Poco a poco se van conociendo algunos detalles que van a ser parte de nuevo Samsung Galaxy S22, un dispositivo del que se esperan muchas novedades para que la nueva generación se siga considerando como una de las mejores que se pueden comprar en el mercado. Y, por lo que parece, uno de los grandes saltos evolutivos se va a encontrar en la cámara principal del terminal.

Con una fecha estimada de presentación que se sitúa a principios del año 2022 (cada vez son más fuertes los rumores respecto al mes de enero), sea conocido que la compañía coreana tiene la intención de cambiar el sensor principal que llegará en este teléfono, y se decidirá por utilizar un elemento RGBW, que tiene la misión de optimizar la fotografía donde hay poca cantidad de luz. Además, también parece que va a haber una evolución respecto al tamaño del sensor, donde se pasará a utilizar un componente de nada más y nada menos que 50 megapíxeles.

Por cierto, que la misma fuente también indica que esta decisión afectará a otros muchos teléfonos de gama alta -incluso de la media- que lanzará la compañía coreana el año que viene. De esta forma, la decisión de la que hablamos no es puntual y específica para un terminal, ya que todo hace indicar a que se ha decidido a nivel empresa dar este salto para mostrarse mucho más agresivo en el apartado de la fotografía donde la competencia cada vez es mayor, ya que muchos fabricantes como por ejemplo OPPO o la propia Xiaomi cada vez ofrecen modelos de mejores prestaciones.

El Samsung Galaxy S22 llegará con una gran sorpresa en su cámara
Let´s Go Digital

 

¿Esta es una buena decisión?

En principio si el sensor elegido acompaña con una óptica de buena calidad no es para nada descabellada la postura tomada para el Samsung Galaxy S22, ya que parece que la tendencia para aumentar el tamaño de estos componentes en los modelos de gama alta se va a extender como la pólvora debido a que compañías como Apple o Google todo apunta a que apostarán por hacer exactamente lo mismo. Eso sí, es importante tener en cuenta con una mayor cantidad de megapíxeles no significa mejor calidad, pero si imágenes más grandes y, por lo tanto, que pueden ser tratadas una vez hecha la foto de una forma más eficiente por los algoritmos integrados en los smartphones.