El partido entre Boca y Atlético Mineiro no había finalizado y Mario Pergolini, ex vicepresidente del Xeneize, ya había hecho su descargo en las redes sociales. Utilizó la cuenta oficial de Vorterix para manifestarse por el fallo arbitral que perjudicó al club de sus amores, otra vez, como en el partido de ida.

Una vez más la tecnología y el arbitraje protagonizaron una noche escandalosa en la Copa Libertadores. El árbitro uruguayo Esteban Ostojich, apoyándose en el VAR, anuló un gol de Boca en el segundo tiempo por un supuesto offside de Diego González. La medida generó muchísima polémica entre los jugadores de Boca y Atlético Mineiro. “Es una vergüenza”, se llegó a escuchar por parte de Miguel Ángel Russo, indignado por la situación.

Boca quedó eliminado en los penales y de esta acción se hablará y mucho en la semana.

Escándalo por la intervención del VAR (EFE/EPA/Bruna Prado)Por: EFE Servicios

“Váyanse a cagar, esto es una vergüenza, y nadie defiende a Boca. Dejaron pasar la anterior y acá está el resultado”, escribió el exdirigente en relación a la jugada que también perjudicó a Boca en el partido de ida, la semana pasada en la Bombonera.

La imagen de la polémica

El off side que le cobraron a Boca (Captura ESPN)

Vale recordar que en el partido de ida el colombiano Andrés Rojas Noguera anuló un gol de Boca de manera errónea. La situación provocó críticas de los hinchas y de la propia Conmebol, que suspendió a todos los involucrados, incluso a los que se encontraban manejando el VAR.

El escándalo en el partido de ida

Iban 34 minutos del primer tiempo entre Boca y Atlético Mineiro, por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, cuando en la Bombonera se vivió un momento increíble. En un partido chato ante Atlético Mineiro, con un nivel de juego muy bajo, el Pulpo González lograba anotar el primer gol de la noche.

Pero la alegría duro poco: el árbitro colombiano Andrés Rojas Noguera, a instancias del VAR, revisó la jugada y decidió anular el tanto.

El problema estuvo en que el juez vio una infracción de Norberto Briasco dentro del área. Un supuesto empujón que de ninguna manera debió haber sido sancionado con falta porque, básicamente, no fue. Aunque es verdad que el jugador de Boca apoya ambos brazos sobre la espalda de Nathan Silva, no es suficiente como para sancionarlo.