Descrita por la OMS como “una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo en la actualidad”, la resistencia a los antibióticos ha sido impulsada en gran medida por el uso excesivo y el uso indebido de los mismos.

La reciente revisión sobre la resistencia a los antimicrobianos estima que para el 2050 el costo global de la resistencia a los antibióticos aumentará a $ 100 billones y representará 10 millones de muertes al año, y las infecciones resistentes a los medicamentos matarán a más personas que el cáncer. Ahora hay un esfuerzo global para encontrar nuevas familias de antibióticos.

A la vanguardia de esta lucha contra la resistencia a los antibióticos se encuentra la Universidad de Plymouth con Mathew Upton, profesor asociado de microbiología médica en la Facultad de Medicina y Odontología a la cabeza. Allí nació el PLymouth ANtimicrobial EngagemenT (PLANET) Initiative (Iniciativa de compromiso antimicrobial de Plymouth), que acaba de presentar una mirada revolucionaria sobre un posible sustituto para los antibióticos. Las esponjas marinas y el ecosistema de las profundidades marinas están relativamente poco estudiados y poco explotados en comparación con la vida en aguas menos profundas, pero este equipo de científicos ha identificado y desarrollado posibles nuevos antimicrobianos producidos por el microbioma de las esponjas que viven en las profundidades. debajo de la superficie del océano.

La OMS remarcó como “una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo en la actualidad”, la resistencia a los antibióticos La OMS remarcó como “una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo en la actualidad”, la resistencia a los antibióticos

El trabajo atrajo la atención de la Sociedad de Microbiología Aplicada del Reino Unido, que otorgó una beca para apoyar el proyecto. Así se conformará un equipo de científicos de microbiología médica y ecología marina dirigido por propio Upton y que incluye Kerry Howellprofesora de Ecología de las profundidades marinas de la Facultad de Ciencias Biológicas y Marinas y a Philip Warburton, profesor de Microbiología Médicade la Facultad de Ciencias Biomédicas de la misma Universidad.

Cultivando esponjas

Juntos, están desarrollando nuevos métodos de cultivo microbiano, los aplicarán a muestras únicas de una fuente rica en moléculas bioactivas e identificarán nuevos antimicrobianos que se necesitan con urgencia. Upton aseguró que “las profundidades marinas son la parte menos explorada de nuestro planeta, pero pueden ser la clave para resolver algunos de nuestros desafíos médicos más urgentes”.

Un equipo de científicos de microbiología médica y ecología marina estudian las esponjas para fines medicinalesUn equipo de científicos de microbiología médica y ecología marina estudian las esponjas para fines medicinales

El equipo ya está avanzando: ha cultivado más de 100 cepas bacterianas nuevas de esponjas de aguas profundas, algunas de las cuales han producido antimicrobianos que pueden matar SARM (estafilococo aureus resistente a la meticiclina). Además de la detección de posibles antimicrobianos, el equipo también estará atento a otras posibles aplicaciones en las áreas de cáncer, inmunodeficiencia y cicatrización de heridas.

“Creemos que las esponjas de aguas profundas contienen diversas poblaciones de nuevas bacterias cultivables y no cultivables -explica Upton-. Estos representan una fuente sustancial no caracterizada y sin explotar de moléculas bioactivas que podrían ayudar a satisfacer la necesidad urgente de nuevos antimicrobianos y tener otras aplicaciones beneficiosas para la salud“. Durante los próximos tres años, el equipo trabajará con expertos del Laboratorio Nacional de Física del Reino Unido (NPL) e IBM, utilizando métodos de inteligencia artificial para diseñar nuevos antibióticos relacionados con la epidermicina. Luego investigarán su actividad contra patógenos clave, incluidos los enumerados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “amenazas prioritarias”. Diseñarán sistemas para la producción de antibióticos candidatos prometedores que pueden progresar en ensayos clínicos.

“Además de buscar nuevas fuentes de terapias potenciales para problemas de salud humana, también creemos que al abrir nuevos caminos, nuestros métodos serán de utilidad para otros científicos de todo el mundo que operan en áreas de investigación similares”, completa Upton.

Existe una necesidad mundial urgente de acelerar el descubrimiento de nuevos fármacos antimicrobianosExiste una necesidad mundial urgente de acelerar el descubrimiento de nuevos fármacos antimicrobianos

En red

Una red establecida por el equipo de investigadores ha lanzado una nueva plataforma para impulsar la investigación y el descubrimiento de antibióticos en todo el mundo. Con más de 300 miembros del Reino Unido, Antibiotic Discovery Accelerator Network (ABX) ha lanzado antibioticdiscovery.com para compartir experiencia y desarrollar nuevas colaboraciones en todo el mundo.

La investigadora asociada Martha Nash parte del Grupo de Investigación Biomédica de la Universidad de Plymouth, co-desarrolló la red y diseñó el nuevo sitio web. “Actualmente, dijo, estamos en contacto con más de 300 investigadores, muchos de los cuales se han convertido en miembros activos de la red, lo que ha dado como resultado conexiones exitosas”.

Upton fue uno de los miembros fundadores de la red ABX y también es el líder del Reino Unido en la Iniciativa Aceleradora de Antibióticos entre Sudáfrica y el Reino Unido en asociación con la profesora Rosie Dorrington de la Universidad de Rhodes. Este proyecto se inició en julio pasado y se centrará en el descubrimiento de nuevos compuestos de fuentes naturales que tienen el potencial de convertirse en nuevos fármacos antimicrobianos. “Sabemos que existe una necesidad mundial urgente de acelerar el descubrimiento de nuevos fármacos antimicrobianos y llevarlos al mercado, y la iniciativa ABX es parte de nuestro esfuerzo por reunir a los investigadores y superar algunos de los obstáculos en el proceso de descubrimiento. El nuevo sitio web es el siguiente paso para que eso suceda. Incluye páginas en las que los investigadores pueden buscar colaboradores y expertos potenciales que les ayuden a hacer avanzar su investigación”, concluye Upton.