El presidente Alberto Fernández afirmó que “el régimen de promoción para el sector textil de Catamarca y La Rioja busca la generación de 1.000 empleos”, y que la ayuda será financiada “con Aportes No Reembolsables (ANR)”.

Durante su recorrida por una planta en las afueras de la capital catamarqueña, el Jefe del Estado sostuvo que “nosotros lanzamos un régimen de promoción para el sector textil, que tiene como objetivo la generación de 1.000 puestos de trabajo en empresas de los sectores tejidos, confección y del calzado de Catamarca y La Rioja, en un plazo de dos años”.

Fernández remarcó que “el programa se va a articular mediante la entrega de Aportes No Reembolsables (ANRs) por intermedio de un Fondo de Afectación Específica, respaldado por el Fondep, por $ 520 millones”.

Más adelante, el Primer Magistrado puso en relieve que “100 puestos de trabajo ya fueron generados en las empresas existentes y a partir de agosto inicia un pool de 5 marcas con 50 puestos y con proyección de creación de unos 200 puestos hacia 2022″.

Fernández recorrió en Catamarca, junto al gobernador Raúl Jalil, las instalaciones de la empresa textil Confecat, que elabora ropa y calzado de trabajo desde 1982, como parte de la agenda federal por la cual el lunes visitó San Juan y el viernes estará en La Pampa.

“Lo que más sueño es ver esto: una Argentina que produce, que da trabajo, una Argentina que consume, que exporta y en eso estamos empeñados”, expresó Fernández durante la visita a la fábrica, donde estuvo acompañado además por los ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y de Interior, Eduardo de Pedro, y los gobernadores de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, y de La Rioja, Ricardo Quintela, y la diputada nacional Lucía Corpacci.

“La pandemia nos demoró, pero ahora que estamos acelerando mucho la vacunación vemos un horizonte de salida: que cada argentino y que cada argentina tenga un puesto de trabajo, un lugar donde ganar el sustento para sí y para su familia, y eso es lo que más nos enorgullece y en lo que más empeño ponemos”, sostuvo.

El Presidente destacó que la empresa Confecat “es un orgullo para los argentinos. Hoy en día hace uniformes para el Ejército Argentino y hace borceguíes y botas para las Fuerzas Armadas que hasta hace poco tiempo compraba sus uniformes en China”, indicó.

Y remarcó que “es una muestra de la Argentina que queremos, una Argentina que produce, que importa sólo lo necesario para garantizar los insumos”.

El presidente de la empresa, Carlos Muia agradeció la visita y se manifestó “orgulloso” porque “es el primer Presidente que nos visita en 40 años de historia que tiene esta empresa”.

El empresario, además de Confecat, adquirió el 45 por ciento de Santista Argentina, principal productora de telas de jean del mercado nacional y del 80 por ciento de la ropa de trabajo que se usa en el país.

Muia también es presidente de la Unión Industrial de Catamarca y dueño de otras cuatro plantas textiles en el norte, donde trabajan 1.675 personas. Además, recuperó Confecciones Riojanas, que había cerrado en 2019, y cuenta en la actualidad con dos plantas en La Rioja.

La empresa Santista, ex Grafa (Grandes Fábricas Argentinas), fue fundada hace 95 años por el grupo Bunge & Born con el fin de industrializar fibras, y en la década del 40 sumó la marca Ombú, que se consolidó como la líder en el segmento de ropa de trabajo. Además, es dueña de Grafil, que produce guardapolvos colegiales y telas para el sector de la salud.

Asimismo, cuenta con una planta en Famaillá, Tucumán, donde trabajan 900 operarios. En esa filial se producen 2.200.000 metros de tela mensuales, de los cuales 1.2 millones son de jean y gabardina de prendas de vestir y un millón de tela de indumentaria para trabajo.

Tras la visita a la empresa, el Presidente se trasladaba al centro de San Fernando del Valle de Catamarca para participar del acto por los 200 años de la autonomía de la provincia, junto al gobernador Raúl Jalil y el intendente local, Gustavo Saadi.