La justicia rosarina rechazó el pedido de una mujer que solicitó la anulación de su matrimonio, alegando que su esposo es gay, luego de tenerse en cuenta que la orientación sexual se definió nueve años después de esa unión.

La medida fue adoptada por la jueza Valeria Vittori, miembro del Tribunal Colegiado de Familia 7° de Rosario, quien explicó porqué rechazó la nulidad tras el pedido de una mujer que acusó al marido de “ocultar” su homosexualidad.

“El tema fue desentrañar si la mujer sabía con quién se casaba. Ella consideró que él actuó de mala fe y que ‘no se hubiera casado si tenía conocimiento’ de lo que pasaba. Por eso, pidió un resarcimiento moral y psicológico. Por su parte, el esposo dijo ser heterosexual pese a que mantuvo una relación homosexual (en 2017, nueve años después de la unión conyugal)”, dijo la magistrada en A24.

La jueza ndicó los motivos por los cuales no accedió a la solicitud de la denunciante: “Tuvieron cuatro años de amistad, cinco años de noviazgo y de casamiento. Había un profundo conocimiento”, argumentó al basarse, según dijo, en pericias psicológicas y diversos test para evaluar a las partes.

“Si la mujer hubiese sido engañada, era causal de nulidad. En este caso no hubo homosexualidad antes del matrimonio. El vínculo con otro hombre no lo convierte en homosexual. Sigue siendo heterosexual”, sostuvo la jueza.

“La mujer sabía con quién se casaba, la sentencia quedó firme”, concluyó.

Cómo se inició la causa

 

La causa se inició cuando la mujer acusó a su marido de “ocultar” su homosexualidad, ya que “si lo hubiera sabido, jamás hubiera contraído matrimonio”.

En tanto, el hombre desestimó las palabras de su cónyuge, explicando a la justicia que su relación con un hombre se dio por primera vez en 2017, nueve años después de la unión matrimonial.

La medida fue adoptada por la jueza Valeria Vittori, miembro del Tribunal Colegiado de Familia 7° de Rosario

 

En consecuencia, la magistrada Vittori sentenció este martes que “resulta inadmisible concebir que la denunciante haya sido engañada en la orientación sexual de su pareja a la fecha de celebración del matrimonio”.

Y añadió que “el alegado error en las cualidades personales no se encuentra configurado, es decir, no resulta esencial ni determinante, motivo por el cual corresponde el rechazo de la demanda de nulidad de matrimonio“.