El uso intensivo de tarjetas de crédito por el auge del programa Ahora 12 y otras promociones encuentra un límite en estos días en los topes que imponen los bancos a los consumos financiados con tarjetas de crédito. Las entidades financieras ajustan el monto máximo que pueden financiar en cuotas sus clientes en un intento por mantener a raya los niveles de mora y, aunque no lo admitan, también tienen pocos incentivos para hacerlo porque esos préstamos son muy poco rentables. El conflicto escaló al punto que la Cámara Argentina de Comercio (CAC) le pidió al Gobierno intervenir en el tema.

El límite a montos financiados en cuotas es una de las herramientas con la que los bancos manejan el riesgo crediticio. De acuerdo a los ingresos de una persona, los que cobra directamente en su banco o que informa a su entidad, se establecen montos máximos que pueden tomar prestados los usuarios de los plásticos. Con una inflación caminando por encima del 50% y dados los aumentos de sueldo que se aplican cada año las entidades recalculan ese monto máximo constantemente. Pero, según comerciantes, este año esos ajustes fueron como mínimo conservadores.

Comerciantes enojados

Este lunes el presidente de la CAC, Natalio Grinman, encabezó una delegación de la cámara que se reunió con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. Entre los temas que los comerciantes llevaron a la reunión para poner sobre la mesa estuvo el programa Ahora 12 y los topes a los montos financiados con tarjeta.

“Las autoridades de la CAC advirtieron sobre reducciones de cupos de compra establecidos por parte de algunas entidades bancarias, que limitan el potencial de Ahora 12”

“Las autoridades de la CAC ponderaron el esquema, pero a la vez reiteraron su pedido de que fuera extendido a otros rubros, y también advirtieron sobre reducciones de cupos de compra establecidos por parte de algunas entidades bancarias, que limitan su potencial”, consignó un comunicado de prensa de la CAC.

Los límites de compra de las tarjetas están asociados a los ingresos de sus titulares. En general, los bancos ajustan ese tope de acuerdo a la capacidad de pago de cada cliente. Pero los comerciantes aseguran que los bancos redujeron los límites este año o que, lo que es lo mismo, los ajustaron en una tasa menor al ritmo de avance de la inflación. El problema es que si bien pueden ofrecer hasta 30 cuotas en el programa, el monto final de los bienes puede ser mayor al monto que le autorizan -como en el caso de heladeras y otros productos de línea blanca.

Las quejas de los comerciantes llegaron al ministro de Producción, Matías KulfasLas quejas de los comerciantes llegaron al ministro de Producción, Matías Kulfas

“Es una preocupación. Los bancos han verificado un aumento de la morosidad, aún es baja, pero se cubren. Aumentan los montos en forma tardía y menos que la inflación. También influye que que la tasa tope que les puso el Banco Central para financiación de saldos no los satisface. Esto para las pymes afecta el consumo”, dijo a Infobae Salvador Fermenía, secretario de prensa de Came.

Bancos se defienden

En los bancos, por otra parte, niegan que hayan cambiado su política de montos máximos. De media docena de entidades consultadas, sólo Banco Santander respondió en on the record a la consulta de Infobae.

“La reducción de límites de crédito en cuotas para las tarjetas no tiene nada que ver con los programas Ahora. No hay una baja general de límites de créditos a clientes. Como es habitual, cada año se hace automáticamente una evaluación crediticia de cada cliente, y en base a su relación ingresos-consumo, situación de pagos y demás, se recalculan sus límites de crédito. Puede ocurrir que en algunos casos puntuales ese límite baje, más no es algo generalizado”, dijeron voceros de la entidad de capitales españoles.

En off the record, varias otras entidades aseguraron que no han modificado su política de topes a los montos financiables.

“Ahora 12 les rinde el 50%, 56% y 60% nominal anual, según la cantidad de cuotas, lo cual no parece un rendimiento adecuado para todos los segmentos” (Barbero)

“Las evaluaciones crediticias son constantes, se revisan de manera habitual o cuando se detectan cambios en la situación de cliente, pero en nuestro caso no hubo modificaciones masivas”, dijeron en una entidad.

Si, admiten, no tienen incentivos para aumentar esos límites. Y citan problemas tanto de riesgo crediticio como de resúmenes de tarjeta que han estado utilizando gran parte de su capacidad de financiamiento a lo largo de meses de incentivo a la venta en cuotas. Y, también, señalan que los usuarios tienen en algunos casos la oportunidad de ampliar el límite informando ingresos, en caso de no acreditar salarios en la cuenta en cuestión.

Poco interés de los bancos

“El límite en cuotas y en un sólo pago depende mucho de cada banco. Puede rondar de dos a tres veces el ingreso mensual”, dijo Lucía Pignani, economista. “Lo que estuvieron haciendo en algunos bancos es generar una diferenciación y reducir el monto a financiar en cuotas para los clientes que usan poco la tarjeta, mientras que a los usuarios habituales les dejaban el mismo”, agregó.

Pero más allá de las quejas y las acusaciones de los comerciantes, hay un punto que hace que los bancos no vayan a liderar ninguna solución. Y esto es porque los préstamos Ahora 12, que prácticamente eliminaron todos los consumos con tarjeta ajenos a ese plan, son muy poco rentables.

“La tasa máxima para el programa Ahora 12/3 es, hasta 18 cuotas, 25% de tasa nominal anual. Hasta 24 cuotas, 28% de tasa, hasta 30 cuotas, 30% de tasa nominal. A cambio de esas tasas por debajo de la inflación, los bancos tienen una reducción del efectivo mínimo equivalente al 50% de lo que invierten en este programa. Lo que implica que invierten la mitad o el rendimiento sería el doble, o sea les rinde el 50%, 56% y 60% nominal anual, respectivamente, lo cual no parece un rendimiento adecuado para todos los segmentos”, analizó Guillermo Barbero de First.

Ese rendimiento compar, por ejemplo, con tasas de financiamiento con tarjeta que llegan a un máximo del 100% de tasa nominal anual.