Tras las protestas que sacudieron en los últimos días a Formosa, el gobernador provincial, Gildo Insfrán, advirtió este jueves que no es el enemigo del pueblo formoseño y ratificó las políticas sanitarias que viene llevando a pesar de las manifestaciones en su contra.

“El enemigo del pueblo y del mundo es el virus, el enemigo que tenemos en Formosa no soy yo”, dijo Insfrán en la inauguración de una escuela en la localidad de Fortín Lugones.

Además, citado por el diario local El Comercial, afirmó: “No me va temblar el pulso para hacer cumplir las medidas sanitarias”.

El mandatario inauguró este jueves el Jardín de Infantes número 37 y la Escuela Provincia de Educación Primaria (EPEP N°83) y aprovechó para hablar sobre la situación en su provincia, que fue sacudida por protestas populares tras disponer de nuevas restricciones al comercio en el marco de la pandemia, aunque se cuidó de no mencionar las movilizaciones y la represión policial contra los asistentes.

Insfrán enumeró los distintos hechos que vivió la provincia desde el primero de marzo, cuando inauguró el período de sesiones ordinarias de la Legislatura, pero al mencionar jueves 4 solo dijo que ese día “descansamos” cuando en la capital decenas de personas salieron a las calles para protestar por las nuevas restricciones.

Gildo Insfrán dijo que él no es el enemigo del pueblo formoseño (Foto: Telam)

“Las medidas no son simpáticas”

“No son momentos fáciles, en el país y en el mundo se ha mostrado las caras más siniestras de algunas políticas como también de algunos políticos. Donde pusieron en discusión la Economía o la vida. Nosotros en Formosa tenemos los mejores indicadores de salud para esta pandemia. No estoy contento, no estoy feliz porque sé que somos vulnerables, que si bajamos los brazos podemos tener un resultado diferente. Y hasta que no podamos por lo menos vacunar al 80% de nuestra población, no hay otra medida”, indicó, siempre citado por el periódico.

Y añadió: “Nosotros hasta fines del año 2020 teníamos solo un fallecido por Coronavirus. Luego de las fiestas de fin de año se dieron los brotes en el oeste, otro en Formosa y Clorinda y tuvimos que tomar esas medidas drásticas, que no son simpáticas pero no hay otra manera”.

Sin mencionar las protestas, Insfrán cargó contra la oposición y aludió, sin tampoco nombrarlos, a los dirigentes de Juntos por el Cambio como Patricia Bullrich y Waldo Wolff: “Vienen con la pretensión de enseñarnos cómo debemos actuar pero de los lugares de donde proceden su política sanitaria es un desastre. Insisto, no estoy confrontando con ningún formoseño”.

Y añadió: “Ellos también, los que traen a esa gente de afuera, esos comprovincianos que piensan en lo electoral; ellos también están en peligro. El enemigo del pueblo y del mundo es el virus, el enemigo que tenemos en Formosa no soy yo”.

Qué dijo sobre el rol de la prensa

Insfrán dijo además que “hace más de 60 días que los medios nacionales están aquí bombardeando” y advirtió: “Si creen que a mí me van a sacar del eje que hemos trazado, se equivocan, no lo van a lograr. Ante la opción de la economía, la salud y la vida; nosotros hemos optado por la salud y la vida de cada uno de los formoseños. Incluso de aquellos que lamentablemente, quieren sacar ventajas políticas en este momento”.

Gildo Insfrán

Un equipo de TN logró ingresar a la provincia el 24 de febrero después que el juez federal Pablo Morán diera lugar a un hábeas corpus presentado por abogados del canal.

“Les quiero decir que no me va temblar el pulso para tomar las decisiones necesarias para proteger la salud y la vida. Aunque veamos provocaciones, de gente que antes no lo hacía, como los bares que abren, o ese grupo de abogados que dicen ser independientes pero ves que en sus filas hay dirigentes de un sector político”, indicó.

Y concluyó: “Ellos van a seguir con esto. Pero nosotros debemos estar en calma, serenar nuestro espíritu. A mí me llamaron muchos intendentes, mostrándome su apoyo, diciendo que tenemos que salir a contestar, a defender. Pero no lo hacemos, no lo vamos hacer porque la situación no nos permite, porque la recomendación en esta pandemia es no hacerlo. No como ellos que se juntan y se aglomeran; y son siempre los mismos. No podemos, hay que ser responsables. No es mi intención ponerlos tristes, solo quiero alertarlos porque si bajamos los brazos, esos mensajes errados que vienen de afuera, van a penetrar y con ello, todo lo hecho hasta ahora podría perderse”.