Facebook, la compañía dueña de WhatsApp, está investigando la forma de analizar los datos protegidos por encriptación sin desencriptarlos, un trabajo para el que formó un equipo de investigadores y que permitiría segmentar la publicidad a partir de los mensajes de esa aplicación.

La compañía tecnológica se metió de lleno en la investigación de lo que se conoce como “criptografía homomórfica”, un tipo de cifrado que evita las potenciales fugas de información al no necesitar desencriptar los datos o carecer de la clave que los desencripta. Es clave mantener la encriptación para no vulnerar la privacidad de los usuarios, un tema no menor especialmente en una empresa que ya tuvo varias crisis relacionadas al tema, la más grande vinculada a Cambridge Analytica.

Según la Agencia Española de Protección de Datos, se trata de “una técnica que permite realizar operaciones sobre los datos cifrados y obtener resultados, también cifrados, equivalentes a las operaciones realizadas directamente sobre la información original”.

Este tipo de cifrado se indica como idóneo para datos de tipo médico o financieros, con el que ya trabajan empresas como Microsoft, Google y Amazon, y también Facebook, según destacó el medio The Information.

En concreto, y como indicaron fuentes a dicho medio, Facebook está formando un equipo de investigadores en inteligencia artificial para que se centren en la criptografía homomórfica, para lo que cuenta con un antiguo trabajador de Microsoft.

El fin de estos trabajos sería dirigir anuncios basados en mensajes cifrados en WhatsApp, o cifrar los datos que recopila sobre millones de usuarios sin que esto afecte a las capacidades de los anuncios dirigidos, algo que siempre les sirve a los anunciantes y un dato clave para vender más publicidad, el negocio más grande de una empresa que aparenta ser “gratuita”, pero que en realidad lucra con la información y los datos de los usuarios.

La encriptación en la nube

WhatsApp está trabajando en la encriptación de las copias de seguridad guardadas en la nube de Google Drive, pero también de las locales, aquellas que se guardan en el propio dispositivo móvil.

La compañía tecnológica lleva meses trabajando en proteger las copias de seguridad que se guardan en Google Drive, con un proceso de encriptado basado en una contraseña o en una clave de 64 dígitos, que debe introducirse en el momento de restaurarla.

La protección también llegará a las copias que se guardan en el teléfono móvil, conocidas como copias locales, según informó el portal especializado en el servicio de mensajería, WABetainfo. En este caso, la encriptación de extremo a extremo se encontró en la beta de WhatsApp para Android, y estará disponible en una futura actualización del servicio.