Según informó la UTA, en Rosario faltan más de 100 unidades en la calle para tener un servicio acorde a las necesidades de la población.

 El traspaso de las 32 líneas que pertenecen a Caba y el aumento del subsidio al transporte del interior en casi un 60 %, consolidan una política federal de transporte que desarma una maraña concentrada desde hace muchos años

Según datos del Ministerio de Transporte, en 2021 se trasfirió a Rosario 1.800 millones de pesos y ahora, a partir de la resolución que redireccciona los subsidios, la ciudad tendrá un aumento del 70% según la compleja fórmula que determina la ley.

“El traspaso de las 32 líneas que pertenecen a Caba y el aumento del subsidio al transporte del interior en casi un 60 %, consolidan una política federal de transporte que desarma una maraña concentrada desde hace muchos años”, sostuvo Giuliano en diálogo con LPO.

 

Desde la Secretaría de Transporte recordaron que la situación se tornó crítica a partir del 2018, cuando se firmó el Pacto Fiscal, luego del crédito del FMI que tomó el gobierno de Macri, los subsidios al sistema de transporte del interior del país se quitaron prácticamente en su totalidad.

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

MIRA LO QUE PERDISTE