Con un total de 35 peces, el personal rural realizó dos actas por infracción a la Ley de Caza.

Ayer por la tarde, efectivos rurales apostados en el puesto de control del Paranacito llevaron a cabo un control vehicular. Del mismo dos personas fueron notificadas de infracción por pescar peces que no están habilitados para su captura por la veda que persiste en la provincia.

Desde horas del mediodía, personal policial del Departamento Rural Metropolitana montó un operativo con el fin de prevenir y contrarrestar la caza y pesca ilegal en el Paranacito. Mediante ello, cerca de las 18 demoraron a un ciudadano de 49 años quien se movilizaba en una motocicleta de 110 cilindradas.

Este llevaba consigo una bolsa arpillera, conteniendo en su interior unas 12 piezas de pescados de diferentes especies. Los agentes secuestraron la totalidad para posterior notificarle al hombre la Infracción.

Más tarde, un hombre de 33 años a bordo de una camioneta marca Izuzu transportaba unas 23 piezas de pescados en la parte trasera del vehículo. Mediante la veda existente, los efectivos procedieron a incautar la totalidad de lo transportado y labrar el acta de infracción al ciudadano.

Finalmente, todo los peces secuestrados fueron incinerados una vez que el veterinario policial lo dispuso por no ser apto para el consumo humano.