Un campo de 2000 hectáreas, que fue expropiado a un político condenado por corrupción, fue adjudicado a 20 familias productoras, que lo aprovecharán en 13 lotes ganaderos y 7 de actividades intensivas como la apicultura, la horticultura y las especies aromáticas.

La singular historia sucede en Entre Ríos, con una trama que ya lleva casi dos décadas y está avalada por la Justicia, la Legislatura y sucesivos gobernadores provinciales.

Al cabo de un juicio, en diciembre del 2005, la Sala Penal de Concordia condenó al ex senador provincial Mario Alberto Yedro (PJ-Concordia) a tres años de prisión condicional por el delito de enriquecimiento ilícito. Su esposa Silvia Yolanda Torres recibió una pena de dos años por la misma causa.

Pero lo más trascendente de esa sentencia es que se ordenó la expropiación de un campo que el matrimonio había adquirido en el centro geográfico entrerriano, en la zona de Rosario del Tala (entre Nogoyá y Villaguay). Los jueces consideraron que fue adquirido con fondos públicos y pasaron esa propiedad a manos del Estado provincial.

El ex gobernador Sergio Urribarri intentó hacer una aldea productiva con producción intensiva, con un sistema de propiedad colectiva. Más tarde lograron, a través de un plan provincial de viviendas, construir 50 casas, pero el proyecto no avanzó.

5 años de gestiones de Federación Agraria

La utilización del predio recobró impulso en 2016, por un acontecimiento no directamente relacionado. Fue cuando el actual vicepresidente 1° de Federación Agraria Argentina (FAA), Elvio Guía, junto a Alfredo Bel, coordinador de Federación Agraria en Entre Ríos, visitaron Villa Paranacito, en el sudeste entrerriano, donde había habido una gran inundación. Luego de dialogar con los damnificados, comenzaron gestiones con el gobernador Gustavo Bordet para que les permitieran llevar los animales de las zonas afectadas al campo expropiado, tras lo cual se le otorgó a FAA la tenencia precaria de la tierra, que la entidad cedió a la Cooperativa de Productores de Villa Paranacito.

En junio de 2017, Guía se reunió con el gobernador y le presentó el proyecto federado para organizar la colonia en esos campos. En 2018, luego de reunirse con la ministra de Gobierno y Justicia, Rosario Romero, fueron a visitar con ella el campo, para interiorizarla sobre la propuesta. Luego del contacto con la zona y los productores, la ministra motorizó junto a la entidad la propuesta de desarrollar una colonia productiva.

Más tarde, junto a la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos realizaron un mapa del suelo y la superposición de capas de modelos productivos desarrollados por el Ing. Ricardo Garzia que conoce la zona, lo que les permitió orientar la colonia en cuanto a unidades económicas. Así se definió que hubiera lotes de 118 hasta 200 hectáreas destinadas a carne bovina, ovina y a la apicultura, y un área para producción intensiva de aromáticas, horticultura, apicultura de 7 hectáreas cada una.

Posteriormente, el diputado provincial Juan Navarro (PJ-Rosario del Tala) tomó el proyecto y lo presentó al Parlamento, donde obtuvo aprobación por unanimidad en ambas cámaras, en 2018. En esta instancia, se incluyó una escuela agrotécnica.

Luego se conformó una Comisión que gestionara la ley, que en 2019 desarrolló un pliego para elegir los proyectos y adjudicatarios: se apuntó a hijos de productores, que tuvieran experiencia productiva, que fuesen familias jóvenes, entre otros criterios. Se inscribieron 104 proyectos que aspiraban a conformar la colonia, entre los cuales quedaron los primeros 35 proyectos preseleccionados, tras lo cual se los entrevistó personalmente y una comisión integrada por más de 10 miembros determinó a los 20 proyectos finales, por orden de mérito.

Los 13 productores seleccionados para la actividad ganadera son: Ubaldo Matildo Rojas; Cristian Omar Bernhardt; Hector Hernan Gagolin; Gustavo Edgardo Díaz; Luciano Paolo Woloschuk; María Fernanda Trevisán; Esteban Joaquín Weber; Claudio Santiago Bernhardt; Cesar Ignacio Tribulo; Jesús Nazareno Isaurralde; Sergio Javier Flor; Agustín Horacio Riedel y Dario Fabian Cretaz. Y los 7 productores para las actividades intensivas son: Jorge Kloss, María Fernanda Schimes, Víctor Veik, Natalia Perlo, Walter Almada, Carlos Benítez y Claudio Sosa.

Paralelamente también se seleccionaron familias de fuerzas de seguridad quienes recibieron otras 20 casas, y se entregaron 6 casas a pobladores de Guardamonte.

Los productores que resultaron elegidos firmarán un comodato de los lotes y tendrán dos años de gracia con posesión de la tierra. Luego, tras que se evalúe el progreso de su emprendimiento productivo, podrán pagar la propiedad de los mismos con planes a 25 años a valor producto.

“Más allá de todo el proceso, es un gran logro y da mucha esperanza ver hoy estos proyectos de vida concretarse, con el apoyo del Estado y el trabajo que los productores vienen realizando hoy estas familias tienen la oportunidad de desarrollar sus actividades y acceder a la tierra y vivienda propia, valiéndose de su esfuerzo y su fuerza de trabajo”, destacó Bel.