A pesar del frío y respetando las medidas de prevención sanitaria en pandemia, Resistencia recordó los 200 años del fallecimiento del General Martín Miguel de Güemes con actividades encabezadas por Gustavo y que concluyeron con el descubrimiento de un busto de dicho prócer en la sede municipal de avenida Italia 150.

La jornada inició con la participación del Intendente y referentes de Gendarmería Nacional en el izamiento de banderas en el Mástil Mayor y prosiguió con una ofrenda floral al pie de la figura de Güemes emplazada en la plaza 25 de Mayo.

Finalmente, Gustavo encabezó el descubrimiento del busto del prócer de origen salteño que, a partir de esta fecha histórica, forma parte del jardín frontal del edificio municipal al ser considerado uno de los tres padres de la Patria. Al respecto, el jefe comunal expuso la trascendencia histórica de Güemes por luchar por la libertad en el norte argentino y mencionó que esa personalidad que es un símbolo de la Gendarmería Nacional “representa valores que debemos resaltar y reconocer”.

Recordó que ese general dio la vida por la Patria a muy temprana edad, por lo que invitó a todos los vecinos y vecinas de Resistencia a “imitar esa entrega y dedicación” y resaltó la necesidad de homenajear esos valores en esta compleja actualidad de pandemia.

El jefe de la Agrupación 18° Chaco de Gendarmería Nacional, comandante mayor Favio Florencio Pérez, exaltó la figura de Güemes como “el padre de la Gendarmería Nacional” y señaló que los resistencianos deberían sentirse orgullosos de contar con un busto del prócer en el edificio municipal donde acuden todos los vecinos y vecinas. Además, remarcó que se trata de un padre de la Patria que consolidó valores que trascendieron en el tiempo.

Por su parte, la presidente de la Comisión Oficial de Fiestas Patrias y Homenajes, Carmen Ramírez, expresó la necesidad del pueblo de Resistencia (sobre todo de los más jóvenes) de conocer a sus próceres nacionales y felicitó la impronta del Intendente en revalorizar a los héroes de la Patria.

EL PRÓCER

Martín Miguel de Güemes nació el 5 de febrero de 1785, en la ciudad de Salta, de padre español y madre criolla. Con apenas 14 años, en 1799, empezó la carrera militar enrolándose en la 6ª Compañía del Tercer Batallón del Regimiento Fijo con asiento en Salta.

Cuando en junio de 1806 se produce la primera invasión inglesa, el regimiento en el que Güemes servía como cadete fue convocado para auxiliar a Buenos Aires. Llegó a ser ayudante de Santiago de Liniers, quien en 1807 lo nombró teniente de su escolta de granaderos. Pero al año siguiente, la muerte de su padre, lo obligó a regresar a Salta.

Güemes adhirió a la Revolución desde sus inicios. Y en los primeros años se desempeñó en el Alto Perú en acciones destinadas a interceptar las comunicaciones enemigas. Por diferencias con Juan José Castelli, volvió a Salta.

En 1811, le tocó proteger la retirada de Juan Martín de Pueyrredón, luego de la derrota de Huaqui. Tras un período en Buenos Aires y Montevideo, durante el cual participa del sitio a la ciudad oriental hasta fines de 1813 y es ascendido a teniente coronel, vuelve a Salta y es entonces cuando inicia la formación de milicias gauchas en el marco de su plan defensivo de guerra de guerrillas, que lo hará pasar a la historia.