Vanderhall, una empresa más conocida por sus velocistas de tres ruedas, se ha adentrado en el mercado todoterreno. Su contendiente, el Brawley, es una máquina todoterreno totalmente eléctrica, con tracción en las cuatro ruedas, diseñada para enfrentarse cara a cara con cualquier cosa que le depare el camino. Se trata de un coche todoterreno que a simple vista se viene a convertir en una de las competencias para los todoterreno fabricados por Jeep y Toyota y además se presenta con tecnología de punta.

Detalles de su exterior

En el estilo delantero, con sus guardabarros altos, neumáticos carnosos y voladizos prácticamente inexistentes, el exterior del Brawley lo hace ver como uno de los modelos fabricados por Jeep, aunque talvez mejorado por la tecnología ecológica que utiliza. Tiene rines de 18 pulgadas con neumáticos de 35 pulgadas, amortiguadores de derivación internos y 22 pulgadas de recorrido de suspensión. 

Vanderhall anunció la llegada del Brawley

observándolo más detalladamente podemos observar un frontal agresivo de un todo poderoso que viene a recorrer hasta los caminos y parajes más complicados. El capó es de pequeño tamaño, pero ancho. La forma de la parrilla es hexagonal, cuenta con luces diurnas de forma redonda y el LED, potentes faros nocturnos y luces de cruce o intermitentes en LED. El auto no cuenta con paragolpes, pero se muestra con una tapa especie de tapa de color plata justo en el centro.

A los lados tenemos esas llantas o rines de aleación de gran tamaño, que esconden el sistema de frenos compuesto por discos de gran tamaño y resistentes, y pinzas en las cuatro ruedas. El costado muestra los res tonos, a saber, gris plomo, azul y y negro, con las iniciales del auto “GTS”, y el nombre del fabricante. Las cerraduras de las puertas vienen del mismo color de la carrocería, y las carcasas de los espejos vienen en color negro. El techo es panorámico.

La parte trasera del coche muestra un spoiler en el techo que a su vez tiene un tercer stop en LED. Las luces de freno o stop vienen de forma redonda y en LED. Se visualiza la tapa gris en la zona más baja.

Vanderhall anunció la llegada del Brawley

Dentro del auto

En el interior, el diseño es más funcional que formal, ya que aparte de un tablero de instrumentos horizontal en forma de losa, todo lo que se obtiene en la cabina de cuatro asientos es un grupo de indicadores y una fila de interruptores. Sin embargo, hay algunas comodidades, como calefacción y aire acondicionado, un volante forrado en cuero y un sistema de sonido compatible con Bluetooth. Las puertas también tienen ventanas al estilo McLaren Senna, presumiblemente para una mejor visibilidad del terreno debajo.

Cualidades mecánicas

A nivel mecánico, la energía es proporcionada por cuatro motores, uno en cada rueda, que consta de un motor, inversor, tren de engranajes, frenos y sistema de enfriamiento en una sola unidad. En conjunto, en la versión GTS de gama alta, estos motores son buenos para un par combinado de 404 caballos de poder o 301 Kw y unos 651 Nm de par. El Brawley también tiene un sistema ABS patentado, frenado regenerativo y dirección en las cuatro ruedas que, dice la compañía, brinda “opciones de maniobrabilidad incomparables”.

Vanderhall anunció la llegada del Brawley

Dado que el Brawley es un vehículo eléctrico, la tecnología de su batería es tan importante como cualquier otra cosa. Como tal, Vanderhall ha desarrollado su propia batería NMC con un sistema de acondicionamiento especial que extiende el rango de clima frío y aumenta su ciclo de vida. La batería se puede cargar hasta un 80 por ciento de su capacidad en menos de una hora utilizando un cargador rápido de CC y proporciona al vehículo más de 200 millas o lo que es igual a unos 322 km de autonomía.

Vanderhall anunció la llegada del Brawley

Finalmente, las reservas para el Vanderhall Brawley se abrirán el 15 de julio, aunque los precios aún no se han anunciado.