El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, negó toda posibilidad de otorgarle un indulto a la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala y contó algo que le dijo al jefe de la bancada de Diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner y a otros funcionarios nacionales. “Antes me pegan un tiro en la cabeza”, advirtió el dirigente radical.

Sala se encuentra detenida desde comienzos de 2016. Desde 2018 se encuentra en un régimen de arresto domiciliario en Jujuy. Fue condenada en dos causas; un escrache contra Morales y por la causa conocida como “Pibes Villeros”, por la que debe cumplir 13 años de prisión.

Organismos de derechos humanos y sectores del oficialismo cuestionan esos procesos judiciales, ya que entienden que fueron impulsados como parte de una persecución política del gobernador contra la dirigente opositora. Frecuentemente, militantes del kirchnerismo suelen convocar a marchas y actos en apoyo a su liberación.

No hay ninguna posibilidad, bajo ningún punto de vista. Les dije al Presidente, a Sergio Massa, a Wado de Pedro, a Santiago Cafiero y a Máximo Kirchner que antes me pegan un tiro en la cabeza”, respondió el gobernador de Jujuy ante la consulta sobre un posible indulto a la activista de la Tupac Amaru, en una entrevista con Radio 10. “Está funcionando la Justicia”, agregó.

En su primera declaración de ese calibre, Gerardo Morales diferenció al presidente Alberto Fernández de ese tipo de planteos y dijo que nunca sintió presiones de su parte. “El Presidente nunca ejerció ningún tipo de presión. Sí siempre me planteó su posición, él cree que es una presa política, es una fuerte disidencia que tengo con él”, dijo.

“No voy a ir contra los hechos de violencia y corrupción en Jujuy. ¡Les robaron a los pobres! Que no metan presión con este tema”, pidió Morales.

Una de las marchas para pedir la liberación de activista argentina Milagro Sala en Buenos Aires (EFE/Stringer)
Una de las marchas para pedir la liberación de activista argentina Milagro Sala en Buenos Aires (EFE/Stringer)

A lo largo del reportaje, el gobernador justificó su mirada sobre Milagro Sala y la acusó de continuar organizando hechos de violencia desde su casa, donde cumple arresto domiciliario. “Como sucedió en Campo Verde. En un audio encontraron que ella da las órdenes”, indicó Morales, acerca de los incidentes en los que resultaron heridos diez policías en el marco de la previa de una actividad política del mandatario.

Y concluyó: “Corramos el velo de la farsa esta de que Milagro Sala es una víctima”.

En una de las últimas novedades sobre la situación de la dirigente colla, el fiscal jujeño Diego Cussel requirió semanas atrás la elevación a juicio de una causa contra la líder de la organización Tupac Amaru, Milagro Sala, y otras dos personas por la sustracción y destrucción de un expediente judicial en diciembre de 2009.

La acusación involucra a un hecho ocurrido entre el 22 y 25 de diciembre del año 2009, en torno a un expediente judicial de la causa conocida como “la balacera de Azopardo”, que tuvo lugar en 2007. De acuerdo con la investigación de la fiscalía, el empleado Marcos Romero aprovechó que su compañero de oficina se retiró para adueñarse del mencionado documento expediente, compuesto por 800 fojas divididas en 4 cuerpos. Otro de los acusados, su ex abogado Alberto Bellido, habría planeado ese robo por instrucciones directas de Sala. Según la denuncia, el objetivo era destruir las actuaciones que, finalmente, se produjeron en un basural ubicado en barrio Norte de San Salvador de Jujuy.

El pedido de juicio en ese expendiente fue elevado al Juzgado de Instrucción Nº 1 De Causas de Jujuy para el cierre de la instrucción judicial y la citación a juicio oral a Sala, Alberto Bellido y Marcos Romero, acusados de “cohecho” y “sustracción y destrucción de documento público”.