Un militar retirado de 83 años habría asesinado de un balazo en el pecho a su esposa de la misma edad y luego se mató de un tiro en la boca, en un presunto femicidio seguido de suicidio ocurrido en un departamento del barrio porteño de Colegiales, informaron fuentes de la investigación.

El hecho ocurrió en el departamento 3ro. B de un edificio ubicado en Ciudad de la Paz 1447, entre Virrey Olaguer y Feliú y Virrey Arredondo, donde esta tarde realizaban actuaciones efectivos de la comisaría vecinal 13C y de la Unidad Criminalística Móvil de la Policía de la Ciudad.

Fuentes de la investigación informaron a Télam que el hallazgo del matrimonio de jubilados se produjo cuando al inmueble llegó una cuidadora y como nadie la atendió ni le abrió la puerta llamó al hijo de la pareja, de 45 años, quien se acercó con unas llaves.

El hombre encontró a sus padres heridos de arma de fuego y con bajos signos vitales, por lo que llamó al 911 y personal policial de la seccional mencionada se desplazó al lugar.

Al llegar, los oficiales constataron que tanto el hombre, identificado como Bernardo Ángel Viglierchio, quien era un militar retirado, y su esposa, llamada Ana María Uria, ambos de 83 años, ya estaban fallecidos tendidos sobre la cama.

El hijo de la pareja reconoció que sus padres estaban deprimidos, por lo queno se descarta que se haya tratado de un pacto suicida

El jubilado tenía un disparo en la boca y su revólver sobre su pecho, y la mujer un disparo en el tórax, precisaron los voceros.

Además, en el lugar no se observaron signos de violencia o destrozos que indiquen la actuación de un tercero o que hayan sido víctimas de algún robo en la propiedad.

En una primera manifestación informal realizada a la Policía en el lugar, el hijo reconoció que sus padres estaban deprimidos, por lo que no se descartaba en el marco de la pesquisa que se haya tratado de un pacto suicida.

Al lugar también arribó una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), cuyo personal constató el fallecimiento de las dos personas.

El caso es investigado por el fiscal Santiago Vismara, de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 2, quien de manera provisoria caratuló la causa como “muerte dudosa”.

El fiscal dispuso el trabajo en el lugar de los peritos de la Unidad Criminalística Móvil y ordenó remitir los cadáveres a la morgue para sus autopsias de rigor.

Además, Vismara ordenó que realicen las pruebas de Dermotest en las manos de ambos, estudio que busca rastros de deflagración de pólvora adherida a la piel, y que también se revise el departamento en busca de notas o mensajes.

Viglierchio figuraba en la nómina de Veterano de la Guerra de Malvinas de la Armada con el grado de capitán de fragata.