Los nuevos casos de COVID-19 se disparan nuevamente en uno de los países con más población completamente vacunada y el interrogante sobre hasta cuándo el SARS-CoV-2 podrá mutar y desafiar a la ciencia vuelve al centro de la escena.

Con más del 60% de los adultos inmunizados con dos dosis de alguna de las vacunas disponibles en el país, algunos estados de los EEUU registran récord de nuevas internaciones, con hospitales abrumados y un nuevo año escolar ya en marcha.

En este contexto, las autoridades sanitarias analizan cómo expandir la protección de las vacunas para aquellos que están en mayor riesgo.

“No se equivoquen, la FDA actuará rápidamente en esto porque reconoce lo que está en juego. Es la salud de nuestros niños, y realmente no hay nada más importante que eso”, había adelantado el doctor Vivek Murthy, director general de Sanidad.

Es que evaluar las vacunas para niños menores de 12 años es ahora una prioridad para la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés), según aseguró Murthy, quien agregó que es posible que las dosis estén disponibles para finales de 2021.

Asimismo, en las últimas horas la FDA autorizó terceras dosis de las vacunas contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech y Moderna para las personas con sistemas inmunitarios debilitados, lo que les dio a los médicos más libertad de acción para proteger a quienes no respondieron lo suficiente a una serie inicial de inyecciones.

La autorización de uso de emergencia existentes para las dos vacunas, se aplica a las personas que recibieron trasplantes de órganos sólidos y a otras personas con sistemas inmunitarios igualmente comprometidos, informaron desde la agencia regulatoria.

Evaluar las vacunas para niños menores de 12 años es ahora una prioridad para la FDA (Getty)Evaluar las vacunas para niños menores de 12 años es ahora una prioridad para la FDA (Getty)

“La FDA es especialmente consciente de que las personas inmunodeprimidas corren un riesgo especial de sufrir una enfermedad grave“, destacó mediante un comunicado la comisionada del organismo, Janet Woodcock, quien resaltó que “después de una revisión exhaustiva de los datos disponibles, la FDA determinó que este grupo pequeño y vulnerable puede beneficiarse de una tercera dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna”.

En la mirada de los especialistas, la urgencia de proteger a una mayor parte de la población con vacunas está creciendo de la mano de la propagación preocupante de la variante Delta, que ya demostró ser más transmisible.

Y pese a que más del 60% de los adultos en los EEUU están completamente vacunados, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) un pronóstico conjunto publicado el miércoles por los CDC proyecta que las nuevas hospitalizaciones y muertes probablemente aumentarán en las próximas cuatro semanas.

Hospitales con poco personal y cada vez más pacientes

Con más del 60% de los adultos inmunizados con dos dosis de alguna de las vacunas disponibles en el paísCon más del 60% de los adultos inmunizados con dos dosis de alguna de las vacunas disponibles en el país

Asimismo, una mayor protección de la población se traduciría, en opinión de las autoridades, en la reducción de la carga de los hospitales.

Jim Justice es el gobernador de Virginia Occidental, y dijo que, por primera vez desde el 8 de febrero, hay más de 100 pacientes con COVID-19 en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en todo el estado.

“Los hospitales de Oregon se enfrentan a una crisis que amenaza con eclipsar la escasez de camas más grave que enfrentaron en cualquier momento de la pandemia”, dijo Pat Allen, director de la Autoridad de Salud de Oregon.

En Oregon, en tanto, la gobernadora, Kate Brown, dijo que las camas de UCI están ocupadas en un 90%, y que algunos hospitales comienzan el día con menos de cinco camas disponibles en la UCI.

En Mississippi, el Centro Médico de la Universidad de Mississippi reportó el mayor número de pacientes con COVID-19 en la pandemia, mientras que los problemas para encontrar personal de enfermería son el “mayor punto de dolor”.

Sobre ese punto, la vicedirectora de UMMC y comandante de incidentes de COVID-19, LouAnn Woodward, sostuvo que “hay algunas camas médicas, quirúrgicas y de la UCI que no pueden abrirse debido al bajo número de personal de enfermería”.

En Texas, el gobernador, Greg Abbott, aseguró estar tomando todas las precauciones “para garantizar que los hospitales cuenten con el personal y el apoyo adecuados en la lucha contra el COVID-19”. Y llamó a la población a reforzar los esfuerzos para ayudar al Estado a combatir el virus vacunándose.