En el marco del décimo aniversario del barrio Felipe Gallardo se inauguró un espacio recuperado en la Plaza de la Alegría 2 de Septiembre. Los festejos incluyeron la participación del intendente, de la Comisión del barrio, vecinos y vecinas, emprendedores de la zona Norte que expusieron sus productos, un reconocimiento a algunos vecinos históricos, el descubrimiento de un mural y la plantación de árboles.

Gustavo valoró la importancia de trabajar de forma conjunta con las comisiones vecinales, y destacó el protagonismo para alcanzar una plaza natural y autogestionada: “Otorgamos el equipamiento de luces, juegos, bancos de hormigón y madera y los vecinos plantaron árboles que llevan el nombre de cada niño y niña del barrio para cuidarlo y regarlo”.

“Queremos trabajar para que puedan mejorar su calidad de vida y es importante recuperar espacios públicos con el impulso de los vecinos”, resaltó.

La asistente ejecutiva en Infancia y Juventud, Rocío Moreira, señaló: “Responder es estar presente cuando el vecino te necesita cuando la comisión gestiona y se trabaja codo a codo”. Además, invitó a la sociedad a imitar estas acciones vinculadas a la participación ciudadana y a trabajar por su barrio y la comunidad.

“GUSTAVO HIZO POSIBLE ESTO”

La presidenta de la Comisión Vecinal, Romina Páez, declaró su alegría por generar el reencuentro vecinal: “Estamos cumpliendo años y celebrando junto a emprendedores y vecinos. Todos pusieron su granito de arena por la plaza tan anhelada”. Al mismo tiempo,  agradeció al intendente y a los funcionarios municipales que respondieron la demanda vecinal: “Gustavo hizo posible esto y era algo que pensamos que no íbamos a conseguir y en tres meses, se logró lo que no se hizo en 10 años”.

María Angélica Romero, vecina y primera presidenta de la Comisión Vecinal del barrio Felipe Gallardo sostuvo que lograr el espacio verde fue una “lucha”, recordó que “existe una carpeta llena de pedidos de hace 10 años” y también agradeció a Gustavo: “Estamos felices, vamos a tener un espacio donde tomar mates y los niños van a tener un lugar para jugar y sentirse en casa”.

Oscar Pérez, vecino del barrio, expresó: “Es un lugar deseado que se ganó, los vecinos nos preocupamos para que los niños y niñas tengan un espacio donde jugar y los grandes poder venir a tener un buen momento en familia”. También indicó la importancia de tener un espacio verde natural con aire puro para que “los niños abandonen el celular”.

El mural fue pintado por Justino Ezequiel Ojeda Arévalo de la Asociación Civil Unión y Esperanza con el apoyo de la Escuela de Arte Municipal y Gustavo entregó placas honoríficas a María Angélica Romero, primera presidenta de la Comisión Vecinal; Jorge Barrionuevo, comodoro y excombatiente en la Guerra de las Islas Malvinas; Liliana Aracama, gestora y creadora del nombre de la plaza; al vecino Carlos Olivieri y al Grupo de Seguridad encabezado por Adrián Quizano.